Público
Público

Comisión de reconstrucción Los vaivenes del PSOE generan malestar a UP y al bloque de investidura con los Presupuestos ya en marcha

Unidas Podemos criticaba que tuvieran opción para salvar la votación del único documento que no han logrado aprobar, el de Políticas Sociales, y señalaba al PSOE. De forma paralela, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, incidía en que las cuentas públicas se deberán lograr "con la mayoría de la moción de censura", y en que es "incompatible" juntar a Unidas Podemos y a Ciudadanos para aprobar unas cuentas públicas.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante un pleno en el Congreso de los Diputados. - EFE
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante un pleno en el Congreso de los Diputados. /EFE

El Gobierno de coalición debería vivir un momento dulce tras el acuerdo de la UE para la reconstrucción, justo cuando el Ejecutivo ya está inmerso en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2021. Hacienda trabaja estos días en su confección, con el ánimo de presentarlos antes de final de año.

De hecho, los 140.000 millones de euros en ayudas de la UE -72.000 millones son transferencias-, suponen mucho más que un balón de oxígeno para el Gobierno, y sin duda le facilitarán la elaboración de las cuentas públicas, que no quería diseñar hasta contar con unos fondos por los que ha batallado con todo su capital político. 

ERC, EH Bildu, Más Madrid, Compromís, o BNG critican que esta comisión ha tenido escasa utilidad

Otra cosa es que el Ejecutivo, que tiene básicamente dos caminos despejados, pero ninguna certeza, logre tejer los apoyos necesarios para aprobar las cuentas, imprescindibles para agotar la legislatura.

Y, en contraste con este salvavidas de la UE, el desempeño de los partidos que integran el Gobierno, pero, en particular, del PSOE, en el marco de la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados, ha alejado todavía más al bloque de la investidura, que ya fue muy crítico con la gestión del Ejecutivo de Pedro Sánchez mientras estaba en vigor la declaración del estado de alarma.

Entonces, fuerzas como ERC, PNV, Más País o Compromís, reprocharon a Sánchez su escasa voluntad de diálogo, y hoy han elevado el nivel de sus críticas. Más allá del coqueteo del PSOE con Ciudadanos y con el PP, con los que ha sacado adelante dos de los dictámenes -sobre Sanidad y sobre la Unión Europea-, los grupos que posibilitaron la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno no entienden los vaivenes del PSOE en lo que respecta a cuestiones como la reforma laboral -por no hablar de su rechazo al impuesto a las grandes fortunas que abandera Unidas Podemos-, y al giro que este miércoles ha desembocado en la no aprobación del dictamen sobre Políticas Sociales; de los cuatro que se votaban, es el único documento que no ha salido adelante.

ERC, EH Bildu, Más Madrid, Compromís o BNG han criticado, en privado y ante cámaras y micrófonos, que esta comisión ha tenido escasa utilidad; que desde el Gobierno "descafeínan" cada propuesta del bloque de investidura, mientras tienden puentes con la derecha. 

UP: "Habíamos llegado a un acuerdo con Bildu, pero el PSOE en el último momento no quiso que esa enmienda saliera adelante"

El mensaje es claro: el Gobierno debe elegir entre izquierda o derecha, escoger "qué quiere ser de mayor", como dijo en su día el portavoz de ERC, Gabriel Rufián. Aitor Esteban, portavoz del PNV, directamente se ha referido a estos trabajos como un "paripé".

Además, en el caso de Bildu, ya llegaban a esta batalla molestos con Sánchez, después de que el Ejecutivo se comprometiera con el partido a derogar la reforma laboral del PP -en una de las últimas votaciones del estado de alarma-, y de que el PSOE modificara este pacto unilateralmente, poco más de una hora después.

Unidas Podemos reclama cuidar a los aliados

Por su parte, Unidas Podemos ha señalado hacia el PSOE tras el fracaso de la votación: "Habíamos llegado a un acuerdo con Bildu, ya que acordamos una enmienda para mejorar las pensiones", "pero el PSOE en el último momento no quiso que esa enmienda saliera adelante, lo que ha provocado el voto negativo de Bildu y la consiguiente caída del documento", explicaban fuentes de la formación.

En UP no entienden la actitud mostrada por el PSOE, en un día en que las circunstancias eran propicias para que "todo fuesen victorias"

Hay malestar con su socio de Gobierno, por el que ya asumieron que no saldrían medidas que consideran claves, en el marco de estos acuerdos, aunque no renuncien a ellas fuera de este espacio: el impuesto a las grandes fortunas y la derogación de la reforma laboral,  comprometida además en el programa de gobierno.

Algunos dirigentes del espacio confederal critican la falta de voluntad de sus socios de cuidar a los aliados del Ejecutivo en el Congreso. No entienden la actitud mostrada, especialmente en un día en que las circunstancias eran propicias para que "todo fuesen victorias". Lamentan que se hayan dejado "pelos en la gatera" por los dictámenes, cuando había suficientes votos en la izquierda, y cuando las medidas que contienen ni siquiera van todo lo lejos que les gustaría.

Además, tampoco entienden la voluntad del PSOE por hacer guiños a Ciudadanos. "El PSOE tiene que aclarar si quiere pactar por la izquierda o por la derecha. Pero hay que pactar y lo suyo es que cuente con la mayoría de investidura", resumía un dirigente.

El razonamiento en Unidas Podemos es, además, que hasta la UE, que en su día recetaba austeridad, se ha dado cuenta de que toca ir en otra dirección y considera que las propuestas de Ciudadanos no entran en este marco. Y, en lo estrictamente numérico, ni los diez escaños de Ciudadanos bastarían para sustituir al bloque de investidura, ni Unidas Podemos estaría dispuesta a pasar por el aro de cerrar unos presupuestos con la derecha.

Iglesias: "Es evidente que el acuerdo de PGE se tendrá que lograr con la mayoría de la investidura"

Ya a primera hora de la mañana, el portavoz del grupo confederal, Pablo Echenique, afirmaba, en una entrevista con Radio Nacional, que, en lo referente a los Presupuestos, los 35 diputados de Unidas Podemos son "incompatibles" con acuerdos con PP y Cs, porque eso sería "darle aire a Vox". Aseveraba además que las cuentas públicas saldrán adelante con los partidos progresistas que apoyaron la investidura.

Por si las dudas, el propio vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, que hace semanas recogió carrete, afirmando que su rechazo a unas cuentas con Ciudadanos no era un veto, sino la percepción de que la formación naranja nunca aceptaría los Presupuestos que defiende el Gobierno progresista, y que entonces abogó por seguir hablando con todos los actores, volvía este miércoles a afirmar que ninguna de las fuerzas en cuestión es "ingenua".

"Es legítimo", decía, que el PSOE mantenga conversaciones con la derecha, pero "es evidente que el acuerdo de Presupuestos se tendrá que lograr con la mayoría de la investidura". "Un Ejecutivo en el que está Unidas Podemos es incompatible con acuerdos en cuestiones trascendentales sobre los Presupuestos con quien está gobernando con la ultraderecha en Madrid, Murcia o Andalucía", zanjaba.

Una comisión sobre los negocios vinculados al rey... sin UP

En otro orden de cosas, ERC, JxCat, EH Bildu, CUP, Más País, Compromís, Nueva Canarias y BNG han registrado este miércoles la solicitud de creación de una comisión de investigación parlamentaria que esclarezca si las empresas públicas españolas adjudicatarias de la construcción del AVE a La Meca (Renfe, Ineco y Adif) pagaron comisiones para lograr dicha adjudicación, y a quién fueron abonadas.

Es decir, se trata de investigar por otra vía los negocios asociados al rey emérito, sin mencionar siquiera a Juan Carlos de Borbón, para esquivar el veto de la Mesa del Congreso, donde PSOE, PP y Vox han votado hasta en tres ocasiones en lo que va de legislatura en contra de investigar al padre del jefe del Estado

En este caso, además, no han contado con Unidas Podemos, como afirman desde estas formaciones y desde el grupo confederal. En la última ocasión, estos partidos presentaron su propia comisión, pero volvieron a registrar otra algunas horas después, en este caso con el respaldo del grupo confederal.

En lo que toca a la monarquía, ambos socios de Gobierno remarcaron este miércoles sus visiones contrapuestas: un par de horas después de que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, rechazara un referéndum sobre la monarquía, el vicepresidente segundo advertía de un "espíritu republicano" que "se va abriendo paso", aunque esta no sea "una tarea de legislatura".

Más noticias de Política y Sociedad