Público
Público

El ejército israelí mantiene el asedio a la ciudad palestina de Yatta y cierra los pasos con Cisjordania

El asedio, que comenzó la noche del miércoles tras el ataque en Tel Aviv en el que murieron cuatro israelíes, es el más duro que Israel impone a una ciudad de Cisjordania en los últimos cinco años.

Publicidad
Media: 1
Votos: 3

Soldados israelíes vigilan la entrada a la ciudad palestina de Yatta. REUTERS/Mussa Qawasma

JERUSALÉN.- El Ejército israelí mantiene este viernes por segundo día consecutivo un férreo bloqueo a la localidad palestina de Yatta, en el sur del distrito cisjordano de Hebrón, mientras que ha anunciado el cierre de los pasos con Cisjordania ocupada hasta el final el lunes de la fiesta judía de las Primicias.

El asedio, que comenzó la noche del ataque de dos residentes de esta localidad en Tel Aviv, en el que murieron cuatro israelíes, es el más duro que el Ejército impone a una ciudad de Cisjordania en los últimos cinco años, según el servicio de noticias Ynet.

"Refleja un cambio de rumbo desde el punto de vista del Ejército, el servicio secreto Shabak y los servicios de seguridad en general", escribe este viernes el corresponsal militar Ron Ben Yishai, que lo atribuye a la entrada en funciones del nuevo ministro de Defensa, el nacionalista Avigdor Lieberman.

Durante una visita al lugar del atentado, Lieberman advirtió el pasado jueves que no pensaba quedarse en las "palabras", sino permitir al Ejército hacer su trabajo. A decir del corresponsal, unas 20.000 personas están bajo un completo bloqueo, sin poder salir ni entrar a la localidad, mientras unidades del cuerpo de ingenieros y de la brigada de infantería Golani revisan casa por casa en busca de armas e interrogan a sospechosos.

"El bloqueo a Yatta es un paso significativo que el Ejército no adoptaba desde hace cinco años. La última vez fue se impuso a un poblado palestino fue en abril 2011 tras el asesinato de (cinco miembros) de la familia Foguel, apuñalados en sus camas", afirma el comentarista.

El atentado de Tel Aviv, uno de los más graves de la ola de violencia que comenzó en octubre pasado, tuvo lugar en el popular centro de ocio "Sarona Market", frente al ministerio de Defensa y la sede del Estado mayor del Ejército. Los dos autores, de 21 años y residentes en Yatta, habían desaparecido dos días antes de sus casas, un hecho que conocía la Policía palestina pero al que no dio importancia por tratarse de un breve período de tiempo. Ambos fueron detenidos la misma noche del suceso en Tel Aviv y un presunto cómplice al día siguiente en la localidad cisjordana.

A raíz del atentado, Israel ha reforzado su presencia en el sur del territorio ocupado de Cisjordania con dos batallones -se estiman en varios centenares de soldados cada uno- para vigilar la zona fronteriza por la que se cree que entraron los dos atacantes.

También ha cancelado los permisos de trabajo de todos los miembros del clan familiar al que pertenecen, y suspendido además los más de 80.000 pases concedidos a palestinos para cruzar por Israel durante la fiesta del mes de ramadán.

Hasta el lunes, cuando termina la fiesta judía de las Primicias (Shavuot), Israel también ha cerrado los pasos fronterizos con Cisjordania, abiertos únicamente para casos humanitarios y personal extranjero.

Igualmente, la Policía israelí ha desplegado al amanecer a miles de agentes en Jerusalén debido a los rezos hoy en la mezquita del Aqsa del primer viernes de Ramadán, un despliegue que estará en vigor hasta el final de la fiesta judía.

Fuentes palestinas informaron por su parte de que el Ejército ha llevado a cabo varias redadas en poblados de Cisjordania, entre ellos los de Shiouj, Bet Awa, Tubás y Hizme, donde han sido arrestados un número indeterminado de palestinos.

Más noticias de Internacional