Público
Público

Abuso de menores Autoridades de EEUU liberan a 11 niños que vivían en condiciones inhumanas

La operación comenzó cuando agentes de la oficina del alguacil del condado de Taos recibieron un mensaje en el que uno de los menores denunciaba que no recibían ni agua ni comida. 

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5

Vista aérea del lugar de los hechos / AFP

Cinco adultos fueron arrestados este fin de semana por las condiciones infrahumanas en las que mantenían a once niños en una apartada residencia situada en una zona desértica de Nuevo México (EEUU), según recogieron hoy diversos medios.

La operación comenzó el pasado viernes, cuando agentes de la oficina del alguacil del condado de Taos, donde se encuentra la residencia, recibieron un mensaje reenviado por las autoridades del estado de Georgia (de donde eran oriundos dos de los arrestados) en el que uno de los menores, vía  Facebook, denunciaba que no recibían comida ni agua.

Los pequeños, que vivían en un remolque bajo tierra cuya entrada permanecía oculta bajo unos plásticos, rezaron por esta red social, "nos estamos muriendo de hambre. Necesitamos comida y agua". El mensaje fue difundido por la oficina del alguacil a través de un comunicado publicado en su página de Facebook.

Tras obtener una orden de registro, los agentes accedieron a la residencia donde se encontraban los once menores, de edades comprendidas entre los 12 meses y los 15 años, acompañados de cinco adultos, dos hombres y tres mujeres.

"Los únicos alimentos que vimos fueron unas pocas patatas y una caja de arroz en el remolque. Pero lo más impactante fue encontrar a cinco adultos y 11 niños que tenían aspecto de ser refugiados del tercer mundo; sin comida ni agua, pero también sin zapatos e higiene personal", señaló el alguacil Jerry Hogrefe en el comunicado.

Las autoridades procedieron a entregar a los menores a los servicios sociales y a detener a los dos hombres armados, Siraj Wahhaj (reclamado por las autoridades de Georgia y acusado de secuestrar a su hijo de tres años) y Lucan Morton.

Además, al día siguiente los agentes decidieron arrestar a las tres mujeres, quienes podrían ser las madres de los niños. Las presuntas culpables son: Jany Leveille, de 35 años; Hujrah Wahhaj, de 38, y Subhannah Wahhaj, de 35. Tras ser arrestadas sin que presentaran oposición, fueron trasladadas al Centro de Detención de Adultos del condado de Taos.

Debido al abandono en que se encontraban los menores, cada uno de los cinco adultos se enfrenta a once cargos de abuso de menores.