Público
Público

Acuerdo nuclear Irán acumula uranio enriquecido por encima de lo autorizado en el acuerdo de 2015

Por primera vez desde la firma del acuerdo nuclear de 2015, Irán anunció el lunes que ha empezado a acumular uranio enriquecido al 3,67 por ciento por encima de lo autorizado por las potencias mundiales. El gobierno de Teherán lanza de esta manera un desafío a Estados Unidos y una advertencia a Europa para que le ayude a salvar las duras sanciones impuestas por Donald Trump.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Fotografía de archivo que muestra al presidente iraní, Hasán Rohaní, durante una visita a la planta nuclear de Bushehr en el sur de Irán. EFE

El gobierno iraní anunció el lunes que ha excedido el límite de 300 kilógramos de uranio enriquecido al 3,67 por ciento en violación del acuerdo nuclear que en 2015 alcanzaron en Viena distintas potencias mundiales y la república islámica. Expertos de la Agencia Internacional de la Energía Atómica que se encuentran en Teherán han verificado ese extremo.

El acuerdo ratificado por Barack Obama en 2015 limitaba la acumulación por parte de Irán de uranio enriquecido al 3,67 por ciento a 300 kilógramos y prohibía el enriquecimiento de uranio a un nivel porcentual más elevado. Con anterioridad al acuerdo de 2015, Irán también enriquecía uranio al 20 por ciento.

El anuncio de Teherán, confirmado por el titular de Exteriores Mohammad Zarif, se interpreta como una advertencia a Europa en el sentido de que no cumplirá sus compromisos a menos que los europeos alivien significativamente las duras sanciones que el presidente Donald Trump ha impuesto a ese país. Espoleados por Israel, los estadounidenses abandonaron el acuerdo en mayo de 2018 con el fin de negociar otro acuerdo con nuevas demandas con las que se busca limitar la influencia de Irán en Oriente Próximo.

"La medida de enriquecer más uranio que el permitido tiene en realidad la intención de presionar a Europa", asegura Seyyed Mousawi

El portavoz de Exteriores iraní Seyyed Mousawi subrayó que la medida de enriquecer más uranio que el permitido tiene en realidad la intención de presionar a Europa. "Les hemos dicho a los europeos que si se dan pasos más prácticos, generales y completos, las medidas (que hemos tomado) para reducir los compromisos de Irán se podrían revertir; en caso contrario continuarán".

En mayo las autoridades iraníes fijaron un ultimátum de 60 días, que expira el 16 de julio, para que los países firmantes del acuerdo de Viena cumplan con los compromisos que adquirieron orillando las sanciones impuestas por Trump. El hecho de que se haya anunciado el lunes la acumulación de más uranio del permitido se interpreta como una advertencia simbólica en la dirección de que Irán está dispuesta a llegar más lejos si las cosas no enderezan el rumbo.

Trump abandonó el acuerdo de manera unilateral prohibiendo a Irán exportar petróleo y tener acceso a los mercados internacionales. Las duras sanciones de los Estados Unidos ya se han dejado notar. Un informe de abril del Fondo Monetario Internacional estima que la economía iraní se contraerá en torno al 6 por ciento en 2019 debido a las sanciones, y que la inflación alcanzará el 37,2 por ciento.

Justamente el viernes pasado los países firmantes del acuerdo de 2015, con excepción de EEUU, se reunieron en Viena, donde los europeos acordaron la introducción de un "mecanismo financiero" que permitirá un comercio limitado con Irán, con el fin de que Irán siga respetando el acuerdo de 2015.

Fotografía de archivo realizada el 9 de abril de 2019 que muestra al presidente iraní, Hasán Rohaní, durante una visita a la organización de tecnología nuclear Ali Akbar Salehila en Teherán. EFE

Los tres países europeos firmantes, Alemania, Francia y el Reino Unido, conocidos como el grupo E3, dijeron que el mecanismo ya está operativo. Su nombre es Instrumento de Apoyo a los Intercambios Comerciales (INSTEX, por sus siglas en inglés). El INSTEX debería permitir que compañías europeas e iraníes comercien al margen del dólar y de los sistemas financieros estadounidenses. El E3 dijo que está trabajando para abrir el INSTEX a operadores de terceros países.

Sin embargo, el INSTEX de momento solo permite el comercio de bienes humanitarios como medicinas, aparatos médicos o alimentos, productos que por otra parte no se han visto afectados por las sanciones de EEUU. Teherán considera que se trata de un paso insuficiente que no va a contribuir a aliviar las sanciones de la administración Trump, es decir que no representa ningún beneficio tangible para Irán.

La administración Trump ha dicho que quiere imponer la "máxima presión" sobre Teherán y reducir a cero sus exportaciones de petróleo

La administración Trump ha dicho que quiere imponer la "máxima presión" sobre Teherán y reducir a cero sus exportaciones de petróleo con el fin de negociar un acuerdo que satisfaga al presidente de Estados Unidos en línea con las demandas del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu. Washington no solo quiere que Irán deje de enriquecer uranio sino que también quiere doblegar sus áreas de influencia en Oriente Próximo.

Los últimos acontecimientos en este frente indican que Teherán se ha visto forzada a enviar a los europeos una señal que todavía es simbólica, y que pone en jaque al grupo E3 y la colaboración del grupo E3 con Estados Unidos. Si los europeos tiran adelante y tratan de aliviar la "máxima presión" de Trump, entrarán en un conflicto frontal con Washington, algo que no parece que vaya a ocurrir.

Esta situación es alarmante en la medida que pone a Irán entre la espada y la pared. Por una parte no puede negociar un nuevo acuerdo con Estados Unidos que le costaría perder sus zonas de influencia en la región, mientras que por otra parte no puede aceptar unas sanciones que en el plazo de algunos meses dejarán el país en quiebra. De ahí que haya optado por enviar una señal desesperada a los europeos, quienes a su vez no pueden hacer mucho más.