Público
Público

Los apoyos del Gobierno Los socios de Sánchez alertan: las grietas en el bloque de la investidura ponen en riesgo la mayoría progresista del Congreso

El acercamiento con Ciudadanos y la negociación sobre la reforma laboral con Bildu (desconocida para el resto de los partidos del bloque de la investidura) provocan la desconfianza en buena parte de los socios del Gobierno; para formaciones como ERC y Compromís, lo sucedido la pasada semana marca un antes y un después en las relaciones con el Ejecutivo.

Joan Baldoví y Pedro Sánchez en el Congreso
Joan Baldoví (Compromís) saluda a Pedro Sánchez tras lograr el líder del PSOE la investidura / EFE

"En el Congreso hay un cambio de bloques, de socios del Gobierno, que va más allá de la crisis del coronavirus; no se trata de un acuerdo con Bildu sobre una cuestión que apoyamos, ni de que Ciudadanos vote a favor de la prórroga del estado de alarma, es el cómo se hacen las cosas, lo que no se ve". El Gobierno deja atrás una semana que ha provocado cambios importantes en los bloques y las mayorías que se dibujaban hasta ahora en el Congreso. Eso es, al menos, lo que piensan buena parte de los partidos que conforman el denominado bloque de la investidura.

Dos eventos han marcado una de las semanas más tensas para el Ejecutivo desde que comenzó la pandemia: la votación de la prórroga del estado de alarma y el acuerdo con Bildu para derogar la reforma laboral del PP. Los de Sánchez han enfrentado jornadas difíciles relacionadas directamente con la covid-19 y sus consecuencias, pero la realidad política, la parlamentaria, que está al margen del virus (todo lo al margen que se puede estar de un asunto que lo monopoliza casi todo) ha golpeado al Ejecutivo de forma brusca.

Las decisiones del Gobierno han terminado por tensar las relaciones con los partidos que facilitaron la investidura de Sánchez en enero, pero el malestar de algunas de estas formaciones apunta, según fuentes parlamentarias, a importantes grietas entre el Ejecutivo y sus aliados, unas grietas que, avisan desde estos partidos, "pueden poner en peligro la mayoría progresista" que existe en la actualidad en la Cámara Baja.

El acercamiento a Ciudadanos, formación clave para sacar adelante las dos últimas prórrogas del estado de alarma, no genera por sí mismo un "malestar" en el bloque de la investidura, pero la actitud del Ejecutivo, sí. Tanto Sánchez como los de Arrimadas han insistido en numerosas ocasiones en que el apoyo de Cs a las prórrogas no es el principio de una alianza ni se va a extender a otros ámbitos y acuerdos en el futuro, pero estas explicaciones no parecen convencer a los aliados del Gobierno.

"Nosotros estábamos en plenas negociaciones con Sánchez, y habíamos avanzado algunas cosas, no todas, de las peticiones que hacíamos al Gobierno. Cuando se enteraron de que Arrimadas iba a apoyar la ampliación del estado de alarma, nos dieron carpetazo, y esos avances se quedaron en nada", apuntan fuentes de Compromís, uno de los partidos que ha expresado mayor malestar, incluso en público (pasó de apoyar todas las prórrogas a votar en contra de la última ampliación del estado de alarma).

Las relaciones entre la formación valenciana y el Ejecutivo cambiaron de forma drástrica tras negarse el Gobierno a modificar el sistema de reparto de los fondos para luchar contra el coronavirus con el fin de establecer un criterio de peso poblacional. La exigencia de los de Joan Baldoví en el Congreso vino después de que el portavoz tuviera un bronco debate con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a cuenta de la financiación de la Comunidad Valenciana, una 'bronca' que va camino de cronificarse en las relaciones entre Sánchez y Compromís.

Los partidos del bloque de la investidura habían alertado al Ejecutivo sobre la "incompatibilidad" entre ellos y Ciudadanos; motivo por el que el presidente del Gobierno había lanzado varios mensajes de tranquilidad, acotando los acuerdos con Cs a la pandemia. Pero algunas de estas formaciones no creen que esta nueva relación con los de Arrimadas vaya a quedarse solo en las votaciones del estado de alarma. 

Geometría variable sin grandes mayorías

En este sentido, apuntan hacia "un cambio de bloques claro" y "una nueva forma de relacionarse del Gobierno en el Congreso que nada tiene que ver con el espíritu de la investidura". Es aquí donde entra en juego el acuerdo con EH Bildu para derogar la reforma laboral.

Ninguna de las formaciones del bloque conocía el acuerdo ni que estaban teniendo lugar estas negociaciones, lo que para algunas de estas fuerzas es "un síntoma" de que el Gobierno se acerca gradualmente a la dinámica de la denominada geometría variable, es decir, la posibilidad que tendría Sánchez de jugar con distintas mayorías en el Congreso para sacar adelante los proyectos, apoyándose unas veces en unos grupos y otras veces en otros.

"No le pedimos al Gobierno que nos informe puntualmente de cada negociación, porque no estamos en el Consejo de Ministros y son libres de negociar con el grupo que quieran, pero estamos hablando de la reforma laboral, una medida que en suscita un gran consenso en la mayoría progresista que hay en el Congreso. No entendemos el afán de ocultar esto si no es en el contexto de una geometría variable en la que Sánchez mira a Ciudadanos para sacar adelante su estado de alarma a la vez que mira a Bildu para vender ante la opinión pública medidas progresistas", explican fuentes parlamentarias.

El pacto con Bildu representa para la mayoría de estas formaciones una "buena noticia", aunque se muestran confusos por la polémica aclaración del PSOE apenas unas horas después de la firma del acuerdo. Pero la manera de gestarlo, unido a las conversaciones con Ciudadanos, apuntan, según estas mismas fuentes, a la ruptura del bloque de la investidura para dar paso a la búsqueda de apoyos puntuales por parte del Gobierno. "Con un Ejecutivo sin mayoría absoluta en el Congreso y con una derecha radicalizada, el cuento de la geometría variable es una estrategia fallida", advierten.

El portavoz de Más País en el Congreso, Íñigo Errejón, expresó esta advertencia a través de un mensaje en su cuenta de Twitter: "Ya hay una mayoría que permitió la investidura de este gobierno. En lugar de permanentes juegos en corto y bandazos, el gobierno puede y debe elaborar con los socios un plan de largo recorrido que se base en la democratización de la economía y la transición ecológica".

Más noticias de Política y Sociedad