Público
Público

Resultados trimestrales El desplome del crudo y la pandemia reducen un 28% el beneficio trimestral de Repsol

Imaz afirma que el dividendo será "una prioridad" en su próximo plan estratégico, a pesar del Covid-19

Una estación de servicio de Repsol en Madrid. E.P./Óscar J.Barroso
Una estación de servicio de Repsol en Madrid. E.P./Óscar J.Barroso

agencias

Repsol obtuvo en el primer trimestre de este año un resultado neto ajustado, que mide específicamente el desempeño de los negocios, de 447 millones de euros, lo que representa un descenso del 27,7% respecto a los 618 millones del mismo periodo del ejercicio pasado, lastrado por un entorno marcado por la fuerte caída de los precios del crudo y del gas y el desplome en la demanda por la pandemia del coronavirus, informó la compañía.

El trimestre estuvo marcado por una cotización media de los crudos Brent y Texas americano con caídas del 21% y 17%, respectivamente, respecto al mismo periodo del ejercicio pasado. Así, al cierre del trimestre, el Brent cotizaba por debajo de 20 dólares por barril. En el caso del gas, los descensos fueron todavía más bruscos, con caídas que oscilaron entre el 36%, en el caso del Henry Hub, y el 56% en el del Algonquín.

Esta volatilidad y caída de las materias primas internacionales redujo de manera extraordinaria la valoración de los inventarios del grupo, con un impacto negativo de 790 millones de euros, llevando a unas pérdidas netas de 487 millones de euros.

El resultado operativo bruo a coste constante de inventario (ebitda CCS) se situó en 1.455 millones de euros entre enero y marzo, frente a los 1.803 millones del mismo periodo de 2019.

Pese al contexto adverso, la petrolera presidida por Antonio Brufau ha reafirmado su compromiso de remuneración total a los accionistas para este 2020 asumido en su plan estratégico de alcanzar la cota del euro por acción.

Así, está previsto que en el próximo mes de julio se abonen 0,55 euros por acción, bajo la fórmula de scrip dividend, en sustitución del dividendo complementario, que será sometido a sus accionistas en la junta general del próximo viernes, alcanzando así ese objetivo de retribución. Se mantiene también durante 2020 la reducción de capital mediante amortización de acciones propias, dirigida a compensar el efecto dilutivo de los scrip dividend.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha asegurado que, a pesar del actual entorno económico por la crisis del coronavirus, la retribución para sus accionistas será tambén una "prioridad" en el próximo plan estratégico del grupo, que se presentará a finales de este año o en el primer trimestre de 2021, manteniendo, eso sí, la solidez financiera de la compañía.

Además, destacó que grupo no dudaría en recortar la producción en caso de que fuese necesario para presevar el efectivo de la compañía o garantizar la retribucción al accionista.

El ejecutivo de la energética valoró que el grupo está "resistiendo" este "difícil escenario" y no quiso aventurarse a dar previsiones a futuro del grupo en este contexto, ya que "lo que vemos y experimentamos es realmente difícil y no sabemos cómo va a evolucionar", añadió al respecto.

Fuerte subida en Bolsa

Las acciones de Repsol se han disparado este martes más de un 13% en Bolsa, liderando las subidas del Ibex 35, impulsadas por los resultados del primer trimestre del año.

En concreto, los títulos de la energética cerraron la sesión conquistando los 8,678 euros, su precio más alto desde el pasado 6 de marzo, después de remontar un 13,2% en una jornada en la que estuvieron desde el inicio al frente de las subidas del selectivo español.

De esta manera, Repsol, que acumulaba hasta esta jornada una caída de más del 40% en el valor de sus acciones, registra su mayor subida en Bolsa desde el pasado 24 de marzo, cuando las acciones repuntaron casi un 16%.

Yacimientos en México

De otro lado, un consorcio liderado por Repsol, la alemana Wintershall DEA y la tailandesa PTTEP descubrió dos yacimientos en aguas profundas de México.

Repsol, operador de la asociación, precisó que el hallazgo fue en los pozos Polok-1 y Chinwol-1, ubicados en el Bloque 29 de la Cuenca Salina, en la zona sureste del área mexicana del Golfo de México y frente a las costas de los estados Veracruz y Tabasco.

“Ambos pozos exploratorios confirman un área de gran potencial y con excelentes propiedades, al encontrar una columna neta de petróleo de más de 200 y 150 metros, respectivamente”, dijo la empresa española en un comunicado.

La petrolera tiene el 30% del consorcio; PC Carigali Mexico Operations, filial de Petronas , el 28,33%; Wintershall DEA, el 25%, y PTTEP México E&P Limited, el 16,67%. La sociedad evaluará todos los datos obtenidos de los pozos para preparar el plan de delineación, que se presentará a la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) de México, el organismo regulador, antes de final de año, añadió Repsol.

El área del hallazgo fue adjudicada en la Ronda 2.4 de las licitaciones petroleras impulsadas por el gobierno previo para abrir el sector petrolero a la iniciativa privada, en el marco de una amplia reforma energética cuestionada por el actual gobernante, Andrés Manuel López Obrador.

Más noticias de Economía