Público
Público

Sacyr contempla entrar en activos de energía y agua con su negocio de concesiones

La constructora espera cobrar 'dividendos' de este negocio a partir de 2021, y destinará este dinero a recortar deuda corporativa y a retribuir a sus accionistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Logo de la constructora Sacyr.

Sacyr contempla entrar a gestionar instalaciones de agua y de energía y desembarcar en Estados Unidos y Australia con su negocio de concesiones en el marco de la estrategia de crecimiento de esta actividad de construcción y gestión de infraestructuras que abordará el grupo, según ha explicado la compañía en su investor day. La constructora que preside Manuel Manrique ampliará así el abanico de infraestructuras y de mercados de Sacyr Concesiones, hasta ahora integrada por autopistas, ferrocarriles, aeropuertos y hospitales, y acotada a Latinoamérica y España.

La incorporación de nuevos tipos de activos y la entrada en nuevos mercados constituirá así uno de los ejes de la política de crecimiento con la que el grupo prevé que sus concesiones alcancen un valor de 2.700 millones de euros en una década, en el horizonte de 2031, lo que implicará disparar en un 50% el de 1.800 millones en el que la compañía lo calcula actualmente.

Sacyr ha decidido enfocarse hacia en este negocio como principal palanca de crecimiento y expansión del negocio internacional en los próximos años.

Los otros dos ejes a los que Sacyr confía el crecimiento de este negocio son la complementariedad con el resto de actividades del grupo, fundamentalmente la de construcción, y la cartera de oportunidades y proyectos de concesión que la compañía ha identificado en sus mercados estratégicos, estimada en 55.000 millones de euros.

De esta cartera de proyectos, Sacyr atisba oportunidades valoradas en 3.840 millones de euros en la gestión de infraestructuras de agua, de energía y de tratamiento de residuos, todas ellas en el exterior, concretamente en Australia, México, Colombia y Perú. De igual forma, de este abanico de oportunidades de inversión en concesiones, la mitad (proyectos por 25.562 millones de euros) corresponden a autopistas y otros estimados en 17.700 millones a ferrocarriles.

Tramo de la autopista Pedemontana-Veneta (Italia), desarrollada por Fininc y Sacyr.

En la actualidad, Sacyr Concesiones cuenta con una cartera de 44 activos en explotación o construcción, repartidos en una decena de países. Se trata de autopistas, hospitales, intercambiadores de transportes, aeropuertos y vías ferroviarias que suponen una inversión de 12.800 millones de euros, representan una cartera de ingresos futuros de 28.348 millones y aportan la mitad del beneficio bruto de explotación (Ebitda) de la empresa.

El grupo se aliará con fondos e inversores para crecer en este negocio y disparar un 50% su valor en diez años

Sacyr prevé que su división de concesiones comience a reportarle dividendos netos a partir de 2021, que el grupo a su vez destinará a recortar deuda corporativa y retribuir a sus accionistas.

Esta ganancia se añadirá a la creciente contribución que el negocio concesional, hacia el que el grupo ha enfocado su estrategia de crecimiento, se espera tenga en su beneficio bruto de explotación (Ebitda) desde la del 48% actual.

En cuanto al dividendo, Sacyr espera empezar a percibirlo en 2021, fecha en la que calcula que el flujo de caja que genere la cartera de concesiones sea superior a las necesidades de capital de este negocio. Este importe excedentario será de 40 millones el primer año, pero se disparará a 182 millones en 2022, de forma que se estima en una media anual de 200 millones para el conjunto de la próxima década.