Público
Público

Ayuntamiento de Barcelona Maragall asume que se convertirá en "oposición" de Colau en Barcelona

Se muestra "decepcionado" con la actitud negociadora de Barcelona en Comú, que tacha de "poco honesta". Asegura que Manuel Valls condicionará el futuro gobierno más allá de la investidura del sábado. Jaume Collboni (PSC), en cambio, muestra la disposición a votar Colau como alcaldesa aunque todavía no haya un acuerdo alcanzado entre los dos partidos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ada Colau y Ernest Maragall en uno de los debates electorales.

A la espera de los resultados de la consulta a las bases de Barcelona en Comú, y siempre que no haya una sorpresa monumental y se decanten por un pacto con ERC, Ernest Maragall ya asume que no será el alcalde de Barcelona y, por tanto, hará oposición a Ada Colau.

"Gobernar desde la oposición, si fuera el caso", manifestó un Maragall visiblemente decepcionado en una rueda de prensa celebrada en la sede nacional de la formación independentista. Una vez que la alcaldesa en funciones anunció que su apuesta personal es ahora mismo un pacto con el PSC que le permita revalidar la alcaldía, el alcaldable republicano aseguró: "Hoy han caído todas las caretas. Hoy Colau ha reconocido que la propuesta del tripartito [con PSC y ERC] era sólo un instrumento táctico para ganar días, tiempo y espacio. y también ha hecho evidente que la única cuestión era la alcaldía".

Maragall, que mantendrá su candidatura a la investidura, tiene la voluntad de negociar hasta el mismo sábado, pero aseguró sentirse "decepcionado" por la actitud de los Comunes. "No ha habido honestidad entre la relación política entre Barcelona en Comú y ERC", dijo, para añadir luego que ERC no ha recibido "ninguna respuesta", ni verbal ni escrita, de las diferentes propuestas que su partido ha hecho llegar a Colau: "El proyecto de un gobierno progresista, el liderazgo compartido o el gobierno al 50-50".

Asimismo, Maragall criticó que la consulta a las bases de los Comunes no haya ninguna mención a Manuel Valls, que debe tener un papel imprescindible si Colau quiere ser elegida alcaldesa, ya que con los votos de Barcelona en Comú y PSC no suman los 21 concejales necesarios para alcanzar la mayoría absoluta. "Es falso que la coincidencia con el señor Valls quede reducida al sábado; lo comprobaremos con decisiones posteriores", consideró. Maragall cree que ha habido "una acción contra el independentismo y contra ERC y contra el interés general del mejor gobierno progresista que podía haber".

Finalmente, también hizo un llamamiento a las bases de Barcelona en Común para que tengan claro que si sale adelante el gobierno con el PSC, y con el apoyo inicial de Valls, se estará "tergiversando" y "traicionando" el "sentido de su voto". En este sentido, expuso que si, por lo que fuera, la opción de la dirección del partido de Colau no fuera avalada por la militancia, sería una oportunidad para abrir el "diálogo sincero" que ahora no ha existido.

Un rato antes de que Maragall también compareció Jaume Collboni, el líder local del PSC. Sus palabras fueron diametralmente opuestas: a grandes rasgos se mostró dispuesto a votar Colau el sábado aunque todavía no haya un acuerdo cerrado con su partido. Matizó, sin embargo, que las conversaciones para formar un gobierno entre Barcelona en Común y el PSC "van en la buena dirección". Collboni agradeció a Colau que haya sido "clara y explícita" en su preferencia por un acuerdo entre los dos partidos.

Más noticias en Política y Sociedad