Público
Público

Resultados anuales Santander gana 7.810 millones en 2018, impulsado por Brasil y España

Latinoamérica representa casi la mitad del resultado bruto del banco. El beneficio del negocio doméstico aumenta un 28%, gracias a la integración del Banco Popular, mientras en Reino Unido, su tercer mercado baja un 8% por el brexit  

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El logo del Banco Santander, en una sucursal en Rio de Janeiro (Brasil). REUTERS/Sergio Moraes

La mejora gradual de sus resultados en España, la fortaleza de Brasil y un salto en Estados Unidos permitieron al banco Santander mejorar un 18% su beneficio neto en 2018, hasta los 7.810 millones, aumentando sus niveles de solvencia y cumpliendo los objetivos de su plan estratégico.

Entre octubre y diciembre el grupo consiguió un beneficio neto de 2.068 millones, por encima de los algo más de 1.900 millones previstos de media por analistas.

Aunque la mayor entidad financiera de la eurozona pelea con el resto del sector con un persistente y prolongado contexto de tipos de interés ultrabajos, ha conseguido sacar partido a una diversificación geográfica que actualmente tiene en Brasil su principal aliado.

El margen de intereses, la diferencia entre lo que el banco cobra por los préstamos y recibe por los depósitos, fue plano en el año, pero aumentó en el trimestre estanco un 8,5%.

Las acciones de la entidad, que el año pasado perdieron un 27% de su valor en un mal año para la banca, reaccionaban inicialmente con alzas próximas al 2% a los resultados aunque poco después de las primeras operaciones reducían la ganancia a menos del uno por ciento, en un contexto de mercado bajista.

"Los resultados del cuarto trimestre han superado las estimaciones de consenso en todas las líneas principales de la cuenta de resultados (...). La evolución de los ingresos (...) recoge la mejora del margen de clientes así como el buen comportamiento de los volúmenes y permite compensar un cuarto trimestre donde se ha visto un avance de los gastos de explotación y los provisiones recurrentes", dijeron analistas de la casa de valores española Renta 4.

En un momento en que los reguladores demandan a los bancos más capital, Santander logró elevar su ratio de capital CET1 fully loaded, un dato muy vigilado que mide la fortaleza del banco, hasta el 11,3% apoyado parcialmente por la venta del negocio de crédito de Wizink. El banco había proyectado superar el 11% en el ejercicio, un hito ya conseguido en el tercer trimestre.

Bondades de la diversificación

Con más de 12.000 sucursales y cerca de 200.000 empleados repartidos por el mundo, el grupo se vio favorecido por la diversificación en contextos de competencia, márgenes y regulaciones diversas, aumentando un 11,2% su beneficio por acción.

"Latinoamérica sigue siendo un motor importante de crecimiento del grupo, con un buen progreso, especialmente en Brasil y México", destacó en una nota la presidenta de la entidad Ana Patricia Botín.

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante la presentación de los resultados del grupo en 2018, en la Ciudad financiera, en Boadilla. EFE/Zipi

Latinoamérica representó el 48% del resultado ordinario de la entidad. En Brasil, donde el banco genera más de una cuarta parte de su beneficio, el resultado neto aumentó un 2% respecto al año anterior afectado por la depreciación del real brasileño.

Pero sin tener en cuenta el efecto divisa, el beneficio neto subió un 22% impulsado por el sólido crecimiento de los volúmenes del negocio y número de clientes, con aumento de cuota de mercado.

En España, su segundo mayor mercado, el beneficio neto aumentó un 28% en parte por la contribución positiva de la adquisición de Banco Popular, con un aumento del crédito a pymes y el negocio de banca privada y un descenso de 12 puntos básicos en el ratio de morosidad. En este mercado el margen de intereses subió un 15,2% en el año y un 3% entre octubre y diciembre respecto al trimestre anterior.

En Reino Unido, su tercer mercado y en el que planea cerrar casi una quinta parte de su red de sucursales, el banco redujo su beneficio atribuido un 8% en un contexto de incertidumbre por el brexit, mayores costes regulatorios, presión competitiva y un aumento de provisiones en el trimestre.

En Argentina, que ya solo representa un 1% del resultado ordinario, los ajustes por la hiperinflación y los cambios regulatorios redujeron su beneficio atribuido en un 54%. En México, que concentra un 8% del resultado ordinario, el beneficio aumentó un 14% con un aumento del 13,2% en el margen de intereses.

La presidenta de Banco Santander, Ana Patricia Botin durante la presentación de los resultados anuales de la entidad. REUTERS/Sergio Perez

Pero fue Estados Unidos (un 5% de su beneficio ordinario) el mercado más favorable para el grupo en un contexto de fuertes cambios regulatorios, con un crecimiento del 17% en su beneficio atribuido favorecido por la reclasificación de la deuda problemática.

Orcel y el brexit

En una rueda de prensa en la que casi la mitad de las preguntas se centraron en la decisión de no contratar al alto ejecutivo de UBS Andrea Orcel poco tiempo después de anunciar su fichaje, Ana Botín ha asegurado que la decisión fue tomada por cuestiones de gobierno corporativo y estaba relacionada con el alto coste.

Sobre el Brexit, la presienta del banco ha asegurado que está confiada en que no habría una salida brusca, sin acuerdo, y añadió que el banco tiene contemplados todos los escenarios y cubierto el riesgo de la libra con derivados hasta finales de este año.

No obstante, ha admitido que un 'divorcio' sin acuerdo tendría efectos negativos para la economía británica, por lo que pide evitar a toda costa que esto ocurra. "Una salida con acuerdo debe ser el interés de todos, tanto de los europeos como de los británicos", ha aseverado.

Respecto a la situación política en México y Brasil, donde han cambiado recientemente los gobernantes, Botín ha señalado que prevé cambios aunque es optimista en ambos países clave para el grupo