Público
Público

Un enfermo psiquiátrico hace revivir a Atocha la tragedia del 11-M

Un español de origen magrebí con problemas mentales ha amenazado con inmolarse en un tren a unos cientos de metros de la estación, que ha sido desalojada. Se ha comprobado que no portaba explosivos. Varias personas han tenido que ser atendidas por ataques de ansiedad

Publicidad
Media: 1
Votos: 3
Los pasajeros que iban en el mismo vagón del hombre detenido, que no estaba fichado como radical islamista, pararon el tren a 500 metros de la estación de Atocha haciendo uso de una de las palancas de emergencia y abandonaron el vagón. EP
Un coche patrulla de la Policía municipal de Madrid vigila la rotonda frente a la estación de Atocha. Fuentes policiales han confirmado que la mochila del detenido, que no estaba fichado como radical islamista, sólo contenía una botella de agua y que se trata de una falsa alarma. EP
Imagen del despliegue policial en torno a la estación de Atocha, que ha sido desalojada esta mañana durante una hora, después de que un hombre, de origen magrebí, amenazara con inmolarse detonando un supuesto explosivo que portaba en la mochila. EP
Viajeros abandonando su vagón, detenido unos cientos de metros antes del intercambiador de Atocha. El tráfico ferroviario estuvo detenido hasta pasadas las 11.30 horas. EP

MADRID.- Casi once años después de la mayor tragedia terrorista ocurrida en España, la estación de Atocha ha revivido hoy durante algo más de una hora la pesadilla que supuso el 11-M, aunque el suceso ha quedado en un susto tras la amenaza de suicidio de un ciudadano español de origen magrebí que iba a bordo de uno de los vagones del Cercanías.

"La gente estaba un poco nerviosa, les ha recordado lo que todos tenemos en mente y se han asustado", ha descrito a los periodistas la supervisora de guardia del Samur, Rosa Suárez, una vez restablecida la normalidad en el interior y en los aledaños de la céntrica estación. 

Al igual que ocurrió en el fatídico 11 de marzo de 2004, un tren de Cercanías, de la línea C-7 entre Alcalá de Henares y Atocha, ha sido el escenario del sobresalto.

En esta ocasión, había pasado ya la hora punta y el reloj se acercaba a las 09.40 horas. El detenido en Atocha tiene problemas mentales y fue detenido por violencia de género

Jamal Herradi, alto y con el pelo rapado, ha irrumpido en ese momento en el interior del vagón con gritos de que se iba a quitar la vida explosionando un artefacto ante la estupefacción de los pasajeros.

Marta, que iba en ese convoy leyendo tranquilamente, ha confesado el pánico provocado al ver la actitud del ciudadano magrebí, del que la policía sospecha que tiene problemas psiquiátricos.

"Ha entrado diciendo que se iba a suicidar con algo en la mano, y que no se iba solo", ha informado una testigo

"Ha entrado diciendo que se iba a suicidar con algo en la mano. Creía que llevaba pistola, porque llevaba la mano todo el rato dentro del abrigo. Y que se iba a suicidar y que no se iba solo", ha relatado la joven, que se ha dañado una muñeca al saltar a las vías desde el convoy.

"Nos ha entrado el miedo. Hemos tirado de la anilla del tren para abrir las puertas y hemos saltado. Él se ha ido para más adelante y, según la gente, decía 'llevo bolsas, llevo bolsas", ha añadido.

A pesar de la intimidación del presunto suicida, algunos pasajeros han reaccionado con frialdad tirando de la palanca de seguridad con el fin de detener el tren y salir de él.

"Ha habido gente que se ha quedado dentro por la duda, pero los que hemos saltado, hemos salido corriendo. Toda nuestra intención era salir de allí", ha relatado Marta, ya relajada una vez que se ha disipado cualquier amenaza.

Fernández Díaz: profirió "palabras de cierta amenaza"

Herradi se encuentra en tratamiento médico por problemas psiquiátricos. Estuvo ingresado el pasado mes de diciembre durante una semana.

"Nos ha entrado el miedo. Hemos tirado de la anilla del tren para abrir las puertas y hemos saltado. Decía: 'llevo bolsas, llevo bolsas'", ha añadido la testigo

"Consta una detención en noviembre por amenazas y violencia de género por lo que se le aplicó una orden de alejamiento de la víctima y de su hijo desde el 15 de noviembre", ha declarado el ministro Jorge Fernández Díaz en rueda de prensa. 

Ante el aviso a los servicios de emergencia, todos los trenes que circulaban en las proximidades de Atocha se han detenido y se ha dado la orden de desalojo, por lo que la bocana de la estación se ha convertido en una marea de viajeros cruzando los raíles para alejarse del foco de riesgo.

Pese a la zozobra provocada por la situación, los servicios sanitarios han elogiado el comportamiento de los evacuados: "El desalojo ha sido tranquilísimo".

Según la supervisora de guardia del Samur, solo se ha atendido a cuatro personas por ansiedad, cuando han sido varios centenares de viajeros los que han tenido que 'huir' de la zona, bastantes de ellos con sus maletas en su regreso de vacaciones atravesando el cordón policial tendido en torno a Atocha.

Una vez que los especialistas en desactivación de explosivos, Tedax, han comprobado que el sospechoso no llevaba ningún tipo de explosivos, el remedo del 11M se ha disipado y la calma ha comenzado a adueñarse de la estación.

Sobre las 11.30 horas, el tránsito de los 'aves', de los cercanías, del metro y de los autobuses se ha ido restableciendo progresivamente y se ha levantado el perímetro de seguridad.

Más noticias en Política y Sociedad