Público
Público

Ciudadanos La dirección de Cs resta importancia a las bajas en el partido tras pactar con el Gobierno

Este pacto no ha sido bien recibida por antiguos cargos de la formación, como el exportavoz de Cs, Juan Carlos Girauta, que decidió 'ipso facto' darse de baja del partido y de su homóloga en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías, que tomó la misma decisión.

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas (1i) junto a dos miembros de su equipo de dirección, Carlos Cuadrado (2i), y José María Espejo. Europa Press
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas (1i) junto a dos miembros de su equipo de dirección, Carlos Cuadrado (2i), y José María Espejo. Europa Press

marta monforte

Ciudadanos ha decidido apoyar la prórroga del estado de alarma, que se ha aprobado con 178 votos a favor, 97 abstenciones y 75 votos en contra. La formación 'naranja' estuvo negociando con el Ejecutivo a lo largo del martes algunas de sus peticiones y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió a dialogar "y, en su caso, consensuar" medidas para la implementación del plan de desescalada, así como a abordar conjuntamente la adaptación de los ERTEs y las ayudas a Pymes y autónomos.

Este voto afirmativo —que Cs ha dado en todas las prórrogas del estado de alarma— no ha sido bien recibida por antiguos cargos de la formación, como el exportavoz de Cs, Juan Carlos Girauta, que decidió 'ipso facto' darse de baja del partido —y así lo anunció a través de su cuenta de Twitter— y de la exportavoz de la formación en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías, que tomó la misma decisión. Además, desde Vox y la órbita de la extrema derecha censuraron la posición de Ciudadanos con duros mensajes.

Pero el pacto con el Gobierno no ha sido el único motivo de estas bajas. El malestar con el resultado de la Asamblea General del partido, que tuvo lugar la pasada semana, también ha provocado que algunos cargos del partido se hayan desmarcado de la formación. El primero que lo anunció fue portavoz de Cs en la Diputación de Málaga y concejal en el Ayuntamiento de la capital, Juan Cassá, uno de los cargos públicos con una trayectoria más larga en la formación naranja. También ha solicitado su baja como afiliado Miguel Garaulet, exdiputado en el Congreso por Murcia, que formó parte de las negociaciones a nivel autonómico tras las elecciones del 26 de mayo.

Fuentes de la dirección de Cs contactadas por este diario restan importancia a dichas bajas. Señalan que el anuncio del que fuera su portavoz en el Congreso no les causó "mucha sorpresa" porque sus mensajes en redes sociales "no dejaban lugar a dudas" y sus opiniones iban en sentido contrario a lo que proponía Arrimadas, al igual que el de Mejías. Algunos diputados de la formación, como Guillermo Díaz, contestaron públicamente a Girauta: "Ha sido un honor. Y yo pierdo mucho con tu marcha. Lo bueno: somos amigos. Lo mejor, de hecho".  

En el partido reconocen que la línea defendida por Girauta se aleja drásticamente de los objetivos de Arrimadas: "A la larga nos puede beneficiar"

En la formación 'naranja' aseguran que tienen un "cariño especial" a su exportavoz pero reconocen que la línea defendida por Girauta se aleja drásticamente de los objetivos de Arrimadas, que es situar a Cs en la centralidad del tablero político después de que Albert Rivera decidiera competir con el PP por su espacio electoral en la derecha. "A la larga al partido le puede llegar a beneficiar", comentan fuentes del partido sobre la marcha de su portavoz, cada vez más cercano a los planteamientos de Vox.

Las citadas fuentes destacan que la posición del partido respecto al estado de alarma es "ampliamente compartida" por la militancia y subrayan que "ven con buenos ojos" que Cs se "distancie" de Vox. La formación ultradechista ha sido clave para que 'populares' y 'naranjas' sumaran mayorías en muchos municipios y comunidades, especialmente después del veto que aprobó la Ejecutiva presidida por Albert Rivera al PSOE. Ello ha provocado incomodidad en el partido, especialmente por la reacción de sus socios europeos, e incluso sonadas dimisiones.

Es el caso del exsecretario de programas, Toni Roldán, o del diputado Francisco de la Torre, que censuraron el acercamiento de su formación con la extrema derecha. "¿Cómo vamos a construir un proyecto liberal en España si no somos capaces de confrontarnos a la extrema derecha que está en las antípodas de todo lo que pensamos?", fueron algunos de los dardos que lanzó Roldán en su despedida.

Francisco Igea critica las bajas: "En este partido se ha instalado una dinámica que va a acabar con él"

El rival de Arrimadas en las primarias del partido y actual vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, ha criticado estas salidas a través de un mensaje en Twitter.  "En este partido se ha instalado una dinámica que va a acabar con él. La lógica de 'si disientes te marchas' se apodera de Tirios y Troyanos. A este paso se va a jibarizar hasta el extremo. Se puede disentir y quedarse. Aunque haya que pagar un precio", ha escrito.

A diferencia de Igea, que ha decidido permanecer en el partido pese a su derrota, Cassó anunció que dejaba la formación y que se pasaba al grupo de no adscritos en la Diputación y en el Ayuntamiento de Málaga. "Ciudadanos comienza una nueva etapa y considero que ha terminado un ciclo para mí", explicó el diputado y concejal tras señalar que ya no están los líderes que había en los comienzos del partido y tampoco los mismos "planteamientos y principios".

Comunicó su salida un día después de que concluyera la V Asamblea General de Cs, que simbolizó el paso de la etapa de Albert Rivera a otra liderada por Arrimadas y dio lugar a unos nuevos Estatutos y una nueva estrategia política. En este cónclave, el sector crítico quedó fuera del Consejo General y tampoco se aceptaron sus propuestas sobre el modelo de partido y la estrategia.

Por lo que respecta a Garaulet, el xdiputado declaró a la cadena SER que no le gusta la "deriva" de la formación naranja con la aprobación de los nuevos Estatutos y que no estaba de acuerdo con algunas decisiones que se tomaron, particularmente en Murcia. "Una pena que Cs prescinda de personas que han dado la cara en momentos complicados, personas comprometidas y que representan los valores del partido", escribió la exdiputada Patricia Reyes en su cuenta de Twitter.

En cuanto a Maseda y Carballal, encuadrados también en el sector crítico, dejaron el partido manifestando sus discrepancias con la dirección autonómica. Carballal, que era coordinador de la agrupación local de Baiona, se fue incluso antes de que se celebrase la Asamblea General, en la que iba a participar como compromisario por la provincia de Pontevedra.

Cs ha perdido más de 6.000 afiliados en un año

Según los datos difundidos por la formación naranja durante la Asamblea General, el máximo número de afiliados se alcanzó coincidiendo con las elecciones de abril de 2019, cuando llegaron a los 33.938, pero después fue perdiendo militantes hasta quedarse con 27.402 a principios de 2020, unos 6.500 menos.

Las recientes bajas de cargos o antiguos cargos de Ciudadanos, ya sea por los resultados de la Asamblea General o por rechazar el pacto sobre el estado de alarma, indican que el partido podría sufrir también una fuga de militantes de base.

Más noticias de Política y Sociedad