Público
Público

Los aliados aumentarán la presión contra el régimen de Gadafi

Hillary Clinton asegura desde Londres que la campaña de la coalición internacional continuará hasta que el dictador deje el poder

AGENCIAS

Delegados de los países de la coalición internacional, de la ONU, la OTAN, la Unión Africana y la Liga Árabe se encuentran reunidos en Londres para tratar la crisis libia y del futuro de Gadafi. Hillary Clinton ha lanzado el primer mensaje para dejar claro que los aliados continuarán su campaña para aumentar la presión contra el régimen libio.

La secretaria de Estado de EEUU destacó la importancia de enviar el mensaje de que Gadafi "debe marcharse" porque "ha perdido el liderazgo". La jefa de la diplomacia norteamericana resaltó tres puntos importantes en la crisis en Libia: la ayuda humanitaria, la presión sobre el líder libio y el apoyo a los esfuerzos para un cambio político en el país.

Sobre la "fase política" habló el portavoz de Exteriores de Francia, Bernard Valéro, que abogó por "un amplio diálogo" en el que se incluya al Consejo Nacional de Transición (CNT)  el órgano de Gobierno de la oposición libia, a las tribus y también a los que han estado apoyando a Gadafi.   

Clinton se reúne con representantes de los rebeldes

Es evidente que los aliados apuestan por los rebeldes para el futuro político del país. En este sentido, Clinton ha defendido los bombardeos de la coalición occidental aduciendo que eran necesarios para impedir una masacre en el país y apoyar a la población civil y a los insurrectos.

"Libia no pertenece a un dictador, sino al pueblo de Libia", y añadió la secretaria de Estado: "Debemos estar con ellos en la transición". Clinton ha confirmado que esta mañana se ha reunido con representantes del Consejo, con los que habló del camino que tienen por delante.

Para el portavoz francés, los rebeldes es "gente que no han tenido más opción que defenderse con lo que tenían" y afirmó que "es urgente seguir trabajando para que Gadafi deje de tener medios para reprimir a su pueblo". En cuanto a los riesgos de que pudiera peligrar la integridad de Libia, insistió en que "hay un solo país con un solo dictador y un solo pueblo que lucha para cambiar su destino".

Cameron propone crear un "grupo de contacto"

El organizador del encuentro en Londres, el primer ministros británico David Cameron, ha propuesto crear un "grupo de contacto" que haga un seguimiento continuo de la situación y sirva de apoyo a la sociedad y a las fuerzas políticas libias para avanzar. Cameron defendió asimismo la acción militar y el envío de ayuda humanitaria "donde sea necesaria" para "ayudar al pueblo libio a planear el futuro, que no puede alcanzar por sí solo, una vez que el conflicto termine".

Lejos de continuar el mensaje del resto de dirigentes, el ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, se ha ofrecido como mediador para conseguir el alto el fuego en Libia y para gestionar el exilio de Gadafi en algún país africano.  Frattini apuesta por que "Gadafi comprenda que sería un acto de valentía darse cuenta que se tiene que ir y esperamos que la Unión Africana sea capaz de encontrar una propuesta válida".

Decenas de personas se han manifestado en Londres en contra de la intervención militar aliada en Libia. Los manifestantes, con pancartas que decían "Manos fuera de Libia", "Ya basta de bombardeos" y "No a la guerra por petróleo", argumentaron que la operación militar no ayudará a los libios en el largo plazo y señalaron que "no se han aprendido las lecciones de Irak y Afganistán".

"Es imposible ver cómo esto va a servir de algo a Libia", declaró Chris Nineham, quien anticipó que los ataques aéreos de las fuerzas internacionales "van a llevar inevitablemente a la muerte de civiles". "Occidente se verá metido en una guerra larga y amarga contra un país árabe", aseveró.

Por su parte, Hamza Hassan, un estudiante libio de 26 años, dijo que participaba en la protesta en solidaridad con sus primos y sus hermanos en su tierra natal y dijo que estaba "en contra de los bombardeos". Dijo que los libios eran gente "muy amable" y que "nunca se habían enfrentado a una situación así", y señaló que su familia había tenido que dejar su hogar e irse a vivir al desierto debido a los ataques de la coalición.

Más noticias de Internacional