Público
Público

Racismo en el fútbol Manchester contra el racismo: "Marcus Rashford es uno de los nuestros"

Las cartas de apoyo de los habitantes de Manchester que, de forma espontánea, empezaron a cubrir el mural protagonizado por el jugador han hecho que la pared se convierta en todo un símbolo de la ciudad contra el racismo.

Detalle del mural de Marcus Rashford donde cientos de aficionados han mostrado su cariño a los jugadores.
Detalle del mural de Marcus Rashford donde cientos de aficionados han mostrado su cariño a los jugadores. Julia Tena

El mural callejero en honor al futbolista Marcus Rashford en Manchester se ha convertido en un símbolo de la lucha antirracista en Reino Unido. El pasado domingo, Rashford, originario de Manchester y de ascendencia afrocaribeña, fue uno de los futbolistas que falló uno de los penaltis que le dieron la victoria a Italia en la Eurocopa. Jadon Sancho, también de ascendencia caribeña y Bukayo Saka, hijo de padres nigerianos, fueron los otros dos jugadores que fallaron sus penaltis.

La derrota de Inglaterra contra Italia desató un torrente de abuso racista contra estos tres jugadores. El Instagram de Bukayo Saka se llenó de insultos racistas, apelaciones a que se fuese de vuelta a su país e imágenes y emoticonos comparándolo con un simio. En Manchester, un grupo de aficionados pintarrajeó con frases racistas el mural que celebra a Rashford en su ciudad natal. La policía tuvo que pegar bolsas de basura al mural para cubrir los insultos.

Para la gran parte de los mancunianos, Marcus Rashford es un héroe dentro y fuera del campo de fútbol. Rashford, que viene de un barrio pobre de Manchester y es hijo de madre soltera, juega para el Manchester United, pero también se ha destacado por su activismo a favor de los niños y niñas más necesitados. Rashford tuvo que depender de comidas escolares gratis cuando era pequeño, y ha luchado incansablemente a lo largo de la pandemia para que el gobierno siguiese garantizando comidas escolares gratis a aquellos que lo necesitasen mientras las escuelas estaban cerradas. La campaña de Rashford consiguió que el Gobierno británico, que había anunciado que durante el verano no garantizaría este servicio, cambiase de parecer. Más de un millón de niños y niñas se han beneficiado de estas ayudas.

Los habitantes de Manchester han querido apoyar a su héroe acudiendo al mural para cubrir las pintadas con cartas, corazones y mensajes antirracistas. Withington, el barrio donde nació el futbolista y donde se encuentra el mural, se ha convertido en un sitio de encuentro para aquellos que quieran reflexionar sobre el racismo que sufren las personas racializadas en Reino Unido.

Radhia, de 30 años, es una de las personas que han acudido al mural esta semana. No se muestra sorprendida por el abuso racial que han sufrido los jugadores, de hecho lo esperaba una vez que vio que los jugadores que habían fallado los penaltis eran negros. "Mis padres sufrieron mucho racismo cuando llegaron a este país, pero el que he sufrido yo es menos obvio", explica. "Sale en momentos como este, cuando tres jugadores negros fallan un penalti. Estos son los momentos que te recuerdan que todavía hay mucho racismo en este país".

Radhia frente al mural.
Radhia frente al mural. Julia Tena

Radhia dice que el mural ha unido a la comunidad, y le ha hecho sentirse más cercana a sus vecinos. "Es el año 2021, no tendríamos que estar aquí tapando mensajes racistas", explica. "Pero lo que este mural demuestra es que somos una sociedad multicultural, y que el Reino Unido ya no es un país solo para blancos. Este es un país increíblemente diverso. Marcus Rashford significa mucho para Manchester, es uno de los nuestros".

Varios miembros de la sinagoga local también han acudido al mural con mensajes de apoyo al jugador. Nittai, uno de los feligreses, afirma que es importante que todas las comunidades que forman Manchester se apoyen unas a otras. "Los judios sabemos muy bien qué es la discriminación", afirma. "Queremos que este mural sea un mensaje de amor y tolerancia para el mundo. Somos una sociedad multicultural, y estamos orgullosos de ello".

Miembros de la sinagoga delante del mural.
Miembros de la sinagoga delante del mural. Julia Tena

Abz, que tiene 24 años, ha acudido al mural con una pancarta de Black Lives Matter. El joven estudiante afirma que fue víctima de abuso racial hace apenas dos semanas. "Estaba en el centro de Manchester cuando varios chicos blancos se me acercaron y empezaron a insultarme con apelativos racistas", explica. "Agarré a uno de ellos para apartarlo de mi camino, y un policía intentó detenerme por agresión. Afortunadamente la gente de mi alrededor había visto lo que había pasado y le explicaron al policía que la víctima era yo".

Abz frente al muro con la imagen de Rashford.
Abz frente al muro con la imagen de Rashford. Julia Tena

"Rashford ha hecho mucho por Inglaterra, ha dado de comer a niños hambrientos", explica Abz. "¿Qué más da que haya fallado un penalti? Cuando Rashford marcaba goles todo el mundo le consideraba inglés, pero ahora que ha fallado un penalti ha dejado de ser inglés, es solo negro".

Abz cree que el racismo empieza en casa, y que desde pequeños niños y niñas deben de ser educados con un mensaje antiracista. Es por esta razón por la que inicia una conversación con Mike, un hombre blanco que ha traído a su hijo de seis años a ver el mural. Mike coincide en que la educación antiracista empieza en casa, y a raíz del abuso que han sufrido los jugadores ha tenido que explicar a sus dos hijos qué es el racismo.

"Fue una conversación difícil, porque como padre no quieres que tus hijos sepan que hay tanto odio en el mundo, y mi hijo solo tiene seis años", explica. "Pero es importante que aprendan desde pequeños que el racismo es algo que existe. No vamos a conseguir nada ignorándolo".

Mike y su hijo James.
Mike y su hijo James. Julia Tena

En el mural pueden verse algunas de las cartas que los niños y niñas de la ciudad han escrito a Rashford. Adam es profesor de un colegio en Oldham, un pueblo a las afueras de Manchester. Oldham es uno de los pueblos más pobres de Inglaterra: en 2016, un informe sobre pobreza y vivienda lo señalaba como el pueblo con mayor miseria de todo el país. Es también muy diverso, con un alto porcentaje de familias de origen inmigrante. Adam explica que en su clase han tenido una conversación muy seria sobre el racismo esta semana, y sus alumnos han decidido escribir una carta de apoyo a Rashford.

"Ha sido su idea, no mía", asegura. "Mañana les mandaré una foto de su carta en el mural, les va a hacer mucha ilusión". En la carta, los niños piden a Rashford que no haga caso de los comentarios racistas. "Estamos contigo, te queremos y creemos en ti", dice el mensaje.

Adam coloca su carta en el mural.
Adam coloca su carta en el mural. Julia Tena

Las cartas de apoyo de los habitantes de Manchester han emocionado al jugador. Este martes, Rashford publicó un tuit compartiendo varios de estos mensajes. "No tengo palabras", escribió en Twitter. "La respuesta del barrio de Withington me ha tenido al borde de las lágrimas. Las comunidades que me han apoyado siempre continúan sosteniéndome".

"Me llamo Marcus Rashford, tengo 23 años y soy un hombre negro de Withington y Wythenshawe, Manchester. Aunque no tenga nada más, siempre tendré eso".

Más noticias de Internacional