Público
Público

11M El PP de Casado da alas a la teoría de la conspiración 15 años después del 11M

El padre político de Casado, José María Aznar, era presidente del Ejecutivo en 2004. Un cargo que el PP no revalidó en las elecciones que se celebraron apenas 3 días después de que la célula yihadista atacase Madrid.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el jefe del Ejecutivo madrileño, Ángel Garrido, y el presidente del PP, Pablo Casado, entre otros, durante el acto de recuerdo a los 193 fallecidos en los atentados del 11M celebrado, este lunes, en el Bosque del Recuerdo del parque de El Retiro de Madrid, con motivo del quince aniversario de la masacre terrorista. EFE/Emilio Naranjo

Hace 15 años el actual líder del PP, Pablo Casado, trabajaba para gabinetes de consejerías madrileñas del equipo de Esperanza Aguirre, concretamente con el exvicepresidente Alfredo Prada. "Viví el 11 de marzo en primera mano", ha señalado el conservador, cuyo cometido tras los atentados fue ir al instituto anatómico forense para "ayudar a los trámites de repatriación de los cadáveres". Un ataque cuya autoría ha dejado muy clara la justicia, que implicó y condenó a los miembros de una célula islamista, y que al PP, aun en la actualidad, no le termina de convencer.

El 'popular' ha defendido este lunes en un homenaje organizado por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en el parque del Retiro de Madrid que si hay informaciones que no se conocen, "bien de una persona que tiene grabaciones, bien de un servicio de inteligencia internacional", las víctimas merecen saber la "verdad", en el caso de que haya "alguna ramificación más", especialmente, "si alguien la oculta o intenta mercadear con la verdad".

El 11 de marzo de 2004 varios atentados en Madrid acabaron con la vida de 192 personas, además 1.857 resultaron heridas, 250 de manera grave. Tres años después, la Audiencia Nacional condenó a 21 de los 28 procesados, que pertenecían a una célula yihadista. A dos de ellos, Jamal Zougam y Otman el Ganaoui, a más de 42.900 años de cárcel como autores materiales de los asesinatos y al exminero José Emilio Suárez Trashorras a 34.715 años como autor por cooperación necesaria.

El padre político de Casado, José María Aznar, era presidente del Ejecutivo en 2004. Un cargo que el PP no revalidó en las elecciones que se celebraron apenas 3 días después de que la célula yihadista atacase Madrid. Aznar cuestionó que los autores intelectuales del 11M lo hicieran movidos por la decisión de su gobierno de participar en la guerra de Irak. El 'popular' siempre ha mantenido que la victoria de José Luís Rodríguez Zapatero se debió a este atentado, planificado ex profeso para acabar con él. 

Aznar no dudó desde el principio en asegurar que "todo apuntaba" a la banda terrorista ETA e inició una ronda de llamadas telefónicas a directores de los principales diarios generalistas

Aznar no dudó desde el principio en asegurar que "todo apuntaba" a la banda terrorista ETA e inició una ronda de llamadas telefónicas a directores de los principales diarios generalistas para tratar de 'venderles' esta idea, a pesar de que el mismo 11 de marzo, los técnicos de los Tedax del Cuerpo Nacional de Policía habían transmitido a sus superiores que los restos de explosivos encontrados en la furgoneta Renault Kangoo junto a la estación de Alcalá de Henares no eran 'materiales utilizados por ETA'.

Fruto de esas llamadas, periódicos como El País titularon al día siguiente: 'Matanza de ETA en Madrid' y otros medios como El Mundo, Telemadrid, la Cope y Libertad Digital, mantuvieron, casi a diario la misma postura, dando credibilidad a las teorías conspirativas. Mariano Rajoy, por entonces candidato a la Presidencia del Gobierno por el Partido Popular, concedió una entrevista a El Mundo  el sábado 13 de marzo, en la que afirmó tener 'la convicción moral' de que el atentado había sido perpetrado por ETA.

El PP siguió defendiendo las teorías conspiratorias 

A pesar de todos los indicios, la cúpula del PP siguió defendiendo esta tesis: "Me he preguntado qué hubiese ocurrido si yo hubiese convocado las elecciones el día 7 de marzo [en lugar del 14]. Y he llegado a la conclusión de que los atentados se hubiesen producido el día 4 porque esos atentados no solamente buscaban causar víctimas. Lo que buscaban era volcar las elecciones",  declaró Aznar durante su intervención en la comisión de investigación sobre los atentados en el Congreso celebrada ese mismo año.

El entonces ministro del Interior, Angel Acebes, también compareció en varias ocasiones señalando como autores intelectuales al terrorismo etarra. "ETA buscaba una masacre. En cuatro ocasiones las fuerzas de seguridad del estado han conseguido evitarlo, pero desgraciadamente en esta ocasión ETA ha conseguido su objetivo", decía el conservador. Un discurso que Acebes mantuvo días después del ataque, y en el que no dudó al afirmar que ETA seguía siendo "la principal línea de investigación", hasta que al final reconoció -en su sexta rueda de prensa- la autoría de Al Qaeda, registrada en una cinta de vídeo. 

Aznar siguió defendiendo su argumento en los años posteriores. En declaraciones a Antena 3 en el año 2007, afirmó que "los que idearon" los atentados terroristas del 11 de marzo "no están ni en desiertos remotos ni en montañas lejanas", y recalcó que "sean quienes sean" consiguieron su objetivo, "cambiar el curso político de España".

No obstante, la teoría "institucional" no fue la única que se manejó a raíz del 11M, los diarios recogieron muchas de ellas en sus portadas, especialmente El Mundo, bajo la dirección de Pedro J. Ramírez. El diario publicó que "La furgoneta del 11M tenía una tarjeta del Grupo Mondragón en el salpicadero", que "Interior falsificó un documento para ocultar al juez lazos entre el 11-M y ETA", que el exminero José Emilio Suárez Trashorras, señaló que tenía contactos con ETA y que el 11M era un golpe de Estado encubierto.... Todas resultaron ser falsas. 

Más noticias en Política y Sociedad