Público
Público

Asturias niega la inseminación a una lesbiana

Silvia García denuncia la "discriminación" que ha sufrido tras intentar acceder al servicio de reproducción asistida

PAULA DÍAZ

"Es el colmo que en el año 2011 se siga valorando sólo a las mujeres que llevan a un hombre al lado". Así muestra Silvia García su indignación ante la "discriminación" que ha sufrido tras intentar acceder al servicio de reproducción asistida del hospital Universitario Central de Asturias (Huca). Allí le impidieron someterse a una inseminación artificial, "porque habían recibido una supuesta orden verbal de la Consejería de Salud de no admitir a mujeres lesbianas o solas sin problemas de fertilidad", asegura ella.

Fuentes de Salud negaron, por su parte, las acusaciones de discriminación, aunque no especificaron el motivo por el que le habían negado el tratamiento a esta mujer.

El caso de Silvia García es muy parecido al de Andrea Muñiz, una lesbiana a la que recientemente le denegaron la medicación de estimulación ovárica que necesitaba para el proceso. Silvia tiene 30 años, también es lesbiana, está "orgullosa" de serlo y se siente "en el momento ideal para ser madre". Por eso, el año pasado comenzó a hacerse las pruebas previas a la inseminación y, después de varios meses, obtuvo el diagnóstico de "esterilidad primaria sin pareja" en el hospital San Agustín de Avilés.

Pero para la unidad de reproducción asistida del Huca, situado en Oviedo, dicho diagnóstico fue insuficiente. "Me siento humillada", confiesa Silvia, que considera que la están "empujando" a tener relaciones sexuales con un hombre para quedarse embarazada de forma natural.

Silvia considera además que, con lo ocurrido, se está vulnerando su derecho a acceder "en condiciones de igualdad" al sistema público sanitario. "A mí me amparan varias leyes, como la de Salud Sexual y Reproductiva, que no sólo reconoce el derecho a decidir abortar sino también el de decidir ser madre", apostilla.

"En la sanidad pública asturiana no se discrimina a nadie", reiteraron, por su parte, fuentes de la Consejería de Salud del Principado de Asturias. "Además, las prestaciones que ofrece el Huca son las mismas que están establecidas en el Sistema Nacional de Salud", argumentaron, sin dar más explicaciones.

En cualquier caso, Silvia ya ha puesto una queja en el hospital y en la consejería y baraja la posibilidad de interponer también una denuncia. "Esto es un atentado contra mi dignidad", sentencia ella. El colectivo del que forma parte, Xente Gay Astur y con el que ayer celebró una rueda de prensa, también se plantea demandar a los responsables.

Además, y coincidiendo con esta polémica, la FELGTB (Federación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) conmemora hoy el Día de la Visibilidad Lésbica, que este año se centra en la salud del colectivo.

Más noticias de Política y Sociedad