Público
Público
Únete a nosotros

Transportes de Madrid La EMT tendrá pérdidas este año, frente a la previsión inicial de beneficios del equipo de Carmena

Los incumplimientos del Consorcio de Transportes y del Ayuntamiento causan un agujero en las arcas de la empresa. La cúpula de la compañía se amplía con tres directores y dos subdirectores más.

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5

Varias personas se montan en el autobús de la EMT, línea 107, en la estación de autobuses de Plaza de Castilla./ EUROPA PRESS

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid cerrará el ejercicio del presente año con unas pérdidas superiores a los 10 millones de euros, a pesar de que el presupuesto inicial, que se venía cumpliendo con el equipo de gobierno de Manuela Carmena, recogía un resultado positivo de casi cuatro millones de euros

Según refleja el documento de presupuestos de la empresa de autobuses urbanos de la capital, al que ha tenido acceso este periódico, las cuentas para este año arrojaban en un principio un resultado positivo de 3,9 millones de euros, pero los actuales gestores de la compañía, en su previsión de cierre del ejercicio económico, calculan unas pérdidas de 10,2 millones de euros, y mantienen también los "números rojos" para el año 2020, en concreto 7,9 millones. 

Este repentino cambio de tendencia presupuestaria tiene que ver con el hecho de que el Ayuntamiento sólo haya aportado a la EMT 16,2 millones de euros de los 28 millones que tenía comprometidos en la partida de gastos de actividad con cargo a las ayudas a la movilidad, según indicaron a este diario fuentes del comité de empresa. 

Los resultados económicos de la EMT en los últimos años.

En 2014, la corporación gobernada por los populares decidió fusionar con la EMT la empresa Madrid Movilidad, que prestaba el servicio de grúas, aparcamientos y vallas, con el argumento de que se optimizarían recursos y se reducirían gastos. 

Precisamente, en el capítulo de gastos de actividad de ayuda a la movilidad se tenían presupuestados este año un total de 28 millones de euros, pero el equipo de gobierno presidido por Almeida sólo ha aportado 11 millones, por lo que quedan pendientes unos 16.225.000 euros, lo que ocasiona un déficit importante en las cuentas de la empresa. 

Otro agujero presupuestario, según el comité de empresa, se ha producido en la partida que el Consorcio Regional de Transportes de Madrid tenía que abonar a la EMT por la denominada "tarifa de equilibrio" (cantidades por kilómetro recorrido), que no se ha pagado, y por la falta de abono también del 10 por ciento de las inversiones que la empresa realiza en la compra de autobuses.

Inversiones en autobuses

Según los representantes de los trabajadores, durante los años 2017 y 2018, en los que el director gerente del Consorcio de Transportes era Alfonso Sánchez, ahora máximo responsable de la EMT, no se abonaron los seis millones de euros anuales correspondientes a las inversiones en nuevos vehículos, por lo que las arcas de la empresa están pendientes de ingresar otros doce millones de euros. 

Uno de los grandes perjudicados por la mala salud financiera de la empresa será, casi con toda seguridad, BiciMAD, el servicio de alquiler público de bicicletas gestionado por la EMT, que figura en los planes del alcalde para su posible privatización, junto a otras empresas como la Funeraria, el Teleférico, Línea Madrid o los aparcamientos. 

Uno de los grandes perjudicados por la mala salud financiera de la empresa será, casi con toda seguridad, BiciMAD

En el presupuesto de BiciMAD para el año 2019 estaban previstas una serie de inversiones que se cubrían por el Ayuntamiento con cargo a las Inversiones Financieras Sostenibles (IFS), o subvenciones de capital. Sin embargo, los actuales gestores de la EMT han decidido renunciar a ellas, lo que supondrá que este servicio tenga pérdidas.  

Este hecho puede abonar la tesis de quienes, como el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, cuestionan la idoneidad de que sea el Ayuntamiento el que asuma la cuenta de resultados de determinados servicios municipales. 

La EMT tuvo pérdidas en los años 2011, 2012 y 2013. En 2014 el Ayuntamiento tuvo que inyectar dinero en el último momento para evitar la disolF
ución de la empresa. En la legislatura de Carmena, la compañía consiguió recuperarse y dar resultados positivos, pero ha sido con la llegada a la Alcaldía del gobierno del PP y Ciudadanos, y con el nombramiento, a finales de julio, del nuevo gerente, Alfonso Sánchez, en sustitución de Álvaro Fernández Heredia, cuando la empresa ha empezado a manejar unas previsiones de pérdidas.

600.000 euros de costes de personas

En el último Consejo de Administración de la EMT, celebrado el pasado 24 de octubre, fue aprobado un nuevo organigrama con cinco nuevas direcciones y subdirecciones y otros tantos altos cargos al frente de cada una de ellas, lo que supone cerca de 600.000 euros de costes de personal que no están recogidos en el presupuesto inicial. 

Este nuevo organigrama genera nuevas direcciones y subdirecciones: Dirección de Infraestructuras y Aprovisionamiento, Dirección de Estrategia, Planificación y Relaciones Institucionales, Subdirección de Estrategia y Planificación, Dirección de Tecnología e Innovación, Dirección Adjunta a Servicios de Transporte, Subdirección de Recursos Humanos y Subdirección de Aparcamientos y Grúas. 

Se aprobó un organigrama con cinco altos cargos, lo que supone unos 600.000 euros de costes no recogidos en el presupuesto inicial

El nuevo gerente de la EMT es ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y fue nombrado en 2011 director general de Gestión de Infraestructuras de Castilla-La Mancha (GICAMAN), cuando la presidencia de la Junta estaba ocupada por María Dolores de Cospedal.  

GICAMAN, que es la segunda mayor empresa propiedad de la Junta castellano-manchega, tuvo beneficios por última vez precisamente en el ejercicio de 2011. La llegada de Alfonso Sánchez a la cúpula de la compañía no pudo evitar que la empresa acumulara unas pérdidas de más de 160 millones de euros.

Con la salida de Cospedal del ejecutivo autónomo y de Sánchez de la dirección general de GICAMAN, fue el nuevo presidente regional, el socialista Emiliano García Page, quien acordara un "rescate financiero" de la empresa mediante una inyección de 25 millones de euros.  

Durante toda la jornada de este miércoles, este diario intentó, sin éxito, ponerse en contacto con la dirección de la EMT para recabar su opinión sobre las cuentas de la empresa y el cambio de previsión presupuestaria.