Público
Público

Erdogan El Gobierno turco ha cesado a más de 4.800 profesores desde el golpe de Estado

Además se han cerrado quince de las 191 universidades en el marco de las competencias extraordinarias que le otorga el estado de Emergencia 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El presidente turco, Recep Tayip Erdogan, en una imagen de archivo. REUTERS

El Gobierno de Turquía ha cesado de sus funciones a más de 4.800 profesores de universidad en el marco de la aplicación del estado de Emergencia desde el fallido golpe de Estado del 15 de julio de 2016, según un informe elaborado por la formación opositora Partido Republicano del Pueblo (CHP).

El informe, titulado Académicos cesados, universidades desiertas y elaborado por los dirigentes del CHP Selin Sayek Böke y Zeynep Altiok, explica que el Ejecutivo de Ankara ha cerrado quince universidades de un total de 191 desde el fallido golpe de Estado, en el marco de las competencias extraordinarias que le otorga el estado de Emergencia, según informa el diario digital Turkish Minute.

En este sentido, el documento sostiene que el gubernamental Partido de la Justicia y el Desarrollo ha aumentado la presión contra los académicos críticos con el Gobierno y contra aquellos que no comparten su ideología.

El Gobierno turco acusó al clérigo  Gulen de ser el impulsor de la asonada castrense

Tras el fallido golpe de Estado, el Gobierno turco acusó al clérigo turco asentado en Estados Unidos Fethulá Gulen, que lidera el movimiento religioso Hizmet, de ser el impulsor de la asonada castrense y, desde entonces, ha perseguido a los supuestos miembros de este colectivo.

Gulen siempre ha negado cualquier vinculación con el golpe de Estado y ha reclamado al Gobierno de Ankara que permita una investigación internacional sobre lo sucedido. Según datos del Ministerio de Trabajo hechos públicos el 10 de enero de 2017, más de 135.000 personas, incluidos miles de militares de las Fuerzas Armadas, han sido cesados de sus funciones por sus supuestas vinculaciones con el movimiento de Gulen o con el fallido golpe de Estado.

Hasta el 23 de marzo, un total de 94.982 personas permanecían detenidas sin cargo por su supuesta relación con la asonada castrense, junto a otras 47.128 personas en régimen de arresto preventivo por su supuesta vinculación con el movimiento de Gulen.