Público
Público

Resultados trimestrales Indra pierde 31 millones hasta septiembre, pero eleva un 11,4% la contratación y un 17,6% la cartera

El grupo tecnológico y de Defensa mantiene previsiones para el conjunto del año, que  incluyen alcanzar un resultado operativo bruto de de entre 120 millones y 135 millones de euros y unos ingresos de entre 3.150 y 3.200 millones.

El logotipo de Indra en su sede en Alcobendas, cerca de Madrid. REUTERS/
El logotipo de Indra en su sede en Alcobendas, cerca de Madrid.

AGENCIAS

Indra registró en los nueve primeros meses del 2020 unas pérdidas netas 31 millones de euros, en contraste con los 65 millones de euros que ganó en el mismo periodo del ejercicio anterior, según ha informado la compañía de tecnología y consultoría, que redujo un 5,9% sus ingresos, pero elevó un 7,5% la contratación y un 17,6% la cartera de pedidos en el periodo comprendido entre enero y septiembre.

En concreto, la compañía detalla en un comunicado que los ingresos de los nueve primeros meses del año alcanzaron los 2.153 millones de euros, lo que supone un descenso del 5,9% en términos reportados en comparación con los 2.288 millones de euros del mismo periodo del año anterior y una caída del 2,7% en moneda local, principalmente por la bajada en la división de Transporte y Defensa.

La compañía informa de que el tipo de cambio contribuyó negativamente con 73 millones de euros en los nueve primeros meses de 2020, de los cuales 35 millones corresponden al tercer trimestre de 2020, principalmente por la depreciación del real brasileño y el peso mexicano.

Por su parte, la cifra de contratación neta del grupo en el periodo comprendido entre enero y septiembre alcanzó los 2.830 millones de euros, lo que supone un aumento del 7,5% en términos reportados respecto a los 2.632 millones de euros de hace un año, y una subida del 11,4% en moneda local, impulsada por el fuerte crecimiento de la división de Transporte y Defensa.

En esta línea, la cartera de pedidos volvió a situarse en su nivel histórico más alto tras alcanzó los 5.150 millones de euros en los nueve primeros meses de 2020, un 17,6% más que los 4.378 millones de euros de hace un año. La ratio conjunta de cartera sobre ventas de los últimos doce meses también alcanzó su nivel histórico más alto y se situó en 1,68 veces, frente a 1,36 veces en los nueve primeros meses de 2019.

Por su parte, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) en los nueve primeros meses de 2020 se situó en los 80 millones de euros, un 64,2% menos en términos reportados y un 62% menos en moneda local. En esta línea, el resultado de explotación (Ebit) arrojó la cifra negativa de nueve millones de euros, frente al beneficio de 127 millones de euros de hace un año. Tanto el Ebitda como el Ebit se han visto impactados por los deterioros de intangibles (de -95 millones de euros) y la plusvalía por la venta de Metrocall (36 millones de euros), así como por retrasos y una menor actividad.

A pesar de las pérdidas, el grupo tecnológico y de Defensa mantuvo las previsiones para el conjunto del año que había presentado a finales de julio, que incluyen alcanzar un EBIT de entre 120 millones de euros y 135 millones de euros, unos ingresos de entre 3.150 y 3.200 millones, y un flujo de caja libre positivo.

"A pesar de este empeoramiento, los resultados del tercer trimestre siguieron mostrando un comportamiento positivo de la contratación y cartera, una cierta mejora de la rentabilidad (EBIT), junto con un buen desempeño de la generación de caja", dijo la empresa.

"La contratación volvió a crecer a tasa de doble dígito en moneda constante en el período acumulado y de esta forma volvió a impulsar la cartera a otro nuevo máximo histórico para la compañía, siendo el principal contribuidor un trimestre más el negocio de Defensa, que además esperamos que siga contribuyendo muy positivamente en este aspecto en los próximos meses", añadió. 

En el tercer trimestre de 2020, Indra obtuvo un beneficio neto de 44 millones de euros, lo que supone un 41,6% más que los 31 millones de euros del mismo periodo de 2019, mientras que los ingresos han caído un 9,8% términos reportados y un 5% en moneda local, hasta los 669 millones.

"El tercer trimestre de 2020 viene principalmente caracterizado por un cierto empeoramiento en algunos de los países en los que operamos. Este impacto se ve reflejado en una mayor presión en los ingresos del trimestre, que afecta en mayor medida a Minsait y al negocio de Tráfico Aéreo, mientras que otros negocios como Defensa sí muestran una evolución más estable", ha explicado el presidente ejecutivo de Indra, Fernando Abril-Martorell.

La deuda neta de Indra alcanzó los 626 millones de euros frente a los 552 millones en 2019 y a los 730 millones en los nueve primeros meses de 2019. La ratio de deuda neta respecto al Ebitda en los últimos doce meses (excluyendo el impacto NIIF 16, los deterioros de intangibles y la plusvalía por la venta de Metrocall) se situó en 2,8 veces, frente a 1,8 veces en 2019 y 2,4 veces en los nueve primeros meses de 2019.

Más noticias de Economía