Público
Público

La 'Gürtel' cobró 13 millones de comisión por un pelotazo

El juez Pedreira desvela la existencia de un pago multimillonario a Francisco Correa sin precedentes en el caso por hacer de 'conseguidor' en una operación inmobiliaria de Martinsa en Arganda (Madrid)

ALICIA GUTIÉRREZ

Francisco Correa, considerado el jefe de la trama Gürtel, recibió en 2006 en una cuenta de Suiza un pago de 12.870.000 euros. Y los documentos remitidos por ese país presentan esa transferencia como el "cobro de una comisión por intermediación en un desarrollo inmobiliario de Arganda (Madrid) relacionado con la sociedad Martinsa". Así consta en la nueva solicitud de asistencia dirigida ayer a Mónaco por el juez instructor del sumario, Antonio Pedreira. Esos 12,8 millones, cantidad inédita en el caso, se enviaron desde una cuenta radicada en el Principado monegasco a otra abierta a nombre de Golden Chain Properties SA, sociedad panameña de Correa cuyos fondos ha bloqueado Suiza.

En su escrito a Mónaco, Pedreira recuerda lo siguiente: "En esta causa se investiga la adjudicación a la sociedad Martinsa de un proyecto inmobiliario en la localidad de Arganda". Aunque no cita de forma expresa la operación, el magistrado se refiere a la conocida como Unidad de Ejecución 124 de Arganda (UE-124). Es decir, al macroproyecto de 158.000 metros cuadrados adjudicado a Martinsa en diciembre de 2004 por 77 millones de euros, 19 millones menos del valor que una tasación municipal había asignado a los terrenos.

Tras lograr el concurso, Martinsa vendió un tercio por el triple de lo pagado

La transferencia de 12.870.000 euros a Golden Chain Properties SA llegó el 30 de junio de 2006 procedente de otra cuenta suiza llamada Soleado y cuya pista sigue igualmente el juez. La cuenta de Soleado operó como puente y se quedó 130.000 euros del cursado desde el origen. Porque el origen de ese dinero, al menos el conocido, se sitúa en una tercera cuenta, de Mónaco y propiedad de Cedargrove Investments SA. El juez busca a sus beneficiarios.

Cuatro meses después de que Golden Chain recibiera el dinero, Correa aludió el 4 de octubre de 2006 al asunto de Arganda. Uno de sus interlocutores, el ex edil del PP José Luis Peñas, grabó la charla a escondidas. Y captó cómo el jefe de la red relataba que Martinsa ya había saldado lo que le debía por ese concepto. Un Correa campechano explicó que, en julio, "cazó y liquidado".

La empresa logró así amortizar en dos años el coste de la compra del suelo

Fue justamente en 2006 cuando Martinsa, hoy en concurso de acreedores, fraguó el pelotazo de Arganda. Dos años después de haber ganado la adjudicación, la inmobiliaria obtuvo 73 millones al vender la tercera parte de los terrenos por cuya totalidad se había comprometido a pagar 77 al Ayuntamiento de Arganda. La semana pasada, Pedreira ordenó a los peritos de la Intervención General del Estado (IGAE) analizar "los incidentes que hubieran surgido en la ejecución o en otros trámites posteriores en el expediente" de la UE-124.

Con edificabilidad para 2.600 viviendas, el complejo se trazó en la mejor zona de expansión de Arganda. La mejor porque la Comunidad de Madrid había ubicado allí en 1999 la estación de metro de ese municipio, situado a 30 kilómetros de la capital. El Plan de Ordenación (PGOU) aprobado por Arganda meses antes de las elecciones municipales de ese mismo año ya incluía el macroproyecto. La victoria de los socialistas lo dejó en barbecho. Cuando el PP recuperó el mando local en 2003, reactivó de inmediato la urbanización de la zona. Un año y medio más tarde, Martinsa obtuvo el suelo. Y el ayuntamiento aseguran los socialistas accedió a elevar la edificabilidad inicial (1.600 viviendas) hasta las 2.600 pretendidas por Martinsa.

Los documentos suizos atestiguan el cobro del soborno, precisa el instructor

Como adelantó Público en marzo de 2009, la dirección del PP había sido informada con antelación de que Correa preparaba un pelotazo turbio en Arganda. El aviso lo lanzaron quienes manejaban las cuentas del PP: Álvaro Lapuerta, en esas fechas tesorero; y Luis Bárcenas, entonces gerente del partido y ahora imputado en el caso Gürtel.

Fuentes conocedoras de aquel episodio relataron hace año y medio a este diario cómo la reunión se produjo en noviembre de 2004 en la sede central del PP. Su interlocutor inicial era Mariano Rajoy. Pero la presidenta de Madrid y líder regional del PP, Esperanza Aguirre, acabó sumándose al encuentro.

Lapuerta y Bárcenas advirtieron a ambos de que, además de Correa y Martinsa, en la operación estaban implicados dirigentes del PP, entre ellos el alcalde de Arganda, Ginés López; y Benjamín Martín Vasco, diputado regional y entonces presidente de la empresa local de suelo y vivienda. Aguirre aseguran las fuentes consultadas escenificó gran indignación e incredulidad ante el relato de Lapuerta y Bárcenas. Y puso la mano en el fuego por Benjamín Martín Vasco, del que había sido testigo de boda. Poco después de aquel encuentro, Martinsa obtenía la adjudicación el 3 de diciembre de 2004. Tanto López como Martín Vasco constan como imputados de primera hora en el caso Gürtel. Supuestamente, el ex alcalde de Arganda recibió sobornos por 523.439 euros. Martín Vasco, no menos de 345.000 euros.

Ayer, fuentes de la inmobiliaria que preside Fernando Martín negaron que Martinsa pagara comisiones. "No hubo ninguna situación de irregularidad en el concurso", fue el mensaje de la empresa.

Un plan resucitado. Viviendas al alza

La portavoz socialista en Arganda, Victoria Moreno, explicó ayer a este diario cómo el PP ya planeaba en 1999 desarrollar la Unidad de Ejecución 124 (UE-124), ubicada junto a la única estación de metro del municipio. Pero el PSOE ganó los comicios locales ese año. En 2003, el PP recuperó el proyecto, diseñado en su inicio para 1.600 viviendas. Cuando Martinsa logró la adjudicación, el ayuntamiento accedió a ir aumentando la edificabilidad hasta sobrepasar los 2.600 pisos.

La tasación. Críticas por el bajo precio

Los socialistas de Arganda recurrieron la adjudicación de la UE-124. Uno de sus argumentos radicaba en que "la tasación se hizo a la baja", asegura Moreno. Según la portavoz del PSOE, el valor real de los terrenos podía haber alcanzado los 110 millones en aquellos momentos, en pleno
‘boom' inmobiliario. El PSOE acudió a los tribunales al considerar que los intereses de Arganda se habían visto lesionados, pero tanto los juzgados de lo contencioso como la Audiencia de Madrid desestimaron el recurso.

Condiciones ventajosas. En metálico y en obras

De los 77 millones ofertados con los que Martinsa ganó la adjudicación en 2004, no todos debían abonarse en dinero. La inmobiliaria y el ayuntamiento pactaron que 66 serían entregados en metálico y 11 se saldarían con obras de equipamiento.

Un pase de 73 millones. Pelotazo meteórico

A los dos años de obtener los terrenos, Martinsa hizo lo que, en el argot inmobiliario, se conocía como dar el pase: vendió un tercio del terreno por 73 millones de euros, ahora ya sin trabas urbanísticas. Es decir, por el triple de lo que había pagado en 2004 y sin haber puesto aún un solo ladrillo.

Más noticias de Política y Sociedad