Público
Público

Los 'sabios alemanes' consideran una "mala idea" la fusión entre Deutsche Bank y Commerzbank

Merkel dice que la fusión entre los dos primeros bancos alemanes es algo privado y el Gobierno no interferirá. También el Bundesbank se declara neutral en la operación.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las sedes de Deutsche Bank y de Commerzbank en Fráncfort. REUTERS/Ralph Orlowski

La fusión entre Deutsche Bank, el mayor banco de Alemania, y Commerzbank, su principal competidor doméstico y en el que el Gobierno germano controla alrededor del 15%, representa "una muy mala idea", según ha indicado en rueda de prensa la profesora Isabel Schnabel, uno de los cinco miembros del Consejo de Expertos Económicos del Gobierno de Alemania, conocido popularmente como los sabios.

"Es una idea muy mala desde todos los puntos de vista", respondió Schnabel a la cuestión sobre una potencial fusión de los dos mayores bancos alemanes. "Mi recomendación iría totalmente en contra de la creación de un campeón nacional aún mayor".

En este sentido, la economista expresó sus dudas sobre la posibilidad de alcanzar las sinergias de costes anticipadas, que podrían suponer una factura de entre 30.000 y 50.000 empleos perdidos, según estimaciones de sindicatos y asociaciones de inversores particulares, mientras que no está claro el sentido de la fusión y esta alimentaría la sensación de apoyo público en caso de necesidad.

Las críticas de los sabios alemanes se suman al escepticismo mostrado por Andrea Enria, presidente del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE), quien se ha mostrado contrario a la idea de impulsar fusiones en el sector bancario europeo con el fin de crear "campeones nacionales" para competir con las entidades estadounidenses o chinas, aunque sin mencionar explícitamente el caso alemán, en una entrevista con Financial Times.

De hecho, cuestionado sobre la necesidad de que Europa cuente con un gran campeón bancario en el segmento de inversión, Enria opina que la eurozona no debería impulsar una política en este sentido, expresando su confianza en que las entidades europeas sean suficientemente fuertes y rentables como para ganar cuota de mercado y competir eficazmente con la banca estadounidense en la provisión de servicios de mercado.

Más matizada es la posición del Bundesbank, el banco central de Alemania, que ha subraya la neutralidad de los supervisores bancarios en lo que respecta a las fusiones entre entidades, señalando que la creación de "campeones" no forma parte del ámbito de sus funciones. "Los campeones no son una categoría relevante de supervisión", ha señalado Joachim Wuermeling, consejero del Bundesbank, durante una conferencia en Fráncfort, donde ha señalado "en referencia a acontecimientos recientes" que los supervisores "son neutrales" en cuanto a fusiones entre bancos.

"Podemos monitorear tales procesos, pero no los iniciamos (...) Las iniciativas sobre fusiones y adquisiciones, así como su diseño, son asuntos para la dirección de las entidades y sus propietarios", ha añadido Wuermeling, quien ha hecho hincapié en que los supervisores solo intervienen una vez que se les presenta un plan.

Por su parte,  la canciller alemana, Angela Merkel, ha subrayado el carácter privado de las conversaciones de fusión de los dos mayores bancos alemanes, señalando que deben ser las partes interesadas las que tomen las decisiones al respecto, por lo que el Gobierno alemán se mantendrá al margen y a la expectativa de lo que decidan los bancos.

La canciller germana ha explicado que el Gobierno mantiene una participación minoritaria, del 15% en Commerzbank, aunque ha subrayado que "es una participación pequeña, por lo que se trata de un asunto completamente privado".