Público
Público

Villarejo: "No vamos a ceder ni un milímetro"

Pese a las críticas y las denuncias, el ex fiscal se mantiene firme: 'Eso del arrepentimiento me suena a cosa religiosa y no estamos en una iglesia'

JORGE OTERO

Carlos Jiménez Villarejo, ex fiscal jefe anticorrupción, sigue en la lucha en defensa del juez Baltasar Garzón y no está dispuesto a rendirse pese a las críticas y las denuncias. 'Sigo manteniendo y mantendré una actitud crítica ante la actitud del Tribunal Supremo por el caso de Garzón', declaró este miércoles Villarrejo en una entrevista con  Informativos Telecinco. 

Y es que Villarejo no se arrepiente de nada: 'Eso del arrepentimiento me suena a comportamiento religioso y no estamos ni en una iglesia ni en una secta. Estamos en un Estado democrático y de Derecho y eso enriquece la libertad de expresión. Nosostros no vamos a ceder ni un milímetro'. 

Cree el ex fiscal que, lejos de perjudicarle, toda esta ola de apoyo popular beneficia a Garzón: 'Asistimos a una movilización cívica insólita en Europa y en España en torno a un juez perseguido injustamente y eso expresa un valor democrático. Vamos a seguir porque los ciudadanos tienen derecho a expresar sus opiniones y parece que el poder judicial se cree inmune a la crítica y no es así'. 

Para Jiménez Villarejo la Justicia debe estar sometida a la crítica y al escrutinio público porque de lo contrario no estaríamos en un Estado plenamente democrático. 'Los jueces del Supremo no tiene porque sentirse presionados porque son independientes; ahora bien, pueden ser objeto de crítica y deben aceptarla con mesura; si no fuera así podría parecer que se creen al margen del Estado de Derecho'.

'No vamos a aceptar que el Poder Judicial exija para sí misma privilegios que el Legislativo o el Ejecutivo no tienen. Los jueces están expuestos a la crítica y si no la aceptan estaríamos volviendo a un régimen de intolerancia inaceptable', añadió.

Villarejo también habló de la imagen que está proyectando España en el exterior: 'La comunidad internacional cree que lo que está pasando es una parodia de la justicia. Que se a Falange Española, que dispuso de todo el aparato represor del Estado, quien denuncie a Garzón es una paradoja histórica inaceptable y por tanto no vamos a ceder ni un milímetro en la posición crítica', reafirmó,

Jiménez Villarejo también opinó en la entrevista sobre la otra gran polémica judicial de la semana: la renovación del Tribunal Constitucional y el retraso en emitir una sentencia sobre el Estatut. Villarejo se preguntó por qué no se ha renovado aún el Constitucional, algo que debería haberse hecho hace dos años. 'Me preguntó por qué no han renunciado los jueces cuyo mandato ha terminado ya. Es inadmisible que sigan disfrutando de sus sueldos y de los coches oficiales. Ningún otro cargo público sigue ejerciendo sus funciones después de haber expirado su mandato'. 

Para Villarejo los responsables de esta situación son dos muy claros: 'El PSOE y el PP deben deben ponerse de acuerdo de forma urgente e inmediata para renovar el Constitucional'. 

 

Más noticias