Público
Público

Essex polígono La Policía investiga las vinculaciones de la mafia con el caso de las 39 ciudadanos chinos muertos en un camión

Los agentes han retenido en comisaría al conductor del vehículo, un hombre de 25 años procedente de Irlanda del Norte, a fin de determinar las circunstancias de la tragedia, mientras se investigan las conexiones con organizaciones mafiosas dedicadas al tráfico de personas.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

La Policía mueve el contenedor donde fueron hallados los cuerpos. REUTERS

Las 39 personas halladas sin vida, ocho de ellas mujeres, dentro de un camión frigorífico en un polígono industrial de la localidad de Grays, en Essex (este de Inglaterra), eran de nacionalidad china, según revelaron este jueves medios locales.

"De las víctimas, se estima que 38 son adultos y una es una mujer joven. Previamente habíamos informado de que ésta podía ser adolescente. Pero podemos confirmar que ocho de los muertos son mujeres y 31 hombres, y se estima que son todos chinos", han confirmado los agentes.

Los cuerpos fueron encontrados en la madrugada de este miércoles después de que los agentes recibieran una llamada de los servicios de emergencia. 

La Policía ha detenido al conductor del vehículo, un hombre de 25 años, procedente de Irlanda del Norte, al que los medios de comunicación han identificado como Mo Robinson y a quien los agentes interrogan para esclarecer las circunstancias de este suceso.

Como parte de la investigación, los agentes registraron anoche dos viviendas en Irlanda del Norte, en domicilios del condado de Armagh, al sur de la provincia británica, de donde procede el conductor del vehículo.

La Agencia Nacional del Crimen británica ha señalado que trabaja para identificar a "grupos criminales organizados que pudieron haber participado"

El joven, natural de la localidad de Portadown, permanece retenido en una comisaría de Essex, donde los agentes le interrogan a fin de determinar las circunstancias de la tragedia.

El camión llegó en la madrugada de este miércoles a la localidad de Purfleet, a orillas del río Támesis, en un transbordador procedente de la localidad belga de Zeebrugge, donde las autoridades han empezado ya una investigación.

Por su parte, la Agencia Nacional del Crimen británica ha señalado que trabaja para identificar a "grupos criminales organizados que pudieron haber participado" en el suceso.

Según datos aportados por la Policía británica, la cabina del camión procede de Irlanda del Norte y recogió el tráiler con el contenedor frigorífico en Purfleet.

Fuentes del Ministerio búlgaro de Exteriores, por su parte, han indicado que el tráiler está al parecer registrado en Bulgaria bajo el nombre de una compañía que pertenece a un ciudadano irlandés.

El caso ha ocasionado una gran conmoción en el Reino Unido al reabrir el debate sobre los peligros de las mafias de inmigración. Se trata del peor suceso de este tipo registrado en el Reino Unido desde que en el año 2000 aparecieran asfixiados en otro contenedor en Dover (Kent) los cadáveres de 58 inmigrantes de origen chino, que habían pagado para ser introducidos irregularmente en este país.

La Policía busca indicios de la mafia

Los cuerpos policiales del condado de Essex han proseguido con su investigación, interrogando al, por ahora, único sospechoso del crimen un varón de 25 años, natural de Portadown (Irlanda del Norte), que conducía el vehículo y al que los medios han identificado como Mo Robinson. No obstante, la investigación trata de encontrar vínculos con alguna banda mafiosa dedicada al tráfico de personas

Fuentes citadas por la prensa aseguran que fue el propio conductor quien llamó sobre las 2.40 GMT del miércoles a los servicios de emergencia tras hallar los cuerpos sin vida. El concejal norirlandés Paul Berry dijo hoy que la familia del detenido se encuentra en "estado de auténtico shock" y confía en que la pesquisa clarifique su supuesta implicación involuntaria. 

El cuerpo policial, que acomete la "mayor investigación por asesinato" de su historia, registró anoche tres propiedades en el Condado de Armagh, en Irlanda del Norte, entre ellas supuestamente el domicilio del conductor en Markethill y su vivienda familiar en Laurelvale. Los agentes "han retirado el camión del polígono industrial para permitir que se lleve a cabo la siguiente fase de la investigación en paz" y a fin de preservar la "dignidad" de las víctimas.

"Cada una de las 39 personas debe ser sometida a un proceso completo de autopsia para establecer la causa de la muerte, antes de intentar identificar a cada individuo", explicó la Policía, que prevé una "operación sustancial", que llevará tiempo.

Más noticias de Internacional