Público
Público

Blas de Lezo, la controvertida figura histórica que da nombre a la fragata española que se dirige al Mar Negro

España envía una fragata al Mar Negro con el nombre de este marino, uno de los más conocidos de la historia naval española, cuya memoria levanta pasiones entre la ultraderecha y suscita cierto rechazo entre parte de la izquierda y los independentistas catalanes.

La fragata 'Blas de Lezo' en Ferrol, donde se dirige al Mar Negro, a 22 de enero de 2022, en Ferrol, A Coruña, Galicia.
La fragata 'Blas de Lezo' en Ferrol, donde se dirige al Mar Negro, a 22 de enero de 2022, en Ferrol, A Coruña, Galicia. José Díaz / EUROPA PRESS

España envió el pasado sábado al Mar Negro una fragata en plena escalada del conflicto entre Rusia y la OTAN en Ucrania. Así lo anunció la ministra de Defensa Margaita Robles. Una decisión que ha agradecido personalmente el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien ha resaltado "la vital contribución" de España a la Alianza Atlántica con el despliegue de la Blas de Lezo.

Más allá del envío de la fragata y del conflicto en Ucrania, ha surgido cierta polémica por la figura histórica que da nombre a este moderno navío, la de Blas de Lezo y Olavarrieta, almirante de la Armada en el siglo XVIII y uno de los marinos más conocidos de la historia naval española, cuya memoria ha sido reivindicada en los últimos tiempos por las derechas de PP y Vox. Para estos dos partidos Blas de Lezo es un héroe patrio que simboliza y condensa la casta y el coraje del soldado español.

No todos opinan lo mismo: Blas de Lezo es una figura controvertida. La ultraderecha se ha apropiado de su memoria y su polémico legado siempre relacionado con la guerra. La izquierda tiene alguna reserva hacia él y los independentistas catalanes rechazan de plano su figura porque en 1713 participó en el asedio de Barcelona durante la Guerra de Sucesión en España. Un ataque en el que perdió su brazo derecho.

Participó en docenas de batallas, aunque es conocido especialmente por su defensa de la ciudad colombiana de Cartagena de Indias durante el asedio inglés de 1741. Ese es su gran hito. Pasó a la historia por derrotar en inferioridad numérica a la Armada inglesa que asediaba la ciudad, si bien resultó herido y murió semanas después por las heridas recibidas en la defensa de la ciudad colombiana.

Marino cojo, manco y tuerto, lo que le valió el apelativo de "Mediohombre", Blas de Lezo nació en Pasajes (Guipúzcoa) el 3 de febrero de 1689 y murió en Cartagena de Indias el 7 de septiembre de 1741. Desde los 25 años de edad se dedicó a guerrear. Siempre defendió los intereses del Imperio Español, del que era devoto. Las crónicas cuentan que jamás perdió un combate, hecho que incrementa su leyenda entre los patrioteros más rancios.

Lo curioso es que Blas de Lezo fue denostado en vida por su enfrentamiento con el virrey Sebastián Eslava, con el que defendió Cartagena de Indias. Además de dar nombre a una de las fragatas más modernas de la Armada, en los últimos años las calles de Cádiz y Madrid le han rendido homenajes con sendos monumentos en memoria del almirante vasco. El monumento de Madrid fue inaugurado el 15 de noviembre de 2014 por el rey Juan Carlos.

En el Congreso de los Diputados, el 18 de septiembre de 2013, se aprobó una proposición no de ley en la que se reivindicaba la figura y valores de Blas de Lezo. Eso sí, no sin discrepancias históricas, entre ellas la del diputado de ERC, Joan Tardà, y, más tarde, fuera del hemiciclo, por parte del ayuntamiento de Barcelona del exalcalde Xavier Trias que, en noviembre de 2014, aprobó una moción que pedía la retirada de su estatua en la capital por haber participado en el asedio a Barcelona el 11 de septiembre de 1714.

Vox ha intentado sacar partido de la figura de Blas de Lezo en los últimos años. En febrero de 2019, el partido de ultraderecha atacó al cine español porque, decía, en España no se hacían "películas sobre la gloriosa historia de España" y propuso hacer una sobre Blas de Lezo "porque los españoles volverían al cine y ellos dejarían de pedir subvenciones".

La polémica subió de tono con la llegada de la gala de los Goya de ese año. Estas declaraciones de Vox despertaron malestar dentro del mundo del cine español. El director y guionista Borja Cobeaga fue uno de los más críticos con el partido ultraderechista. Cuando le preguntaron por qué el cine español no hacía un guion sobre Blas de Lezo como recomendaba el partido de Abascal, Cobeaga fue tajante: "Porque no nos da la puta gana".

Más noticias