Público
Público

Los franceses rinden homenaje al expresidente Jacques Chirac en París

La presidenta de la ultraderechista Agrupación Nacional (RN), Marine Le Pen, ha renunciado a acudir este lunes a la ceremonia oficial al fallecido ante las reticencias de la familia de este, que en su actividad política se negó a cualquier compromiso con la extrema derecha.

Una mujer frente a un retrato del expresidente francés Jacques Chirac.- AFP

EFE

Los franceses han rendido este domingo homenaje en Los Inválidos de París a Jacques Chirac, quien fue presidente de la República entre 1995 y 2007, y que falleció el pasado jueves a los 86 años.

A primera hora de la tarde se ha instalado en la iglesia de San Luis de los Inválidos el féretro con los restos mortales del fallecido presidente y a las 12.00 GMT se ha celebrado una ceremonia interreligiosa organizada por deseo de la familia, tras la cual se abrieron las puertas para que el público pudiera rendirle su último homenaje.

En la mencionada ceremonia, en presencia de la hija de Chirac, Claude, y de su yerno, Frédéric Salat-Baroux, estuvieron presentes representantes de las religiones católica, protestante, musulmana, judía y budista.

En el exterior, miles de personas hacían cola para acceder a la catedral y poder estar unos momentos ante el ataúd del exjefe del Estado, recubierto con una bandera francesa y flanqueado también por banderas francesas y europeas.

Algunas de esas personas, muchas de ellas militares o veteranos de las Fuerzas Armadas, habían estado esperando fuera del monumento durante horas, desde primera hora de la mañana.

Desde el jueves por la noche, el Palacio del Elíseo ha permanecido abierto para quienes han querido presentar allí sus respetos a Chirac y dejar su testimonio en los libros de firmas que se entregarán a la familia. Hasta el sábado por la noche habían pasado por allí más de 5.000 personas.

Según una encuesta realizada por el instituto demoscópico Ifop este viernes, al día siguiente de su fallecimiento, Chirac es junto al fundador de la V República, el general Charles de Gaulle, el presidente más apreciado por los franceses.

Un 30% de los encuestados dijo que considera a Chirac el mejor presidente, el mismo porcentaje que los que se decantaron por De Gaulle, quien desempeñó la presidencia de la República entre 1959 y 1969.

A notable distancia se queda el socialista François Mitterrand (jefe del Estado entre 1981 y 1995), y muy por detrás el actual presidente, Emmanuel Macron (7%) y los conservadores Nicolas Sarkozy (2007-12) y Georges Pompidou (1969-74).

La secuencia conmemorativa continuará el lunes, día de luto en toda Francia, donde las banderas en los edificios oficiales ondearán a media asta.

Macron acudirá por la mañana a los Inválidos para rendir honores militares a Chirac y a mediodía presidirá un oficio religioso en la iglesia de Saint Sulpice, que correrá a cargo del arzobispo de París, Michel Aupetit.

Le Pen renuncia a asistir al homenaje

La presidenta de la ultraderechista Agrupación Nacional (RN), Marine Le Pen, ha renunciado a acudir este lunes a la ceremonia del homenaje oficial al fallecido presidente francés Jacques Chirac ante las reticencias de la familia de este, que en su actividad política se negó a cualquier compromiso con la extrema derecha.

"No iremos puesto que la familia Chirac no quiere respetar los usos republicanos y ha manifestado su desacuerdo con nuestra presencia", indicó Le Pen este domingo en declaraciones a la emisora France Info.

La familia de Chirac, fallecido el pasado día 26 a los 86 años, se enteró este sábado por la prensa de que la líder de la extrema derecha tenía intención de ir a la ceremonia, que se celebrará en la iglesia de Saint-Sulpice de París, en presencia del presidente francés, Emmanuel Macron, y de una treintena de mandatarios extranjeros.

Un decreto de 1989 establece que a este tipo de ceremonias oficiales pueden asistir diferentes categorías de autoridades, entre las que están los diputados, como lo es Marine Le Pen.

Antes de renunciar a ir a la ceremonia, Le Pen había justificado su voluntad de hacerlo por ser "la presidenta del primer partido de Francia. Es perfectamente natural que vaya a las exequias del antiguo presidente de la República Jacques Chirac, más allá de nuestras divergencias políticas".

Su padre, Jean-Marie Le Pen, fue el adversario de Chirac en la segunda vuelta de las presidenciales de 2002, en las que el ahora fallecido mandatario venció por una abrumadora diferencia.

Chirac se negó entonces incluso a participar en un debate con Le Pen por considerar que no había que transigir con una ideología que consideraba intolerante.

Más noticias de Internacional