Público
Público

El secretario de las infantas intervino en la entrada del duque en Equipara

García Revenga fue tesorero del Instituto Nóos

A. GUTIÉRREZ

Urdangarin se sumó a la Fundación Equipara a finales de 2007 o comienzos de 2008, poco después de que esta ONG catalana quedase constituida. Personas que impulsaron dicha fundación explican que al duque de Palma 'se le propuso que fuera presidente de honor y, una vez consultado con la Casa Real, esta aceptó que se incorporase al patronato, pero no como presidente. En las consultas participó Carlos García Revenga, que se reunió con una persona de la fundación para saber qué trabajo desarrollaba Equipara y en qué consistía el cargo ofrecido al duque de Palma'.

Fuentes de la Zarzuela confirmaron a Público: en abril de 2008, 'el secretario de Fundación Equipara se dirigió a la Casa Real para solicitar la incorporación de Iñaki Urdangarin al Consejo Social de la fundación. El 28 de abril se le contestó con una carta en la que se comunicaba que Carlos García Revenga había dado traslado de esa comunicación a Iñaki Urdangarin'. Las mismas fuentes aseguran que no les consta que Revenga participara en ninguna reunión con algún miembro del patronato.Secretario de las infantas Elena y Cristina de Borbón, García Revenga ocupó el puesto de tesorero en Nóos durante los casi tres años de presidencia de Urdangarin. A lo largo de ese periodo, Cristina de Borbón figuró como vocal y Torres ocupó la vicepresidencia. Tras la dimisión del duque de Palma, Torres ascendió a la presidencia de esta ONG, utilizada presuntamente para desviar 5,8 millones de fondos públicos concedidos por los gobiernos del PP en Valencia e Illes Balears a empresas de Urdangarin y Torres.

Se planteó al duque la presidencia de honor, pero al final sólo se sumó como patrono

Fundación Equipara acudió en busca de Urdangarin por un motivo similar al de otras empresas que reclamaron al yerno del rey: 'Queríamos exponen las fuentes consultadas que Iñaki estuviera para darle un empujón al trabajo fundacional, que buscaba la integración laboral de los discapacitados'. El duque consorte aceptó la invitación. Y quien meses más tarde recibió estupefacto su amenaza de plantón reflexiona ahora por qué lo hizo: 'Urdangarin decía que quería involucrarse en temas sociales; visto ahora podría parecer que lo hacía para mejorar su imagen'.

Cuando el duque consorte subió al carro de Equipara, Nóos ya había obtenido 2,3 millones del Govern de Matas por organizar dos minicumbres sobre turismo y deporte. Otro convenio anterior al del archipiélago le supuso 3,1 millones por el montaje de tres cumbres similares en el País Valencià. Del Ejecutivo de Camps, la asociación también cobró otros 382.000 euros. En total, y como constata el informe de Hacienda sobre la trama, de cuyo contenido viene dando cuenta este diario, el holding compuesto por el Instituto Nóos y sus cinco grandes sociedades satélite ingresó 16 millones de euros en nueve años. Las dos empresas que sacaron mejor tajada fueron aquellas en las que Urdangarin participaba accionarialmente: Nóos Consultoría Estratégica SL, en la que mantuvo la titularidad del 50% de sus participaciones formalmente hasta junio de 2006; y Aizoon SL, que continúa perteneciendo al duque de Palma y su esposa. La investigación afecta a otras sociedades y entidades, pero el informe de Hacienda no aporta datos sobre su volumen de facturación salvo en el caso de la Fundación DCIS.

A la Casa Real no le consta que Revenga se reuniese con un dirigente de Equipara

Durante los registros practicados en Barcelona la semana del 7 de noviembre por orden del juez del caso, la Policía encontró documentos alusivos a otra fundación: Areté. Como informó Público el pasado martes, la Fundación Areté fue constituida por Urdangarin y Torres en mayo de 2006 después de que la Casa Real conminase al yerno del rey a abandonar el Instituto Nóos. Según la Casa Real, esa nueva ONG, cuya existencia había permanecido oculta hasta ahora, apenas funcionó y se disolvió a los pocos meses. Pero el informe de Hacienda ratifica que en 2008 pagó 30.030 euros a Fundación DCIS.

El relato del miembro de la Fundación Equipara sobre lo ocurrido en 2008 afianza la tesis de que Urdangarin no rompió amarras con su socio Diego Torres en 2006 pese a que fue ese año cuando oficialmente vendió las participaciones de la empresa que ambos compartían, Nóos Consultoría Estratética SL.

Más noticias