Público
Público

El buzón de delaciones de Báñez carece de personal para ser atendido

Desde Empleo no son capaces de explicar cuál será el protocolo a seguir tras la recepción de las denuncias, ni el número de profesionales que trabajarán para confirmar estas acusaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nuevo 'buzón de lucha contra el fraude laboral' del Ministerio de Empleo que permite denunciar de forma anónima no cuenta aún con personal específicamente destinado a su atención, ni existe aún un protocolo que determine cómo proceder ante la recepción de las denuncias, tal y como ha podido saber Público.

El pasado dos de agosto el ministerio que dirige Fátima Báñez lanza este nuevo buzón, que a diferencia del actual sistema no requiere que el denunciante aporte datos personales. Este mecanismo, que permite informar de incumplimientos de la normativa 'ya sea laboral, de Seguridad Social o de prevención de riesgos', se activa cumplimentando un formulario a través de internet. El objetivo: 'conseguir el cumplimiento de la normativa laboral y evitar las irregularidades laborales', porque 'el trabajo no declarado, el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social constituyen una de las mayores amenazas al estado del bienestar', asegura la nota informativa del Ministerio.

Sin embargo, y aunque el buzón ya esté en funcionamiento, fuentes del Ministerio de Empleo no son capaces de precisar cuál será el protocolo a seguir tras la recepción de las delaciones, ni si ya han recibido o no alguna denuncia. Tampoco pueden explicar cuál ha sido el detonante que ha llevado a instaurar esta medida, que desde CCOO y UGT ya definen como 'peligrosa'. De hecho, ni la desde la secretaría de la dirección territorial de la Inspección de Trabajo y de Seguridad Social de Madrid ni desde el propio Ministerio tienen claro aún el número de profesionales que evaluarán estas denuncias y comprobarán su veracidad cuando sea necesario.  

El Ministerio de Empleo no precisa el protocolo tras la recepción de las delaciones Tras la incorporación de 53 inspectores y 60 subinspectores de la que informa el Plan integral contra el empleo irregular y el fraude en la seguridad social, actualmente ejercen en nuestro país 877 inspectores y 951 subinspectores, que desde abril del año pasado hasta junio de 2013 han realizado 334.214 inspecciones en materia de empleo irregular. La cifra es importante: en una carta abierta a los medios difundida el pasado lunes cinco de agosto titulada La lucha contra el fraude fiscal es responsabilidad de todos, la propia ministra Báñez saca pecho por el alto número de inspecciones realizadas en materia de empleo irregular, que han permitido el afloramiento de 130.512 empleos. La misiva, que  informa del ahorro de 3.160 millones de euros de las arcas públicas por la lucha contra el cobro indebido de prestaciones por desempleo entre abril de 2012 y los seis primeros meses de 2013, menciona también la activación del célebre buzón, sin especificar los recursos que se destinarán a su utilización, ni si será necesario ampliar este cuerpo de inspectores. 

Desde la dirección territorial de la Inspección de Trabajo y de Seguridad Social de Madrid ya advierten que a pesar de que el antiguo procedimiento de denuncia requiere de la identificación del anunciante y de la presentación del documento físico, la gravedad de ciertas denuncias anónimas ha motivado la apertura de investigaciones, pero si antes era imposible investigar todas ellas, con la activación del nuevo buzón será mucho más difícil confirmarlas. Con respecto al número de inspectores y subinspectores que trabajarán en estas denuncias, la fuente indica que 'se pondrá a los inspectores sobre la marcha', mientras Empleo alude a la novedad de la norma para justificar la ausencia de más informaciones al respecto.

Los sindicatos Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT) coinciden en valorar esta medida como 'peligrosa'. CCOO califica el sistema de denuncias anónimas como un 'chivatazo anónimo propio de un país totalitario y que sonroja a cualquier demócrata'. Del mismo modo, el sindicato considera que el Gobierno pone el foco sobre los desempleados, y no sobre los empresarios responsables de la contratación irregular, y añade que es la administración la que debe asumir sus responsabilidades.

Con el nuevo buzón será mucho más difícil confirmar las denuncias anónimas UGT se suma a este razonamiento, asegurando que con esta norma el Ministerio pone el punto de atención en los trabajadores, 'mirando a otro lado cuando de lo que se trata es de sancionar a los incumplimientos laborales por parte de los empresarios', asegurando que 'vulnera la presunción de inocencia de los ciudadanos'.

El Ministerio de Hacienda cuenta desde hace años con un sistema para alertar sobre delitos o irregularidades que también garantiza el anonimato del denunciante, similar al que ofrece la Comisión Nacional de la Competencia. En lo que respecta al nuevo buzón de Empleo, si el denunciante quiere ser considerado parte o interesado en el procedimiento puede hacerlo presentando una denuncia formal, para lo que debe identificarse y firmar el escrito.

Además, y en contra de lo que ocurre con el sistema de denuncia vigente, el nuevo formulario no especifica la necesidad de acotar en el tiempo y el espacio el posible delito, como sí hacía el antiguo, que también ofrecía la posibilidad de informar de las acciones de personas físicas y jurídicas, algo que la web del Ministerio tampoco especifica en caso del nuevo buzón, activado sin aviso previo y aparentemente de manera precipitada.

Más noticias en Política y Sociedad