Público
Público

Sagunto Gloria Calero: "El riesgo cero no existe, pero hay que revisar los protocolos para mejorar la seguridad de las mujeres" 

Gloria Calero
Gloria Calero, delegada del Gobierno en el País Valencià. Delegación del Gobierno

Gloria Calero es la delegada del Gobierno en Valencia desde septiembre del año pasado. Enfermera de formación, a lo largo de las últimas décadas desempeñó su carrera en diversos puestos políticos. Fue concejala de Igualdad y Servicios Sociales en el Ayuntamiento de Sagunto, alcaldesa de esa localidad entre 2003 y 2007. Este lunes, tras el asesinato de María Soledad, la primera víctima de violencia de género en Valencia en lo que va de año, afirmó que es necesario revisar los protocolos de protección a las mujeres víctimas de violencia de género. "El riesgo cero no existe", afirma en esta entrevista, pero resalta que es preciso revisar las órdenes de alejamiento y sentarse con los expertos para ver cómo mejorar los protocolos y revisar los fallos. 

El pasado domingo se producía el primer asesinato machista en Valencia en este año. Una mujer que había denunciado y cuya pareja tenía un orden de alejamiento. ¿Qué se conoce de este caso?

Los policías son muy estrictos cuando estudian estos temas y por ahora hay poco que decir. Siempre que se produce un asesinato hay una valoración, un estudio, y en este caso están viendo por qué este hombre llegó a la casa de la mujer teniendo una orden de alejamiento y valorando dónde está el fracaso. Creemos que no se había cambiado la cerradura, que tal vez no le había dado tiempo a la mujer a cambiarla… No se trata de analizar este asesinato concreto. En esta mejora continua en la que debemos estar siempre las Administraciones públicas es necesario revisar los protocolos.

Hay que tener en cuenta que los protocolos puestos en marcha y los convenios que ha firmado el Ministerio del Interior con todos y cada uno de los ayuntamientos ha evitado muchísimos asesinatos y ha salvado muchísimas vidas. Pero siempre donde he ido me ha gustado hacerme preguntas en mi ámbito de trabajo para mejorar.

Este lunes afirmaba que es necesario revisar los protocolos. ¿Qué fallos ha habido? ¿En que sentido habría que revisarlos?

El riesgo cero no existe. Cuando hablo de revisar los protocolos lo hago en el sentido más amplio. Se han ido revisando y mejorando los puntos de actuación. Pero si queremos que la mujer de verdad se sienta segura al denunciar, tenemos que seguir revisando los protocolos. Potenciar lo que funciona y quitar lo que no y poner medidas nuevas. Esa es una obligación para mejorar la seguridad de las mujeres.

¿Se valoró bien el riesgo? Diversas organizaciones afirman que las ordenes de alejamiento no funcionan porque no hay recursos para hacer un seguimiento y que se cumplan.

Es un problema muy complejo. Y los problemas complejos no tienen soluciones fáciles. Creo que tras este asesinato hay que revisar las órdenes de alejamiento. Esa es una de las primeras cosas que habrá que revisar y ver cómo se cumplen. En el momento en que una mujer da el paso de poner una denuncia es cuando está más vulnerable. A lo mejor hay que ponerle una pulsera de detección desde el primer momento. No lo sé. Hay que sentarse en una mesa con expertos y expertas que serán los que indiquen el camino de lo que hay que mejorar. No soy experta. Lo que digo es que hay que revisar para avanzar en esa mejora continua que tenemos que tener.

No es posible que una mujer tarde siete u ocho años en denunciar. Eso es porque no se siente segura. Vuelvo a decir que todos los protocolos que tenemos han salvado muchísimas vidas, pero que tenemos que seguir mejorando.

Según el último informe de Viogén, que hace una valoración policial del riesgo, en Valencia  hay unos 10.000 casos activos de víctimas de violencia de género ¿Qué representa esto?

Dentro de la tragedia que supone tener a tantas víctimas de violencia de género, yo no lo veo como un dato negativo. No quiere decir que aquí haya más violencia de género que en otros sitios. En la Comunidad Valenciana estoy segura de que estamos logrando un clima en el que las mujeres se sienten más seguras a la hora de ir a denunciar. No quiere decir que haya más denuncias que en otros sitios. Pero somos de las primeras regiones en número de ayuntamientos acogidos al sistema Viogén, lo que supone que hay una gran implicación por parte de los ayuntamientos, por parte de la Generalitat, por parte de todas las instituciones en general.

Eso está dando el frutos y más mujeres están denunciando, más que en otros sitios. Pero eso no quiere decir que aquí tengamos más violencia. El dato es negativo en tanto en cuanto vemos que hay mucha violencia de género, pero también que aquí hay muchas mujeres que se atreven a denunciar. Y eso es porque estamos generando un clima en que las mujeres se sientes protegidas para ir a denunciar.

No lo estaba comparando en relación a otros lugares. Esto es extrapolable al resto de España. Viogén tiene unos 625.000 casos registrados. Teniendo en cuenta que sólo se denuncia poco más del 20% de la violencia que sufren las mujeres, es una cifra enorme la que permanece sumergida aún.

Lo ideal es que no haya violencia de género. Que logremos acabar con esta lacra. Creo que hay que poner el énfasis en la educación desde la más tierna infancia. Pero para mí ahora mismo, lo que quisiera es que cualquier mujer que sienta esa violencia en su casa dé el paso enseguida para denunciar. Y en ese camino tenemos que trabajar. Para que en cuanto una mujer sienta que sus derechos son vulnerados, de una forma o de otra, vaya enseguida a denunciar. Ese es el reto a lograr.

Casos como el de María Soledad, en los que se afirma que se siguieron los protocolos y acaban en asesinato no ayudan a esta confianza.

Efectivamente. Esto desanima mucho a las mujeres. Hemos avanzado mucho en este tema. Sólo hay que recordar que hasta ayer, como quien dice, era un tema interior, de la casa, privado. Hemos avanzado muchísimo, peor tenemos que dar grandes pasos para que las mujeres nos sintamos seguras. Yo me meto también. Esto no va de clases sociales. A cualquier mujer nos puede pasar. Por tanto tenemos que dar más seguridad.

¿Por dónde comenzar?

Nos reuniremos con gente experta y empezaremos a hablar del tema. Creo que hay que trabajar con los que están preparados para decirnos por dónde tenemos que ir. Convocaré pronto una reunión con los agentes de Igualdad de la región y veremos a ver qué camino tomar y cómo trabajamos un plan.

Diversas organizaciones piden más recursos materiales y económicos para asegurar que se cumplen las medidas. ¿Cree que lo que se está invirtiendo para hacer un seguimiento y acompañamiento a las víctimas es suficiente?

Recursos económicos siempre faltarán, pero este año en los Presupuestos Generales del Estado ha habido un incremento importante y en ello se está trabajando. No sólo desde los presupuestos del Estado, sino que todas las comunidades sensibles al tema también invierten recursos para luchar contra la violencia de género y también los propios ayuntamientos dentro de sus protocolos. Cuando hablo de revisar, hablo de revisar todo. Incluidas las necesidades económicas y sociales que se precisan. Porque no hay que olvidar una parte importante que es el apoyo social que necesitan las mujeres.

¿Puede esta tragedia suponer un antes y un después?

Me resisto a pensar que los asesinatos son ejemplos de nada. Una mujer que pierde la vida sólo por ser mujer nos tiene que hacer replantearnos muchísimas cosas. Si el asesinato de esta mujer en Sagunto es un punto de inflexión para replantearnos los protocolos, por lo menos no será una muerte en balde. Peor es una tragedia que sin estar enferma, sin tener por qué perder la vida, la pierda por el mero hecho de ser mujer. Mientras que haya una mujer asesinada por el mero hecho de ser mujer tenemos que seguir trabajando para mejorar cualquier sistema y dar seguridad a muchas mujeres que están pasando un calvario que no merecen.