Público
Público

Birmania Birmania, país de desplazados por la guerra y de caza furtiva de elefantes

Un total de 33.031 personas han sido desplazadas en el oeste del país debido al conflicto armado entre las Fuerzas Armadas y la guerrilla Ejército Arakán (AA) desde noviembre del año pasado, según la ONU.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una excavadora intenta mover un elefante muerto en la India. REUTERS/Archivo

Birmania, el país del sudeste asiático, tiene la mayor población de elefantes del continente, y muchos de ellos están cautivos porque sirven para extraer maderas preciosas del interior de la selva.

Además, su piel tiene gran valor, vendiéndose en los mercados chinos a 52 unos euros el kilo, según un reportaje de XL Semanal. La caza furtiva de paquidermos es solo uno de los varios problemas del país, que ahora mismo se encuentra con hasta 33.000 desplazados por la guerra entre el Gobierno y la guerrilla conocida como Ejército Arakán (AA).

Ante la creciente deforestación del país, el Gobierno birmano presidido por Win Myint prohibió la exportación de estas maderas extraídas por estos mamíferos , por lo que en torno a 5.500 elefantes adiestrados se han encontrado sin un lugar en la cadena de trabajo. Este conflicto a la hora de reubicarles, sumado al aumento de furtivos desde que la medicina tradicional china teorizase sobre la utilidad del elefante en terapias naturales, ha provocado la muerte de 115 animales desde hace cinco años, según informa la revista. 

En este contexto, XL Semanal recupera la historia de una cría recién nacida que corría el peligro de ser cazada para ser despiezada y vendida en China. Mi Chaw –nombre que ha recibido– fue trasladada a un campamento en Thayastan, donde recibió protección y cuidados. 

La pequeña, que rechazó ser alimentada y el cuidado de madres elefante, acabó muriendo deshidratada. A Birmania le quedan apenas diez años para quedarse sin elefantes, según la revista de Vocento. 

33.000 desplazados debido al conflicto armado

Un total de 33.031 personas han sido desplazadas en el oeste de Birmania (Myanmar) debido al conflicto armado entre las Fuerzas Armadas y la guerrilla Ejército Arakán (AA) desde noviembre del año pasado, según la ONU.

La mayor parte de los desplazados se encuentran en el estado de Rakáin (antiguo Arakán), mientras que más de un millar están en el vecino estado de Chin, informó hoy la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Las autoridades niegan la ciudadanía a los musulmanes rohinyás y los califican como "inmigrantes bengalíes"

"La violencia ha tenido un impacto significativo en los civiles, con informaciones de ataques indiscriminados y uso de minas antipersona", indicó la OCHA en un comunicado.

La oficina de la ONU afirmó que esta situación se suma al desplazamiento de unas 128.000 personas, en su mayoría de la minoría rohinyá, tras la violencia sectaria de 2012 en Rakáin.

El Ejército Arakán, formado en 2009 por un puñado de estudiantes nacionalistas de etnia rakáin y que actualmente cuenta con unos 7.000 combatientes, es uno de los varios grupos rebeldes alzados en armas en Birmania.

La etnia rakáin es budista y la mayoritaria en Rakáin, donde también viven los musulmanes rohinyás, a los que las autoridades niegan la ciudadanía y califican como "inmigrantes bengalíes".

Más de 723.000 rohinyás huyeron de Rakáin a Bangladesh tras una campaña militar en agosto de 2017 del Ejército, que ha sido acusado de genocidio y limpieza étnica por la ONU.

Los militares birmanos niegan las acusaciones e insisten en que las operaciones respondieron a un ataque del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán (ARSA), un grupo guerrillero rohinyá, contra una treintena de puestos policiales el 25 de agosto de 2017.

Rakáin, que ocupa una larga franja costera en el oeste del país, es una zona con ricos recursos naturales y una situación geoestratégica clave, aunque también con una de las mayores tasas de pobreza del país.