Público
Público

Brasil Las mujeres indígenas de Brasil rompen con la tradición y lideran la lucha por el derecho a la tierra

El año pasado entró por primera vez en el Congreso de Brasil una mujer indígena, y ha estado tratando de bloquear los intentos de Bolsonaro de desmantelar a la agencia de asuntos indígenas Funai.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Las mujeres indígenas lideran la lucha por los derechos a la tierra en Brasil. REUTERS/Adriano Machado

Las mujeres indígenas de Brasil han roto con la tradición para salir a la luz pública y liderar un impulso internacional para defender sus derechos a las tierras tribales, que se enfrentan a la mayor amenaza en años bajo el presidente del país, Jair Bolsonaro.

Los 850.000 pueblos indígenas de Brasil viven en reservas que representan el 13% del territorio. Bolsonaro ha indicado que viven en la pobreza y él quiere animarles permitiendo el desarrollo de sus tierras, actualmente protegidas por la ley.

"Las mujeres han avanzado mucho y hoy hay muchas que toman posiciones de primera línea en la defensa de los derechos indígenas"

Tradicionalmente, las culturas indígenas excluían a las mujeres de los papeles de liderazgo que desempañaban los jefes tribales masculinos. Sin embargo, eso está cambiando, según ha afirmado Joenia Wapichana, quien el año pasado se convirtió en la primera mujer indígena elegida para el Congreso de Brasil y ha estado tratando de bloquear los intentos de Bolsonaro de desmantelar a la agencia de asuntos indígenas Funai.

"Las mujeres han avanzado mucho y hoy hay muchas que toman posiciones de primera línea en la defensa de los derechos indígenas", ha subrayado Wapichana, de 45 años, una abogada que también fue la primera indígena en discutir un caso ante el Tribunal Supremo de Brasil.

La principal líder indígena de Brasil es Sonia Guajajara, quien advirtió en un foro en Naciones Unidas este martes pasado que los planes de Bolsonaro para abrir reservas a la minería y la agricultura podrían devastar el Amazonas, la selva tropical más grande del mundo, que los científicos aseguran que es la mejor defensa de la naturaleza contra el calentamiento global.

Al día siguiente, volvió a Brasilia liderando un mitin con 4.000 indígenas que representan a las 305 tribus de Brasil, protestando por la decisión de Bolsonaro de dejar las decisiones sobre las tierras bajo el Ministerio de Agricultura, que se centra en intereses agrícolas.

Jair Bolsonaro

"Las invasiones de tierras indígenas han aumentado desde que Bolsonaro asumió el cargo el 1 de enero y eso se debe al odio y la violencia en su discurso contra nosotros", subrayó Guajajara en una entrevista la semana pasada.

En una rueda de prensa, Guajajara, de 45 años, recordó que en 1998 Bolsonaro, quien entonces era congresista, dijo en una entrevista que era una pena que la caballería brasileña no hubiera sido "tan eficiente como la estadounidense, que exterminaron a todos los indios".

En 2018, Bolsonaro dijo a los periodistas que los antropólogos habían mantenido a los brasileños nativos "como animales en un zoológico" y que se les debería permitir beneficiarse de la agricultura y la minería. Algunos pueblos indígenas apoyan su plan para permitir la agricultura comercial en las reservas, aunque la mayoría están con Guajajara.

"Será difícil avanzar con este Gobierno controlado por la agroindustria y el lobby de la granja. Lo que querían era debilitar a Funai para que ya no pudiera protegernos ", ha afirmado Wapichana.

En lugar de esperar a que alguien más les representara, las mujeres indígenas han tomado una postura de una manera que no lo habían hecho antes y se ha unido en todo el Amazonas, según Leila Salazar-López, presidenta de Amazon Watch, una organización sin ánimo de lucro con sede en Estados Unidos que trabaja para detener la deforestación y promover los derechos indígenas en la cuenca del Amazonas. "Es asombroso que las mujeres estén avanzando", ha recalcado.