Público
Público

El 'Catalangate' "rompe la confianza" de la Generalitat con España y Aragonès congela la Mesa de Diálogo

El Govern considera que sin una investigación sobre los hechos "internacional e independiente" no se podrá "normalizar las relaciones" con un Estado que "espía a los adversarios políticos".

El president de la Generalitat, Pere Aragonès, durant la compareixença posterior a la reunió del Govern per abordar la resposta al 'Catalangate'.
El president de la Generalitat, Pere Aragonès, durante la comparecencia posterior a la reunión del Govern para abordar la respuesta al 'Catalangate'. Maria Asmarat / ACN

El Govern de la Generalitat exige responsabilidades al Gobierno español y una investigación a fondo del llamado Catalangate, el caso de espionaje de los teléfonos móviles de decenas de políticos y dirigentes de la sociedad civil del independentismo catalán, utilizando el sistema Pegasus. Sin ello no se podrá recuperar la "confianza" entre los dos ejecutivos que según el president de la Generalitat, Pere Aragonès, "se ha roto".

Así lo ha anunciado Aragonès en una comparecencia con todo su Ejecutivo y flanqueado por el vicepresidente, Jordi Puigneró. La comparecencia se ha realizado este martes por la tarde después de la celebración del Consejo Ejecutivo ordinario de los martes y de una reunión extraordinaria posterior más reducida para coordinar la respuesta del Ejecutivo al caso de espionaje masivo. En el encuentro, encabezado por el president de la Generalitat, Pere Aragonès, ha participado el vicepresident y conseller de Polítiques Digitals y Territori, Jordi Puigneró; la consellera de la Presidència, Laura Vilagrà; el conseller d’Interior, Joan Ignasi Elena, y el secretario general de Acción Exterior y Gobierno Abierto, Lluís Baulenas. Concretamente, los responsables de los departamentos competentes en los ámbitos de seguridad, ciberseguridad, acción exterior y servicios jurídicos.

Aragonés ha sido explícito en su intervención ante los medios de comunicación en el Palau de la Generalitat. "Un estado democrático no escucha conversaciones privadas de los adversarios políticos". Ha recordado que al sistema Pegasus solo tienen acceso los estados. Y ha apuntado al Estado español en lo que ha denominado una "operación de estado" para espiar a las instituciones catalanas, incluidos diversos presidentes de la Generalitat y del Parlament. Lo que ha definido como un "ataque flagrante contra la democracia y los derechos fundamentales contra lo que todo demócrata debe rebelarse". "Un estado democrático no escucha conversaciones privadas de los adversarios políticos", ha dicho. Y en este caso de "un movimiento irrenunciablemente pacífico, democrático y europeísta como es el independentismo". Para el president de la Generalitat "la principal víctima de Pegasus es la ya débil democracia española". Y ha instado al Gobierno español a "desvanecer cualquier sombra de sospecha".

Aragonès considera que "la credibilidad y la confianza del Govern en el Gobierno español se ha visto alterada de nuevo". "Hoy la confianza en el Estado es mínima. Es difícil confiar en quien todo apunta a que te ha estado espiando". Para Aragonès "afecta a la confianza mínima necesaria", por lo que considera que las relaciones no pueden tener una situación normalizada y a la práctica supone una congelación en temas como la Mesa de Diálogo. "No tendría sentido" ha dicho Aragonès reunir ahora la Mesa de Diálogo. Una congelación que también afectaría a la Comisión Bilateral Generalitat-Estado. Los dos Ejecutivos no han mantenido ningún contacto al respecto del caso de espionaje pero Aragonès ha manifestado la voluntad de tratar del tema directamente con Pedro Sánchez.

"Corresponde al Gobierno español realizar las acciones necesarias dando explicaciones y actuando con transparencia sobre el caso para recuperar la confianza y la normalización de las relaciones", asegura Aragonès, que ha exigido una investigación interna con la máxima celeridad sobre el caso. Una investigación que el vicepresident Puigneró también ha exigido "que sea internacional e independiente". Así como "facilitar el trabajo de la comisión de investigación que se impulsará en el Congreso". El Govern cree que el Gobierno de Pedro Sánchez debe "depurar responsabilidades políticas y jurídicas de todos los responsables del espionaje. Hasta este punto no podrá recuperarse la normalidad política".

Sobre la Mesa de Diálogo, el president de la Generalitat considera que el Catalangate "nos aleja mucho de la resolución del conflicto. Es necesario que Gobierno español se mueva. Solo lo resolveremos con más y mejor democracia. El Gobierno español debe desvanecer todas las dudas", ha asegurado.

"Catalunya nunca se conformará con formar parte de un Estado que te espía por ser independentista", ha dicho Aragonès, que ha expresado su firme compromiso “con una República catalana de derechos y libertades.

Finalmente, el Govern ha anunciado actuaciones de los Mossos para investigar el caso junto a la agencia ciberseguridad de la Generalitat. Además de poner los servicios jurídicos de la Generalitat al servicio de todos los afectados. Aragonès también interpondrá una querella a título personal como afectado por el espionaje.

Más noticias