Público
Público

El "haremos lo que sea" de Draghi cuenta más para la prima que los 65.000 millones en recortes

Mario Draghi aseguró que haría "todo lo que esté en nuestra mano para proteger el euro" y el diferencial español perdió 50 puntos básicos en siete horas. La bolsa celebra también sus palabras con ganancias del 5,40%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
El presidente del BCE, Mario Draghi, antes de una rueda de prensa en Fráncfort. AFP

Una simple frase desde Londres del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, en la que sugirió su predisposición a volver a actuar sobre el mercado de deuda soberana hizo caer en picado este jueves la prima de riesgo española, que perdió 50 puntos básicos en apenas siete horas. El diferencial del bono español a diez años con el bund alemán volvió a colocarse por debajo de los 600 puntos tras seis días de alta tensión en los mercados y en el cierre marcó 561 puntos -por los 611 del jueves- con un interés por debajo del 7% por primera vez en diez días.

"Bajo nuestro mandato el BCE hará todo lo que esté en su mano por proteger al euro. Y créanme, será suficiente", dijo Draghi que llegó a asegurar que "ningún país saldrá de la zona euro". "Si la prima soberana daña el funcionamiento de los canales de transmisión de la política monetaria, entonces entra en nuestro mandato", añadió.

La bolsa también celebró el 'efecto Draghi'. El Ibex 35 cerró con ganancias de un 6,06%, la mejor nota en dos años, con la empresa de energía eólica Gamesa como gran protagonista (+17,30%). Entre los bancos, Bankinter subió un 11,43% y el BBVA y el Santander ganaron ambos un 10,67%.

Pese al festín, el Fondo Monetario Internacional se encargó de recordarle al Gobierno que sigue intervenido. "La declaraciones de Draghi reiteran el compromiso del BCE para apoyar y hacer lo necesario. El mensaje principal es que en ambos países [España e Italia] han anunciado importantes medidas y la implementación es clave", dijo el portavoz, David Hawley.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy quiso apuntarse el tanto del descenso de la prima de riesgo. Desde la Moncloa deslizaron que las declaraciones de Draghi llegan después de que el ministro de Economía, Luis De Guindos, se reuniera con sus homólogos de los principales países europeos. Aunque no recordaron que esta semana el Ministerio de Exteriores publicó un comunicado fantasma en el que anunciaba una supuesta nota conjunta con París y Roma para presionar a Bruselas, lo que desató la indignación de ambos gobiernos y proyectó una imagen aún más pobre de España. Un respiro para Italia

El guiño de Draghi afectó positivamente también a la prima de riesgo italiana, sometida a fuertes presiones por la posibilidad de un contagio si cayera España. El diferencial entre los Btp italianos y los bund alemanes bajó de los 500 puntos básicos en los que se había instalado la semana pasada y al final de la sesión marcó 473 con un interés del 6,06%.

"Bajo nuestro mandato el BCE hará todo lo que esté en su mano por proteger al euro. Y créanme, será suficiente" 

Esto, pese a que el Tesoro italiano colocó por la mañana 2.500 millones de euros en bonos a dos años a un interés récord del 4,86%. El FTSE Mib italiano se contagió también del positivismo reinante y cerró la sesión ganando un 5,62%; Mientras, París subió un 4,07% y Berlín un 2,75%. 

Teniendo en cuenta la situación crítica a la que han llegado España e Italia estos días -con rumores cada vez más fuertes sobre una solicitud de rescate soberano por parte de Madrid-, lo que cabe preguntarse es por qué Draghi no hizo esto antes o por qué el BCE parece haber cambiado de postura de manera repentina. 

El pasado fin de semana, el banquero italiano vino a decir que el BCE no estaba para arreglar los problemas internos de los estados de la Eurozona y ahora parece dispuesto a todo.

Las palabras de Draghi tuvieron un efecto mayor en los mercados que las declaraciones ayer del gobernador del Banco de Austria y consejero del BCE, Ewald Nowotny, que sugirió la posibilidad de conceder la ficha bancaria al Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) para potenciar su capacidad de respuesta a los estados de la zona euro con problemas de liquidez. Los hombres de negro, en Atenas

Sobre el otro foco de la vorágine del euro, Atenas, el diario alemán Welt Online aseguraba hoy que los países de la eurozona están analizando la posibilidad de que BCE renuncie a cobrar los intereses de los bonos del Estado griego que posee, con lo que Atenas tendría que devolver 15.000 millones de euros menos.

Desde el martes, los enviados de la troika (FMI, BCE y Comisión Europea) han estado estudiando con el primer ministro, Andonis Samaras, la manera de aplicar los recortes de 11.600 millones a los que Atenas se había comprometido a cambio de recibir el segundo paquete de ayudas. Según los medios griegos, el Gobierno estaría decidido a volver a bajar las pensiones, lo que no supone para nada una buena noticia para la maltratada población griega.

Esta tarde, Samaras se reunió con el presidente de la Comisión, Jose Manuel Durao Barroso, a quien explicó en primera persona el nuevo tijeretazo social que ha planeado.