Público
Público

Pulso entre Roma y Bruselas Italia pide un "diálogo constructivo" con la UE sobre sus presupuestos

La prima de riesgo trasalpina alcanza su nivel más alto en cinco años mientras el Banco de Italia advierte del riesgo de un círculo vicioso con la deuda del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Economía italiano, Giovanni Tria, durante una sesión del Congreso, en Roma. REUTERS/Tony Gentile

Italia hará lo que sea necesario para restablecer la calma si las turbulencias del mercado se convierten en una crisis financiera, dijo el martes el ministro de Economía, Giovanni Tria, que pidió un debate más comedido sobre los planes presupuestarios del Gobierno.

La semana pasada, la coalición gobernante en Italia (integrada por el antisistema Movimiento 5 Estrellas y la ultraderechista Liga Norte) estableció un objetivo de déficit de 2,4% del Producto Interior Bruto (PIB) para 2019, una cifra que triplica la meta anterior para la endeudada nación, lo que ha desconcertado a los inversores y ha provocado duras críticas de la Comisión Europea.

En declaraciones a una comisión parlamentaria, Tria dijo que los temores sobre el plan presupuestario del próximo año no estaban justificados. Sin embargo, dijo que el Gobierno actuaría si se dispara su prima de riesgo (el diferencial entre el rendimiento de su bono de referencia a 10 años y los bonos equivalentes alemanes).

"Ante una crisis financiera, el Gobierno hará lo que tenga que hacer, como lo hizo (el presidente del BCE, Mario) Draghi", agregó Tria, refiriéndose a la promesa que hizo el jefe del banco central en 2012 de hacer lo que fuera necesario para salvar el euro.

Estas palabras no lograron tranquilizar al mercado, ya que los rendimientos a 10 años alcanzaron un máximo de 4 años y medio, situando la prima de riesgo italiana en 312 puntos básicos, el más alto en cinco años.

La Comisión Europea advirtió la semana pasada que los planes de déficit de Italia representaban "una desviación significativa de la trayectoria fiscal recomendada por el Consejo".

Los líderes de los dos partidos gobernantes, Luigi Di Maio y Matteo Salvini, denunciaron la posición de la Comisión y dijeron que no darían marcha atrás en sus planes de gasto, incluidos los recortes de impuestos y un aumento significativo en gasto social.

Tria, que es profesor universitario y no está afiliado a ninguno de los partidos de la coalición, dijo que la estrategia adoptada por los gobiernos anteriores para contener la deuda no había sido eficiente, y agregó que Italia necesitaba hacer más para impulsar el crecimiento y el empleo.

Sin embargo, dijo que quería bajar el tono de los debates con Bruselas. "Ahora habrá una discusión constructiva con Europa para mostrar los motivos fundados de la estrategia de crecimiento de este Gobierno", dijo.

En unas declaraciones que pusieran de relieve los nervios entre el resto de socios europeos, el vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen, dijo a periodistas el martes que Italia era altamente vulnerable. "Nos preocupa que Italia presente objetivos fiscales o proyecciones de crecimiento totalmente irreales, y que las negociaciones van a resultar muy difíciles", dijo en Helsinki.

El Gobierno dice que su presupuesto expansivo impulsará el crecimiento y ha apuntado a un alza del PIB del 1,5% el próximo año, un ritmo ambicioso para la crónica lentitud de la economía italiana, del 1,6% en 2020 y el 1,4% en 2021.

"Estos objetivos son prudentes", dijo Tria, quitando hierro a las críticas generalizadas de analistas independientes que han dicho que eran demasiado optimistas.

"Reduciremos significativamente, dentro de los primeros dos años de esta legislatura, la brecha de crecimiento con la zona euro y lograremos la primera disminución significativa en el nivel de la deuda en los próximos tres años", dijo Tria.

Con un endeudamiento de alrededor del 131% del PIB, Italia tiene la ratio de deuda más alta en Europa, a excepción de Grecia. Tria predijo que esta proporción bajaría a 130% el próximo año, 128,1% en 2020 y 126,7% en 2021.

El Banco de Italia dijo el martes que siempre existía el riesgo de un círculo vicioso con los costes de la deuda, con repercusiones para la economía real.

"Dado el tamaño (de la deuda) y la necesidad de pagar los intereses cada año con una cantidad no insignificante (alrededor de 400.000 millones de euros), el peligro de que se desencadene un círculo vicioso (...) con repercusiones en la economía real, siempre está presente", dijo el director general Luigi Federico Signorini durante un testimonio parlamentario sobre el plan presupuestario del Gobierno. ignorini añadió que las turbulencias en los mercados financieros después de la aprobación del expansivo plan de presupuesto plurianual del Gobierno requería "claridad y certeza" sobre los planes para reducir el déficit fiscal