Público
Público

Illes Balears apuesta por liderar "el turismo del futuro" con medidas pioneras en materia laboral o ambiental

La presidenta autonómica, Francina Armengol, ha detallado algunos aspectos relevantes de la nueva ley turística que se aprobará próximamente. Una de las medidas más destacadas será aumentar la protección a las camareras de piso, de forma que los hoteles deberán instalar camas elevables para facilitar su trabajo. 

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (2d), la ministra de Industria y Comercio, Reyes Maroto (2i), la presidenta de Baleares, Francina Armengol (i) y el conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruel
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (2d), la ministra de Industria y Comercio, Reyes Maroto (2i), la presidenta de Baleares, Francina Armengol (i) y el conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela (d) asisten al acto de presentación de la nueva ley de turismo en Illes Balears. Emilio Naranjo / EFE

"Nuevo liderazgo turístico con resultados económicos, sociales y ambientales". Este es uno de los objetivos principales que persigue el Govern de Illes Balears, formado por PSOE, Podemos y Més per Mallorca, con su nueva campaña turística, presentada este lunes en Madrid. Para ello, han proyectado una nueva ley autonómica, de "circularidad turística", que será próximamente aprobada. La encargada de presentar los detalles del modelo turístico en Balears ha sido la propia presidenta, Francina Armengol, en un acto desde el auditorio 200 del Museo Reina Sofía de Madrid, al que han acudido numerosas autoridades como la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, los líderes estatales de los sindicatos, CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, así como los principales representantes del sector turísticos del archipiélago balear.

El director técnico de la Fundación Impulsa Balears y catedrático de Economía Aplicada de la Universitat de les Illes Balears (UIB), Antoni Riera, ha sido el encargado de inaugurar el acto y presentar sus líneas teóricas principales. "La planta hotelera de Baleares está preparada para iniciar ese tránsito. Son un gran aliado", ha afirmado Riera. Según sus palabras, el modelo será pionero. "Hoy Balares vuelve a ser la mejor carta a jugar para que España siga liderando el turismo en el mundo", ha añadido. 

Por su parte, Armengol ha sido la encargada de entrar en detalles. Antes, ha querido resaltar el papel del diálogo social y el trabajo de sindicatos y empresarios. "Todos habéis sido clave para que nos hayamos repuesto de la mayor caída del PIB de la historia", ha destacado. Del mismo modo, ha alabado el papel del Gobierno central, ante la mirada de Díaz y Maroto, y la "unidad" y "cooperación para solventar la crisis económica". "La crisis durará dos años y no 10 como la anterior", ha proclamado la presidenta balear. 

El plan previsto por el Govern supone una inversión pública de 55 millones de euros, con cargo a los fondos europeos para la recuperación por la pandemia. La nueva norma permitirá, según Armengol, que el archipiélago balear lidere el proceso de transformación en torno a la "sostenibilidad social, económica y medioambiental". Un modelo que potenciará de esta manera tanto la experiencia del turista, como la calidad de vida de residentes y las condiciones laborales de las personas trabajadoras. 

Mejoras para las camareras de piso

Una de las medidas será proteger a las camareras de piso. Los hoteles deberán instalar camas elevables

De este modo, en materia laboral y de calidad de vida, Armengol ha destacado el "compromiso de sindicatos y patronales" que ya ha permitido que Baleares no externalice y subcontrate servicios turísticos. Además, ha anunciado una "medida social de gran impacto", que va en la línea de aumentar la protección a las camareras de piso. Así, los hoteles deberán modernizar sus habitaciones para incorporar camas elevables. El objetivo es reducir lesiones y accidentes de estos trabajos y reducir sus sobreesfuerzos. Los hoteles deberán cambiar deberán cambiar 300.000 camas en un plazo estimado de 6 años y contarán con ayuda económica. "La medida solo será posible con la implicación del propio sector", ha indicado Armengol.

También se ha destacado que la nueva ley provocará una "mejora global de las condiciones laborales". Por ejemplo, con una regulación de las temperaturas de trabajo para que sea obligatoria una climatización adecuada. "Somos y seremos los destinos que mejor cuidan a sus trabajadores. Haremos que quien viaje sepa que llega a la sociedad que mejor protege a sus profesionales", ha afirmado la presidenta. 

Para el conseller de Turismo, Iago Negueruela, la medida de las camas es "muy novedosa". "Creemos que los hoteles tienen que pensar en la calidad que le das al cliente y cómo incide en las personas con las que trabajas. Es un elemento importante que un establecimiento apueste por tener las mejores condiciones laborales", afirma en conversación con Público. En este sentido, destaca el trabajo realizado junto a las organizaciones sindicales, que están coordinadas con las camareras de piso en sus reivindicaciones. 

Mejoras medioambientales

Otra pata clave en el modelo que quiere desarrollar Balears es la cuestión medioambiental. En palabras de Armengol, con una "apuesta por la protección del territorio y sus recursos". Por ejemplo, se prohibirá la utilización de especies clasificadas dentro de categorías amenazadas y se establecerá como obligatoria la trazabilidad del pescado y del marisco de origen balear. Además, los establecimientos turísticos deberán presentar un "Plan de circularidad". Es decir, señalar cuántos recursos consume o cuantas emisiones realizar. Deberán presentar una estrategia de actuaciones a 5 años para mejorar en este ámbito.

En cuanto a acciones concretas, se obligará a los establecimientos turísticos a cambiar las calderas fuel-oil por otras de gas natural o eléctricas. El objetivo es que se emitan 57.600 kilos de CO2 menos por hotel de forma anual. La norma establece también obligación de instalar sistemas de doble pulsador en las cisternas de los WC en los hoteles o dispositivos de ahorro de agua en grifos de lavabos, bañeras y duchas. En cuestión de residuos, la norma prohibirá el uso de los 'amenities' (comodidades sanitarias de baño) de un solo uso. La norma recoge otras medidas como una modificación completa en los baremos que servirán para establecer la clasificación hotelera, entre los que se incluyen incrementos de la puntuación a medidas de circularidad, como el uso de energías renovables o sistemas de optimización de consumo de energía.

Medidas pioneras

El Govern destaca que están siendo pioneros con la gran mayoría de medidas. "En circularidad hay muy poco. Hay normas en algunas comunidades autónomas, sobre todo en materia de residuos. Pero obligar a un sector, en este caso el turístico, a que haga un Plan de Circularidad, es inédito", afirma a este medio Negueruela. El conseller destaca que hay medidas como la trazabilidad de pescado y marisco, o el cambio de camas que no se ha hecho en ningún otro sitio. 

La colaboración del sector será clave. Y en el Govern esperan su colaboración y no encontrar resistencias. "Todo lo que hemos propuesto es absolutamente razonable. Muchas de las medidas ya estaban siendo implantadas por nuestros hoteles. Buscaremos, dentro de la situación compleja y dura del sector, pactar los plazos para que esa transición se pueda hacer. Lo primero es poner las medidas en marcha y luego dar esos plazos", afirma. ​

"Obligar a un sector, en este caso el turístico, a que haga un Plan de Circularidad, es inédito", afirma el conseller Iago Negueruela"

Otros de los asuntos en los que el Govern quiere incidir es en desterrar el llamado "turismo de excesos". Ya hace dos años se introdujeron medidas para poner coto a ciertas prácticas en lugares determinados. Algunas de esas medidas, como prohibir los autodispensadores de alcohol, se extienden ahora a todo el territorio balear. "Son cosas que mejoran la calidad de nuestro destino. Estamos trabajando para que ese tipo de turismo de excesos se pueda desterrar. Es una pequeña parte, la mayoría de nuestros destinos no están enmarcados ahí, pero es cierto que se puede producir un daño a la imagen alto y no tiene nada que ver con nuestras islas", indica Negueruela. 

Los datos turísticos de Balears, pese a la pandemia, se están recuperando. La sexta ola, además, ha pillado en su temporada más baja. "Tenemos confianza en una recuperación importante este año. Nosotros en 2021 hemos mejorado en algunos meses datos de hace años. Hemos tenido un buen año y esperamos consolidar este año como el de la recuperación total", concluye el conseller Negueruela. ​

Más noticias de Economía