Público
Público

56 de los 62 nuevos jueces son destinados de manera forzosa a Catalunya

El presidente del CGPJ lamentará en su discurso la ausencia del rey en la entrega de los despachos. A la ceremonia no asisten los familiares ni parte de los profesores de la Escuela Judicial a causa de la covid-19.

El rey Felipe VI junto a Carlos Lesmes y Dolores Delgado en la entrega de despachos a 63 nuevos jueces. /EUROPA PRESS
El rey Felipe VI junto a Carlos Lesmes y Dolores Delgado en la última entrega de despachos de la anterior promoción de jueces. /EUROPA PRESS

julia pérez

Un total de 56 de los 62 nuevos jueces que este viernes reciben sus despachos serán destinados de manera forzosa a Catalunya. Los otros seis irán destinados a otros órganos judiciales de Baleares, Canarias y Extremadura.

Los jueces que trabajarán en Catalunya se encargarán de cubrir las plazas de jueces que permanecen desiertas y que han sido convocadas como concurso forzoso, dada la necesidad que existe en dicha comunidad autónoma de miembros de la carrera judicial.

El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, aprovechará el acto para manifestar su disconformidad por la ausencia del rey Felipe VI de la ceremonia que se celebra en la sede de la Escuela Judicial de Barcelona.

Es la primera vez que el rey no asiste a la entrega de despachos, ceremonia donde hasta ahora los nuevos jueces tomaban posesión en presencia del jefe del Estado.

En el discurso final, Lesmes tiene previsto expresar el "pesar" de la institución y de la carrera judicial por la ausencia de Felipe VI.

Así lo acordó la Comisión Permanente del órgano constitucional este jueves por cinco votos frente a tres, los de los vocales propuestos por el PSOE y que rechazaron emitir un comunicado de protesta. En su lugar, la Permanente  aprobó por unanimidad que Lesmes lamentara la ausencia del rey en el acto.

Fue la propia casa real la que envió el pasado martes un mensaje al CGPJ en el que comunicaba la ausencia del rey de la ceremonia "por indicación del Gobierno", según fuentes internas conocedoras del texto que permanece en el archivo de la secretaría del presidente del órgano constitucional.

La fecha de la ceremonia había sido fijada y confirmada por la casa real y se habían realizado las invitaciones correspondientes.

Este anuncio pilló de sorpresa el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, según confirman fuentes jurídicas, ya que desconocía la decisión que se había adoptado en Moncloa.

Los asesores de Felipe VI inicialmente habían expresado al CGPJ la conveniencia de organizar la ceremonia durante el mes de octubre dada la inminencia de la sentencia del Tribunal Supremo sobre la inhabilitación del presidente catalán, Quim Torra, por desobediencia.

Sin embargo, fue Lesmes el que cotejó las posibles fechas de la sentencia y confirmó que este viernes, 25 de octubre, era el día más idóneo. Y así se cerró con la casa real, a pesar de que la víspera era festivo en Catalunya. Todo apunta a que la sentencia en cuestión será promulgada la próxima semana.

Tampoco asistirá el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, tras la ausencia del rey, según reveló El Español.

Ceremonia desdibujada

La ceremonia ha quedado desdibujada para estos 62 alumnos: sus familias no pueden asistir para ver la entrega de despachos, a causa de la pandemia. Y tampoco buena parte de los profesores de la Escuela Judicial, por el mismo motivo.

La entrega de despachos a la LXIX promoción de jueces será realizada por  Lesmes, Campo, la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado,  y el director de la Escuela Judicial, Jorge Jiménez Martín.

A la ausencia de representantes de la Generalitat, se suma además que la ceremonia no se realizará en el Auditorio de Barcelona como es habitual sino en el salón de actos de la Escuela Judicial, situada cerca del parque de atracciones del Tibidabo.

De los 62 miembros de la nueva promoción, 59 comenzarán a ejercer la jurisdicción como titulares de Juzgados de Primera Instancia e Instrucción. Tres de ellos quedarán a disposición del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, Jesús María Barrientos, para trabajar en las provincias de Girona, Lleida y Tarragona como Jueces de Adscripción Territorial.

Sin juristas en sus familias

Son 33 mujeres y 29 hombres, que ingresaron en la Escuela Judicial en 2018 con una media de edad de 28 años. La mayoría, el 62,90%, no tiene ningún familiar en el sector jurídico. Y, de los que sí lo tienen, sólo en cinco casos ese familiar es juez.

De los 62 nuevos jueces, 11 provienen de Andalucía. Le siguen Madrid (9), Aragón (7), Catalunya (6), Comunitat Valenciana (5), Castilla y León (4), Región de Murcia (4), Galicia (3) e Illes Balears (3). Con dos residentes cada una, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha y Extremadura, y con uno, Canarias y Navarra.

Cuando llegaron a la Escuela, habían dedicado una media de 4 años y 7 meses a preparar las oposiciones de acceso a la carrera judicial. La mayoría (98,39%) contó con el apoyo económico de sus padres durante la preparación de la oposición, y solo el 3,23% disfrutó de una beca.

La función del juez como garante de los derechos fundamentales y la afición por el Derecho (74% en cada caso), la independencia e imparcialidad de la función jurisdiccional (71%), la contribución al servicio público de la Administración de Justicia (61%) o la posibilidad de luchar contra la delincuencia (45%) son algunos de los motivos esgrimidos por los miembros de la 69 promoción para ingresar en la carrera judicial.

Más noticias de Política y Sociedad