Público
Público

EEUU Sanders propone un impuesto a los milmillonarios para garantizar el acceso gratuito a la sanidad durante un año

El senador introduce una norma que propone una tasa del 60% sobre el aumento patrimonial de las grandes fortunas entre el 18 de marzo y el 31 de diciembre de 2020. Toda la población de Estados Unidos se beneficiaría de la medida.

Joe Biden y Bernie Sanders
Joe Biden y Bernie Sanders chocan sus codos durante una aparición televisada./ AFP

Un impuesto del 60% al patrimonio de los milmillonarios para garantizar el acceso gratuito a la sanidad para toda la población de Estados Unidos durante 12 meses. Es la propuesta de ley que presentó ayer a trámite Bernie Sanders en el Senado junto con Ed Markey, senador por Massachussets, y Kristen Gillibrand, por Nueva York, los tres del ala progresista del Partido Demócrata. Antes de comenzar la pandemia y la crisis económica que ha conllevado, ya había unos 30 millones de estadounidenses sin cobertura sanitaria y otros 40 con una muy mala, unas cifras que Sanders calcula que habrían aumentado en varios millones. 

"En un momento de enorme dolor y sufrimiento económico", aseguró Sanders en un comunicado, "hay que tomar una decisión fundamental: podemos seguir permitiendo que los muy ricos se hagan mucho más ricos mientras que todos los demás se hacen cada vez más pobres; o podemos gravar las ganancias que un puñado de multimillonarios obtuvieron durante la pandemia para mejorar la salud y el bienestar de decenas de millones de estadounidenses".

La propuesta de ley fue presentada el mismo día en que las principales aseguradoras privadas de salud del país (entre ellas, Anthem, Humana y el grupo United Health) presentaron sus resultados del segundo trimestre y revelaron unos beneficios que son más del doble de los obtenidos en el mismo período del año pasado, según recoge The New York Times. El rotativo de Nueva York destaca, entre otros, el caso de Anthem, cuya facturación se disparó hasta los 2.300 millones de dólares el segundo trimestre de este año, frente a los 1.100 millones de 2019.

Sanders: "En un momento de enorme dolor y sufrimiento económico"

El texto de la norma de Sanders propone introducir una tasa del 60% a las ganancias de los milmillonarios (aquéllos cuyo patrimonio asciende más de mil millones de dólares, unos 842 millones de euros) durante la pandemia. Según los cálculos de la oficina del senador por Vermont y excandidato a liderar el Partido Demócrata, si se aplicase ese impuesto patrimonial del 60% a los actuales 467 milmillonarios de Estados Unidos, teniendo en cuenta el incremento de su fortuna sólo entre el 18 de marzo y el 5 de agosto, las arcas públicas de Estados Unidos recaudarían 421.700 millones de dólares (355.000 millones de euros).

Sólo esos 421.700 millones de dólares, asegura el senador por Vermont, serían "suficientes para implantar una cobertura plena sin copagos ni deducibles para todo el mundo en Estados Unidos en los próximos doce meses, según las estimaciones realizadas por el Comité por un Presupuesto Federal Responsable", una ONG independiente con sede en Washington.

En total, los multimillonarios estadounidenses incrementaron su patrimonio en 731.000 millones de dólares (en euros: 615.000 millones) en apenas esos cuatro meses y medio, un período, prosigue Sanders en su comunicado, en el que "50 millones de estadounidenses ha solicitado la ayuda por desempleo, de los que 5,4 millones han perdido su seguro de salud [puesto que en Estados Unidos la cobertura médica se obtiene, principalmente, a través del empleador]".

El objetivo de esta norma, titulada la Ley Hagamos Pagar a los Milmillonarios, es gravar "las obscenas ganancias patrimoniales que han obtenido los milmillonarios durante esta extraordinaria crisis para garantizar durante 12 meses la asistencia sanitaria como un derecho de todas las personas que vivan en Estados Unidos", afirma Sanders.

Sanders: "La Ley Hagamos Pagar a los Milmillonarios dejaría todavía en manos de estos superricos más de 310.000 millones"

Esos 421.700 millones de dólares es una estimación preliminar a la baja puesto que se basa en el aumento patrimonial de los 467 milmillonarios entre el 18 de marzo (cinco días después de que Trump decretara el estado de emergencia) y el 5 de agosto. La ley propuesta por Sanders, Markey y Gillibrand establece gravar ese 60% al incremento de las fortunas de los milmillonarios entre el 18 de marzo y el 31 de diciembre de 2020, con lo que la cifra final podría ser incluso el doble que este cálculo inicial.

Pero incluso recaudando esos 421.700 millones de dólares, "la Ley Hagamos Pagar a los Milmillonarios", recuerda Sanders, "dejaría todavía en manos de estos superricos más de 310.000 millones de dólares en ganancias obtenidas durante la peor crisis económica desde la Gran Depresión".

Con su presentación ayer, la propuesta de ley federal inicia su trámite en el Senado, donde tiene escasas posibilidades de salir adelante, al menos esta legislatura; las cosas podrían cambiar si Biden vence a Trump en las elecciones de noviembre.

Por un lado, los republicanos tienen mayoría en la cámara alta que votarían en contra de esta propuesta; por otro, es su líder en dicha cámara, Mitch McConnell quien controla la agenda de qué temas tramitar y cuándo, y no parece que éste vaya a mostrarse muy proclive a darle prioridad a una propuesta normativa de este calado; y más aún a tan poca distancia de las elecciones presidencias y mucho menos estos días, cuando la cámara alta lleva encallada dos semanas en las negociaciones sobre el nuevo paquete de ayudas por la crisis de la pandemia, en buena parte debido a las propias diferencias en el seno del Partido Republicano.

Aún así, la ley presentada por Bernie Sanders sirve para levantar el debate en torno a su propuesta estrella, el Medicare-For-All, que cada vez genera más apoyos en la ciudadanía de Estados Unidos y, sobre todo, cada vez es vista con mejores ojos por el candidato demócrata a disputarle la Casa Blanca a Trump en noviembre, Joe Biden. Éste, de hecho, ya la apoyó en el último debate electoral cara a cara que ambos mantuvieron aunque entonces la circunscribió a la duración de la pandemia. Según una encuesta de abril de la Kaiser Family Foundation, entre 1998 y 2000 sólo el 40% de los votantes de Estados Unidos se declaraba a favor de un modelo de sanidad público, gratuito y universal, mientras que desde 2017 todas las encuestas realizadas por esta fundación han mostrado un apoyo por encima del 50%.

En la misma línea que Sanders se pronunciado sus socios en la propuesta de ley. "Con más de 160.000 estadounidenses que han perdido su vida por la covid-19 y con muchos millones más que han perdido su trabajo, es inadmisible que los superricos estén siendo cada vez más ricos en medio de esta crisis", asegura Markey en un comunicado conjunto con Sanders y Gillibrand. Markey acusa a los republicanos de "seguir agarrándose a la excusa del déficit para cortar programas vitales de ayuda a los desempleados y para la cobertura sanitaria de los más vulnerables".

Gillibrand, por su parte, añade que "requerir a los milmillonarios pagar su parte ayudará a apoyar a la clase trabajadora y a las familias en cuanto al desempleo, la inseguridad alimentaria, la inestabilidad de la vivienda y la cobertura sanitaria. No sólo", concluye la senadora, "es ésta una propuesta de sentido común sino una propuesta moral".

Más noticias de Internacional