Público
Público

España tendría que recaudar 80.000 millones más para igualar la presión fiscal de la Eurozona

Impuestos y las cotizaciones sociales suponen el 34,5% del PIB, frente al 41.5 de la media de los países de la moneda única

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

La ministra de Hacienda María Jesús Montero, responde una pregunta de la oposición durante una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. EFE/Javier Lizón

España continúa siendo de los países europeos con una discreta capacidad de recaudación fiscal. La presión fiscal española (la relación entre impuestos y cotizaciones sociales y el PIB) está casi siete puntos por debajo de la media de la Eurozona.

Concretamente, según los datos publicados este miércoles por Eurostat, la oficina estadística de la Comisión Europea, la presión fiscal se situó en España el año pasado en el 34,5% del PIB, frente al 41,4% de promedio de los países de la moneda única.

​De acuerdo con las cifras de Eurostat, los ingresos por impuestos y cotizaciones sociales en España alcanzaron en 2017 los 402.060 millones de euros (alcanzando niveles de 2007, anteriores a la crisis, cuando se situaron en los 401.189 millones). Si tuviera una presión fiscal equivalente a la media de la Eurozona, la recaudación habría rondado los 482.850 millones. Esto es, tendría que ingresar 80.000 millones más.

Los expertos apuntan que esta diferencia en la presión fiscal se explica, en gran medida, por los todavía elevados niveles de fraude fiscal. Además, los gravámenes de los impuestos españoles son apreciablemente más bajos que los de los principales socios de la Eurozona, como Alemania, Francia e Italia.

Aunque en volumen, los ingresos por impuestos y cotizaciones ya se sitúan por encima de los registrados antes de la crisis, en su comparación del PIB todavía no se han alcanzado los niveles anteriores a 2007, cuando la presión fiscal llegó hasta el 37,1% del PIB.

En la mitad de la tabla

De este modo, la presión fiscal esapñola aparece en la mitad de la tabla de los países europeos : el octavo país de los diecinueve de la Eurozona (y el décimo de toda la UE) con menor presión fiscal.

Entre los Veintiocho, el menor peso de la recaudación en relación al PIB en 2017 correspondió a Irlanda (23,5%), Rumanía (25,8%), Bulgaria (29,5%) y Lituania (29,8%), mientras los países de la UE con mayor presión fiscal fueron Francia (48,4%), por delante de Bélgica (47,3%) y Dinamarca (46,5%).

En cuanto a la estructura de los ingresos fiscales en España, en el año 2017 el mayor peso correspondió a las contribuciones sociales, con el 12,3% del PIB, por debajo de la media del 15,2% de la zona euro y del 13,3% de la UE.

Por otro lado, los impuestos a la producción y las importaciones representaron en el caso de España el 11,8% del PIB, por debajo de la media de la eurozona del 13,2% y del 13,6% para la UE. Dentro de este apartado, los ingresos por IVA en España representaron el 6,5%, frente al 6,9% de la eurozona y el 7,1% de los Veintiocho.

Por su parte, los ingresos por impuestos sobre los ingresos y la riqueza en España alcanzaron el 10,2% del PIB en 2017, frente al 12,8% de la zona euro y el 13,1% de la UE, de los cuales correspondieron un 7,5% a la renta personal y el patrimonio y un 2,3% de gravar los beneficios de empresas.