Público
Público

"Canal Sur está llegando a límites inimaginables de manipulación y toxicidad informativa"

El catedrático de Literatura y Comunicación, Manuel Ángel Vázquez Medel, que fuera primer presidente del Consejo Audiovisual de Andalucía en la etapa de gobierno socialista y dimitió tras haber sido testigo de "comportamientos incalificables", afirma en un encuentro con Público: "Tengo que decir alto y claro que habiendo sesgo y manipulación entonces, lo de ahora es superior a lo de entonces"

El rótulo de Radio y Televisión de Andalucía (RTVA) visto desde el Guadalquivir.
El rótulo de Radio y Televisión de Andalucía (RTVA) visto desde el Guadalquivir.

raúl bocanegra

Manuel Ángel Vázquez Medel (Huelva, 1956), catedrático de Literatura y Comunicación, atiende a Público en su agradable despacho, ubicado en el histórico edificio que hoy ocupa el rectorado de la Universidad de Sevilla. Se coloca al otro lado de la mesa, a la distancia de seguridad, y mantiene la mascarilla puesta durante todo el encuentro. Por un ventanuco, a su derecha, entra el aire agradable del otoño en el Valle del Guadalquivir.

Vázquez Medel, además de una amplia trayectoria en la investigación y la enseñanza –en la formación de periodistas en Sevilla– fue el primer presidente del Consejo Audiovisual de Andalucía, entre 2005 y 2008, un organismo encargado de "velar por el respeto de los derechos, libertades y valores constitucionales y estatutarios en el ámbito de los medios audiovisuales en Andalucía", según la Ley de su creación.

Es decir, en otras palabras, a Vázquez Medel –y a los sucesivos presidentes y consejos– les ha tocado lidiar con Canal Sur, la RTVA, la radio televisión pública de Andalucía, que ha sido "siempre" un verdadero "campo de batalla" político, según el catedrático.

Nunca ha estado la RTVA fuera de la melé. Tampoco en estos tiempos de pandemia. Hace unas semanas, el Ejecutivo andaluz decidió transferir del llamado Fondo de Emergencia Social y Económico contra la Covid-19 once millones de euros que necesitaba la cadena pública, lo que causó una bronca entre partidos.

Vázquez Medel dimitió de su cargo antes de tiempo –poco después de las elecciones generales y autonómicas de marzo de 2008, que en la Comunidad ganó el PSOE de Manuel Chaves con mayoría absoluta– ante la "imposibilidad" de hacer la tarea encomendada.

En aquel momento, en el Parlamento de Andalucía, aseguró haber sido testigo de "comportamientos incalificables", así como también de la "utilización muchas veces mezquina para una confrontación partidista que desvirtúa a una institución independiente".

Manuel Ángel Vázquez Medel, catedrático de Literatura y Comunicación y primer presidente del Consejo Audiovisual de Andalucía.

Estos días, el catedrático, que sigue observando la realidad audiovisual de Andalucía,  desde su responsabilidad académica y científica, anda preocupado por la deriva que han tomado los informativos de Canal Sur, después de casi dos años de Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos en Andalucía, que ha podido asentarse gracias a los apoyos parlamentarios de Vox.

"Nadie puede decir que cuando yo digo que la RTVA está llegando a límites inimaginables, inconcebibles de manipulación informativa, de toxicidad informativa, de falta absoluta de pluralismo y de degradación en los contenidos, no denunciara también los sesgos inaceptables cuando eran otros los que gobernaban. Lo que sí tengo que decir alto y claro es que habiendo sesgo y manipulación entonces, lo de ahora es superior a lo de entonces", afirma el catedrático a Público.

"En algunos momentos del pasado –recuerda Vázquez Medel sobre su etapa en el Audiovisual– pudo haber mayor autonomía informativa y en otros mayor sesgo o presión. Yo confieso que como soy bastante iluso y sigo también siempre esperando lo mejor, pensaba: después de lo que el PP criticaba –a veces con bastante razón– la influencia de los gobiernos en los informativos, no tendrán la osadía de hacerlo peor. Y sí, la han tenido. Y eso es un problema para los andaluces. El efecto indeseable de la manipulación afecta especialmente a nuestros mayores, y en general a un público que recibe información muy lastrada y sesgada".

Lo que sigue es un resumen de los asuntos más destacados que se han tocado en la entrevista con Público. 

Algunos ejemplos

¿Puede dar algunos ejemplos al respecto de la manipulación? "Da la impresión de que en los procesos de configuración de informativos hay una rara coincidencia entre ciertos argumentarios de los partidos y el propio menú de los informativos de la RTVA de los andaluces. En periodismo es muy importante distinguir entre los hechos y la interpretación. Y una TV pública debe ofrecer cómo unos mismos hechos son interpretados de manera distinta por diferentes colectivos y grupos políticos. Eso es el pluralismo", afirma Vázquez Medel

"El cómputo y el seguimiento de la presencia de líderes de formaciones políticas, da un resultado desmesurado a favor de la derecha y la ultraderecha, en detrimento de otras opciones políticas, que a veces son omitidas. También importa el orden y el énfasis con que se aborden noticias e interpretaciones. Si empiezas y terminas insistiendo mucho en una idea, y por medio con menor relieve las otras, el espectador se queda con una interpretación dominante. Un análisis de contenidos de los informativos de Canal Sur Televisión revela sistemáticamente que eso ocurre, que hay un sesgo intencionado", agrega.

"Pero ha habido otros casos graves –prosigue el catedrático– de tratamiento desmedido de cierto tipo de informaciones. En este tiempo de problemas de salud y de pandemia, da también la impresión de que se ha querido llevar de la manera más indigna a la lucha política algo que afecta a la salud y, por supuesto, también al trabajo y a la felicidad de los ciudadanos".

"El criterio dominante es un criterio de parte. Hay cosas que rayan en una intervención política directa. No se puede informar sin más de hechos como la creación, en Andalucía, de un teléfono de "violencia intrafamiliar". Hay que añadir que, para muchas formaciones y colectivos, llamarlo así supone una involución en el ámbito de los derechos y de la dignidad de las mujeres", remacha Vázquez Medel. "Nos quedan años duros en la RTVA. Tenemos un gobierno que ha cedido espacio a grupos que en ocasiones se sitúan fuera de las normas fundamentales de la convivencia, la tolerancia y el respeto", añade.

El catedrático –que sitúa la principal responsabilidad de los problemas en la dirección de informativos– propone un análisis a fondo del tratamiento en Canal Sur TV de temas como la violencia machista y la memoria democrática, para que se responda a la pregunta de si se "ha puesto en bandeja un proceso de intoxicación ideológica a los andaluces, a cambio de mantener el poder a toda costa".

"Con la mayor ecuanimidad posible, yo, que denuncié que había sesgo y que se utilizaba en ocasiones a favor del gobierno en la RTVA en el pasado, y con más gravedad hoy, digo hoy que Canal Sur debería ser de todos los andaluces. No la pagan solo aquellos que están en sintonía ideológica con lo que se difunde. Y a veces este sesgo partidista condice a una retirada de espectadores de ese ámbito televisivo". 

El modelo ideal de televisión pública

¿Cuál es el modelo ideal para una televisión pública? "Todos sabemos que siempre el referente ha sido la BBC. Todos hemos mirado siempre allí. Los británicos consiguieron una televisión que dejara hacer a los profesionales, aplicara con bastante rigor el código deontológico, pudiera articular las noticias con la mayor objetividad posible y diera entrada a las diferentes interpretaciones a que pudieran dar lugar las noticias. De esa manera, se consiguió una ciudadanía más crítica y con mayor discernimiento y capacidad de decisión. También es cierto que ni siquiera los británicos son inmunes a la hiperinfluencia de las redes y medios sociales, y eso se ha visto con el Brexit. Fórmulas perfectas en la práctica no existen", afirma el catedrático. 

"Modelos ideales, sobre el papel, sí hay", agrega Vázquez Medel. "La clave es dejar trabajar a los profesionales, y que se anteponga el deseo de ofrecer una información veraz antes que el sesgo. Hacer una información de proximidad, de cercanía, de rigor y también de pluralismo. Eso no fue así durante toda la etapa de gobierno socialista. Pero quiero recordar también que todos los medios de comunicación tienen una dimensión pública, también los medios privados, que no tienen una patente de corso. No se les da la licencia para que vayan incluso contra los hechos. Eso puede ser origen y causa de mucho dolor, como estamos viendo ahora, con la pandemia. Todos tenemos preferencias, orientaciones. No existe el grado cero del apoliticismo. Pero existe una cosa que se llama ecuanimidad. Si tú me dices, ¿De qué color es la pared? La pared es blanca. Y si es blanca, no puede ser negra".

"En España, en la RTVE, no ha habido una etapa de mayor respeto democrático y calidad democrática que en los años, 2005, 2006, 2007 y 2008. La etapa de Luis Fernández la viví como presidente del Audiovisual de Andalucía. Las autoridades de Andalucía, por desgracia, no eran tan partidarias de la independencia de los medios públicos. Pero en el gobierno central, sí: estuve en varias ocasiones -junto con otros Presidentes de Consejos Audiovisuales- con el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, y de la persona que trabajaba con él, Alfonso Morales. Ellos siempre decían lo mismo: Estamos procurando una RTVE pública, independiente, de calidad, ecuánime. A ver si conseguimos consolidar el modelo y en el futuro a ver si se mantiene", rememora. Ya vemos que, desgraciadanmente, no ha sido así y esperamos también que la RTVE resuelva de una vez el concurso que en su día convocó para una Presidencia de la Corporación ecuánime.

Sobre el consejo audiovisual

Reflexiona Vázquez Medel: "El consejo audiovisual es una autoridad independiente y tiene incluso potestad sancionadora para intervenir. ¿Eso qué significa? Había gente que decía: dejad a las televisiones, ¿Dejarlas que emitan pornografía en horario infantil, que emitan mensajes denigrantes para las mujeres, para los homosexuales, para los inmigrantes? ¿que emitan media hora de publicidad cuando estaba tasada en 8-12 minutos por hora?, ¿eso no es infringir? Es que los medios están sujetos a una normativa. El Consejo debe intervenir –por ejemplo– cuando la radio o la televisión de un pueblo, que controla el ayuntamiento, se convierte en un instrumento de propaganda. La oposición forma parte del sistema democrático. Está esa idea absurda de que si tengo el poder, hago lo que me da la gana. Pero en un sistema democrático la oposición tiene que tener voz y controlar al Gobierno y dar alternativas. Por el impacto y por la profundidad que tiene, el CAA también se ocupa de la RTVA. Y el Consejo Audiovisual debe tener total libertad e independencia para decir lo que sea". 

"Mientras fui presidente, procuramos hacerlo en todos los casos. Ahora, hay cosas que se silencian y pasan con más pena que gloria, porque lo que interesa es que el Consejo esté calladito y no moleste. Pero la realidad debe ser todo lo contrario: el Consejo audiovisual debe ser una autoridad ecuánime y molesta. Decir: usted se ha equivocado y debe corregir. Es cierto que yo insistí mucho en la vía de la autorregulación o de la corregulación, más que del control externo de los medios. Pero, o el consejo es independiente, sin estar sujeto a mandatos políticos, mediáticos y económicos, o no tiene ningún sentido", afirma el catedrático. 

"Los consejos audiovisuales –continúa– en Europa son garantía de derechos y libertades, de que se cumpla el derecho a recibir información veraz. La ética periodística, la deontología ha caído y se está olvidando. Todos creemos que los médicos, los arquitectos, los ingenieros no pueden abusar de su capacidad. Comunicar es muy importante, la comunicación intencional humana es una manera de nutrir nuestra mente. Las redes y medios han democratizado todo, pero necesitamos profesionales que se atengan al código de la información y que no olviden que nadie tiene la verdad". Vázquez Medel cita en este punto los versos de Antonio Machado: "¿Tú verdad? no, la verdad/; y ven conmigo a buscarla./ La tuya guárdatela".

Añade Vázquez Medel: "Siempre ha sido fundamental la comprobación de la noticia. ¿Cómo se pueden dar noticias sin comprobar? Esa realidad es muy triste para mí. Eso los más jóvenes no lo conocéis. Yo nací en dictadura y sé lo que es una dictadura. Me pedían 6 años de cárcel con 16 años por haber escrito una carta abierta a los estudiantes de Huelva. Me declararon inocente al final, pero me tuvieron dos años suspendidos mis derechos civiles". 

Sobre su dimisión

"Pasado el primer año me dí cuenta de que ni tirios ni troyanos querían que hubiese un consejo audiovisual independiente", afirma Vázquez Medel. "Yo me he tenido que ver en la vergüenza como presidente del consejo de que, ante un caso exactamente igual, con el mismo informe del área de contenidos y con el mismo informe jurídico, cuando afectaba a un ayuntamiento del PP, todos los consejeros recriminaban la falta de pluralismo, excepto los vinculados al PP. Y cuando se daba la misma circunstancia vinculada al PSOE, recriminaban la falta de pluralismo y de respeto a la diversidad todos los miembros del consejo, excepto los vinculados al PSOE", agrega. 

"Y eso no puede ser en una institución como el Consejo Audiovisual, que pide a sus miembros que actúen en conciencia y libres de presiones. A mí se me pedía muchas veces, en medio de alguna deliberación, que hiciera un receso para que la gente saliera al pasillo y pudiera preguntar qué tenían que votar. Y eso es una vergüenza. Estamos al servicio de la ciudadanía, no de intereses partidistas. Me da igual el partido que te haya propuesto a ti o a ti. Me da igual. Hemos venido aquí a actuar en conciencia", asegura el catedrático. 

"Quise que mi dimisión fuera relativamente ejemplar. Quise explicar por qué dimitía. Quise explicar que no se estaba dejando actuar al CAA como la institución libre e independiente que debía ser. En 2008, hubo elecciones en Andalucía. Entonces, todos los sesgos informativos que había en Canal Sur TV se pasan de la raya hasta el punto de que la unidad de seguimiento y de control electoral hace varias advertencias y se nos reclama para intervenir y pronunciarnos como consejo Audiovisual de Andalucía sobre el cumplimiento o no de la responsabilidad de servicio público de la RTVA en periodo electoral. Habíamos publicado previamente unas recomendaciones sobre la información en periodo electoral, unas directrices que no se cumplieron. En ese momento, se desencadena una especie de pulso. La RTVA no puede estar por encima del Consejo Audiovisual, que es la máxima autoridad. El Audiovisual debe ser independiente y yo luché para que fuera una autoridad independiente. Y que las presiones fueran, en la medida de lo posible, neutralizadas, siempre en favor de la ciudadanía".

"Cuando acepté ser presidente del audiovisual, lo hice porque creo en esa institución. Los consejos audiovisuales son instituciones propias de culturas democráticas avanzadas; no -como en algún momento quería hacer creer la derecha- un instrumento para coartar la libertad de nadie. Pero ¿qué libertad vamos a coartar o a limitar? Lo único que debíamos hacer es que se cumpliese en el ámbito audiovisual la normativa. En la actual obsesión desreguladora, se olvida que todo lo que existe, lo humano está sometido a leyes y a normas. Un león está sometido a la ley de la gravedad. Quienes no quieren leyes son los trileros, los tramposos", afirma en su despacho. 

La industria cultural

"Es curioso que en su día cuando se iba a poner en marcha la RTVA, se me consultó. Hay un artículo mío, La RTVA y la industria audiovisual de Andalucía, eme el que expongo la necesidad de que la cadena salvaguarde y reivindique los valores culturales y que actúe como motor cultural de Andalucía. El público de Canal Sur siempre ha tenido un público importante con nivel cultural. Eso tiene una gran importancia, obliga a mucho. Es una oportunidad de convertir en protagonistas, con todo lo que han vivido, a nuestros mayores, con todo su depósito de sabiduría y eso no se ha hecho bien".

"Me interesó mucho el proyecto. En aquel momento, en aquel artículo intuía, veía las enormes posibilidades de que una RTVA bien planteada, al servicio de la ciudadanía, no del partido que gobierna –esa ha sido una constante por la que yo siempre he estado luchando– pudiera animar a pequeños productores". 

"Andalucía tiene un potencial tremendo, pero está muy a la cola del eje Madrid-Barcelona. Tenemos todo lo que hace falta. Pero hubo gente que se limitó a chupar de la teta, a coger dinero y a no hacer crecer a sus empresas. Gente que iba a pegar el "pelotazo" de turno. Esa cultura que existía en los inicios de la RTVA, en la actualidad se ha vuelto a potenciar: los amiguetes son los que están asociados a los que están en el gobierno y se les dan a manos llenas recursos que se menoscaban de la ciencia la educación y la salud".

"Andalucía es un lugar no solo para tener escenarios y hacer episodios de Juego de Tronos. Andalucía tiene la materia prima creativa para haber estado y estar en el futuro en vanguardia. Tenemos a algunos de los grupos de dibujantes de cómic mejores del mundo. Excelentes guionistas, realizadores, productores... Que todo eso no se haya potenciado, me parece de una cortedad y limitación increíble. Tenemos que ser valientes".  

Más noticias de Política y Sociedad