Público
Público

Tasa Covid Miguel Urbán: "Es el momento de luchar para que paguen los ricos y vivir todos dignamente"

Anticapitalistas ultima una propuesta para un impuesto covid europeo a las grandes fortunas que sirva para financiar el plan de inversiones para salir de la crisis del coronavirus. El eurodiputado Miguel Urbán pretende promover esta propuesta en las próximas semanas, aunque todavía no pone fecha concreta a una posible propuesta legislativa.

Miguel Urbán, eurodiputado.
Miguel Urbán, eurodiputado.

El plan de reconstrucción post-crisis se ha convertido en una de las prioridades absolutas de los los líderes de los 27 países de la Unión Europea. En las últimas semanas han acelerado sus video-reuniones para tratar de firmar un fondo de recuperación cuyo tamaño total puede estar entre 1 y 2 billones de euros.

Unos números que resuenan muy fuerte. Sin embargo, lo que a todas luces habrá detrás será un sistema fundamentado en el endeudamiento de Bruselas, que a su vez prestará dinero a las capitales para que puedan invertir en el relanzamiento de la economía. Una deuda, claro está, que los países tendrán que devolver a la Unión Europea. 

"Al final no se rompe con el debate de la deuda", denuncia Miguel Urbán, eurodiputado y militante de Anticapitalistas. Ante eso, el eurodiputado propone implantar otra lógica: la del reparto de la riqueza y el aumento impositivo. Urbán, junto a la comisión de Economía de Anticapitalistas, ha puesto una propuesta sobre la mesa para un "impuesto covid" excepcional a las grandes fortunas y las grandes empresas, de manera que sean "los que más tienen" quienes ayuden a financiar la reconstrucción.

"O pagan los ricos o pagan los de siempre, las clases populares", denuncia. "Yo creo que es el momento de luchar para que paguen los ricos, para que se redistribuya la riqueza, para vivir todos dignamente. Creo que es posible porque el coronavirus ha desnudado las carencias del capitalismo y de una Europa neoliberal que ha sido incapaz de proteger los derechos sociales". 

En concreto, el plan de Urbán propone cuatro tasas extraordinarias: un impuesto adicional del 3% sobre las ganancias empresariales superiores a 5 millones de euros en 2019, una tasa del 1% sobre el patrimonio de quienes tengan activos por valor de más de un millón de euros, un impuesto del 3% al patrimonio en fondos de inversión y sociedades patrimoniales, y finalmente, una tasa del 3% sobre las transferencias patrimoniales, que se reduciría al 2% en el caso de los activos con un valor inferior al millón de euros.

Todos esos impuestos se recaudarían una sola vez, y de manera excepcional, el 30 de junio de 2020. Con ese dinero, Urbán pretende que se puedan atender las necesidades sociales generadas por a la redistribución de renta, promover inversiones en sanidad pública, y crear un organismo comunitario público efectivo que coordine las acciones sanitarias e investigadoras en la Unión Europea.

"Creemos que todo el mundo ha visto que la mejor forma de enfrentar esto es con sanidad pública. Con más recursos y sosteniéndonos en la Seguridad Social. Eso se tiene que pagar con una buena financiación", concluye.

La propuesta todavía está en un estado inicial, en fase de debate con otros dirigentes y economistas de la izquierda europea. El objetivo de Urbán es que pueda "tener experiencia legislativa", sin concretar si puede ser en la Eurocámara o a nivel nacional. Para el eurodiputado, lo primero es "abrir un debate sobre la desigualdad, sobre el reparto de la riqueza en el marco de Europa", defiende.

Medidas urgentes contra la desigualdad

Que la crisis económica que ha traído consigo el coronavirus entraña la amenaza de exacerbar las desigualdades en Europa parece un temor muy bien fundado. Sin ir más lejos, los miles de personas que se han quedado sin trabajo volverán a engrosar las listas del paro hasta un nivel que el propio Gobierno espera que alcance el 19% para finales de año. 

La propuesta de un impuesto covid a las grandes fortunas trata de ir en contra de esa lógica. Busca "atacar la desigualdad, que es una de las grandes pandemia que asolan el mundo y especialmente a Europa. Algo que se ve no solo en los datos macroeconómicos de renta, sino incluso como las rentas del trabajo han ido perdiendo fuerza en relación a las rentas del capital".

La Organización Internacional del Trabajo estima que en España los trabajadores han perdido 64.500 millones de euros al año en desde 2009. "Es como si cada año rescatáramos a los bancos españoles. Eso es lo que pierden las clases populares", denuncia Urbán. "Un elemento de disparidad económica que se agudiza en el marco de la UE. El milagro de la Unión Europea es haber construido una Europa de millonarios a costa de millones de pobres".

¿Por qué aumentan las diferencias dentro de la UE? La razón, continúa el eurodiputado, radica en gran parte en los regímenes fiscales dispares que existen dentro del mercado económico es que a su vez generan un dumping fiscal a la baja. Algo de lo que se benefician países con estructuras fiscales muy favorables, con mecanismos para ocultar fortunas bien conocidos como el doble sándwich irlandés-holandés. La propia Comisión Europea estima que cada año se pierde hasta 1 billón en impuestos debido a la evasión fiscal en toda la Unión.

Es difícil que España pueda responder de manera unilateral al problema, por lo que Urbán pone el foco en la necesidad de coordinación con otros países. "Hay diferentes estudios que si por ejemplo, Portugal, Francia, Italia, España y Grecia tomaran medidas sancionadoras hacia paraísos fiscales como Luxemburgo o como Holanda o como Suiza, les interesaría más a esos países dejar de ser paraíso fiscal".

¿En camino a una tasa covid a los multimillonarios?

La pregunta del millón: ¿es viable que gane adeptos esta idea de un "impuesto covid" a las grandes fortunas? Existen lugares como Argentina, en los que la idea está tomando fuerza. Urbán cita además el precedente histórico de la Gran Depresión de 1929, durante la que el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt llegó a imponer un tipo impositivo del 94% sobre las rentas de más de 200.000 dólares de la época, equivalentes más de 2 millones de euros a día de hoy. Con ese aumento de impuestos, consiguió bajar el desempleo de un 25% en 1933, a un 9% tres años más tarde.

¿Se podría repetir esto a día de hoy con esta tasa covid? "Yo creo que se puede generar suficiente debate", responde el eurodiputado. "Hay que abordar seriamente esta posibilidad: quizá se puede hacer del coronavirus algo positivo. Igual es la hora de que paguen los ricos".

Más noticias de Economía