Público
Público

Ayuntamiento de Madrid Las veces que Vox ha condicionado a Almeida en sus cinco primeros meses como alcalde

Las discrepancias entre la formación de extrema derecha y el PP se han extendido a la Asamblea regional, donde Díaz Ayuso dijo que Dios no la hizo perfecta y por eso no es de Vox.

Almeida y Ortega Smith discuten después de que Vox boicoteara un minuto de silencio por la violencia machista./ EUROPA PRESS

La idea de un dolor de muelas o la de caminar con una china en el zapato se le podrían pasar por la cabeza al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, si le pidieran que hiciese un resumen apresurado y gráfico de lo que están siendo las relaciones entre su equipo de gobierno y los concejales de Vox, los mismos que con sus votos fueron imprescindibles para que el candidato popular llegara a la Alcaldía. 

En los poco más de cinco meses de Martínez-Almeida en el palacio de Correos los concejales de la formación de ultraderecha, necesarios para que el PP y Ciudadanos adelante el proyecto de presupuestos y otros acuerdos importantes, le han causado más de un problema y le han afeado algunas de sus decisiones. 

Esas escaramuzas políticas comenzaron ya en uno de los primeros plenos de la nueva corporación, el celebrado el 29 de julio, cuando con su abstención los ediles de Vox permitieron que prosperaran sendas iniciativas de Más Madrid y el Grupo Socialista para instar al equipo de gobierno a que recurriera la sentencia que absolvía a la exalcaldesa Ana Botella por la venta de vivienda pública a un “fondo buitre”. 

A los concejales de Vox tampoco les ha gustado que Almeida no se haya mostrado contundente con el polémico proyecto de Madrid Central, cuando en la campaña electoral ambas formaciones habían dejado muy claro que si accedían al sillón municipal una de sus primeras decisiones iba a ser suprimir el área de bajas emisiones. 

Subvenciones a la FRAVM

El último episodio que revela la difícil convivencia entre ambas formaciones se produjo esta última semana, con ocasión de la presentación del primer borrador de presupuestos de 2020. El portavoz de Vox, Javier Ortega Smith, amenazó con votar en contra de unas partidas que financien a la Federación Regional de Vecinos de Madrid (FRAVM) y a “otros chiringuitos de la izquierda”. 

Tuvo que ser Villacís la que se ofreciera como mediadora entre el Grupo Municipal de Vox y la Federación de Vecinos

Tuvo que ser la vicealcaldesa, Begoña Villacís, la que se ofreciera como mediadora entre el Grupo Municipal de Vox y la federación de vecinos, a la que se le ha otorgado una subvención nominativa en el proyecto de presupuestos de 2020 de 1,7 millones de euros, que Vox quiere eliminar para aprobar las cuentas.  

"Desde Vox no vamos a aprobar unos presupuestos donde haya subvenciones a la FRAVM”, ha manifestado su portavoz adjunto Pedro Fernández, quien anunció que, en la medida de lo posible, van a intentar terminar con los “privilegios” de esta federación porque "hay otras asociaciones de vecinos que están siendo discriminadas porque se está beneficiando a esta otra”.

Pancarta propia

El primer enfrentamiento público entre Almeida y Ortega Smith, en presencia de los periodistas, ocurrió el pasado 19 de septiembre, cuando el Ayuntamiento convocó un minuto de silencio por el asesinato de una mujer a manos de su pareja. Los concejales de Vox acudieron con una pancarta propia que rezaba “La violencia no tiene género”, gesto que incomodó al regidor madrileño, que mantuvo una discusión con el portavoz de la formación de extrema derecha. 

Aquel día, los ediles del partido de Abascal no quisieron sumarse a la pancarta que portaban los representantes del resto de grupos municipales, en las que se leía: "¡Basta ya! No a la violencia de género". El motivo que esgrimieron entonces fue que rechazaban situarse detrás de un cartel que "representa la mentira de la ideología de género". 

Por su parte, el alcalde les reprochó que no mostraran unidad ante una “realidad dramática”, el asesinato de mujeres por sus parejas, que es la primera causa de muerte violenta en la ciudad y en la Comunidad de Madrid. 

Concierto de Luis Pastor en Aravaca

La suspensión de un concierto de Luis Pastor y su hijo Pedro programado en las fiestas de Aravaca fue otro polémico asunto en el que muchos quisieron ver detrás la mano de Vox. La prohibición, que fue contundentemente criticada por las asociaciones vecinales y culturales del barrio, partió de la presidenta de la Junta de Distrito de Moncloa-Aravaca, Loreto Sordo, quien quedó en evidencia por la rápida respuesta de la concejala de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Andrea Levy, quien se mostró en contra de prohibir la actuación. 

"Decisiones como la de cancelar el concierto de Aravaca pueden ser la tónica del funcionamiento del tripartito allá donde gobiernen"

Levy pidió personalmente a Luis Pastor que fuera a hablar con ella para explicarle sus razones, pero el cantautor siempre tuvo claro que la decisión no fue de la presidenta del distrito. “Decisiones como la de cancelar el concierto de Aravaca pueden ser la tónica del funcionamiento del tripartito allá donde gobiernen. En el fondo, la derecha escora hacia la extrema derecha. Hay realmente unos compromisos para poder gobernar que pasan por acatar de alguna manera el programa de Vox, que significan volver a las cavernas, quitar las autonomías y prohibir todo aquello que no tenga que ver con su ideario del nacional-catolicismo heredero del franquismo”, manifestó entonces el músico vallecano. 

Las discrepancias entre los populares y los concejales del partido liderado por Santiago Abascal también ha tenido ramificaciones en la Asamblea de Madrid, donde Vox bloqueó una declaración del resto de grupos políticos con motivo del Día Mundial de la Eliminación de la Violencia Machista, que requería de unanimidad para que fuera aprobada. 

Declaración contra la violencia machista

La portavoz de Vox, Rocío Monasterio, rompió uno de los consensos más antiguos de la Cámara regional, que de forma ininterrumpida desde 2005 venía haciendo declaraciones institucionales contra la violencia machista.  

Monasterio defendió un manifiesto distinto elaborado por los parlamentarios de su grupo, en el que denunciabas un “pacto de silencio” del resto de partidos ante el “fracaso” de la legislación actual y exigía medidas contundentes frente a todo tipo de violencia. 

Por otro lado, un debate sobre el aborto celebrado el pasado 14 de noviembre en la Asamblea de Madrid sirvió también para comprobar las tensiones que presiden las relaciones entre el PP y Vox. Rocío Monasterio exigió a la presidenta regional que dedique todos los recursos posibles “a salvar vidas” y evitar “condenados a muerte”, a lo que Díaz Ayuso, en tono irónico, replicó que ella está comprometida con el cumplimiento de las leyes. "Dios no me hizo perfecta y por eso no soy de Vox", apostilló. 

El asunto de los "lofts"

Finalmente, otro episodio protagonizado por Monasterio y su marido, Iván Espinosa de los Monteros, ha salpicado tanto a la Comunidad como al Ayuntamiento de Madrid: las informaciones del diario El País sobre presuntas irregularidades en la compraventa de “lofts” y sobre su ejercicio profesional como arquitecta. 

El concejal de Más Madrid José Manuel Calvo ha solicitado a la decana del Colegio de Arquitectos, en calidad de arquitecto colegiado, que inste a la comisión deontológica a que "investigue las presuntas irregularidades/ilegalidades que haya podido ejercer la señora (Rocío) Monasterio en su ejercicio (no) profesional".  

Mariano Fuentes (Ciudadanos) se ha negado a realizar una investigación de todas las actuaciones urbanísticas de la presidenta de Vox en Madrid

Así lo confirmó el edil en su perfil de Twitter un día después de que el grupo municipal instara al Gobierno municipal de PP y Ciudadanos a abrir una investigación de oficio con todos los proyectos inmobiliarios del matrimonio de los dirigentes de Vox Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros, tras conocerse que la diputada autonómica habría firmado planos como arquitecta antes de obtener la titulación.  

Por su parte, la portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, declaró en rueda de prensa que es "urgente que el Ayuntamiento dé explicaciones de por qué les da (a los dos portavoces de Vox) un año de prórroga para regularizar la situación de su vivienda", una situación con la que no cuentan "ciudadanos con menos nombre o con menos capacidad de tumbar los presupuestos del Ayuntamiento". 

La respuesta del equipo de gobierno de Almeida corrió a cargo del delegado de Desarrollo Urbano de la capital, Mariano Fuentes, de Ciudadanos, quien se ha negado a realizar una investigación de todas las actuaciones urbanísticas de la presidenta de Vox en Madrid, al tiempo que ha advertido a los grupos de la oposición de que no se convertirá en la “Stasi” (órgano de inteligencia de la antigua República Democrática Alemana) haciendo una causa general.

Más noticias de Política y Sociedad