Público
Público

La desescalada del coronavirus El Congreso prorroga por última vez el estado de alarma y cierra su etapa más excepcional para recuperar su actividad

La Cámara Baja autoriza la sexta y última ampliación del estado de alarma hasta el 21 de junio con 177 votos a favor, 155 en contra y 18 abstenciones. El jueves el Congreso debatirá sus primeras iniciativas legislativas fuera de la pandemia.

Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, abandona el hemiciclo tras el debate de la sexta prórroga del estado de alarma / EFE

El 12 de marzo la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, anunció que la Cámara Baja entraba en "servicios mínimos" a causa de la emergencia del coronavirus. Desde ese momento, el Parlamento se centró exclusivamente en aprobar medidas para luchar contra la pandemia, hasta que casi un mes después regresó el control al Gobierno (también centrado en la covid-19). La primera medida relacionada con el virus fue la primera autorización de la prórroga del estado de alarma a mediados de marzo, en un momento crítico.

Cinco debates sobre el estado de alarma después, el Congreso ha aprobado este miércoles su sexta y última ampliación, con 177 votos a favor, 155 en contra y 18 abstenciones. En este tiempo la Cámara ha sido testigo de cómo el Ejecutivo ha ido perdiendo apoyo en sus sucesivas peticiones para prorrogar una alarma en la que los grupos han ido perdiendo la confianza votación tras votación.

La primera vez que se sometió al designio del Parlamento, Sánchez logró sacar la prórroga adelante con más de 320 votos a favor; por el camino, el Gobierno se ha dejado casi la mitad de los apoyos recabados en esa sesión plenaria, lo que ha provocado alianzas que han llegado a afectar a las relaciones del Gobierno con las formaciones que facilitaron la investidura.

Tras perder el apoyo del PP, que pasó primero del 'sí' a la abstención, y luego de la abstención al 'no', el Ejecutivo logró salvar sus últimas prórrogas del estado de alarma gracias a Ciudadanos, un apoyo que despertó el recelo del denominado bloque de la investidura. Este acercamiento con los de Arrimadas y el fracaso en las negociaciones con algunos partidos provocaron rupturas con formaciones como ERC o Compromís.

En la medida que Sánchez se aproximaba a Ciudadanos, el bloque de la investidura parecía resquebrajarse, aunque el presidente insistía en todas sus intervenciones en que el apoyo de Arrimadas no significaba el comienzo de una alianza o de una colaboración entre ambas partes. Las negociaciones y el baile de apoyos han querido que, curiosamente, el Ejecutivo saque adelante su última ampliación del estado de alarma con los votos a favor de Cs y con la abstención de ERC, ya que los de Sánchez llegaron a acuerdos con ambas partes.

Por el camino el Gobierno pierde a Compromís, bastante alejado del Ejecutivo tras el fracaso de las negociaciones para replantear el reparto de los fondos para luchar contra la covid-19 y añadir a este reparto un criterio de peso poblacional. En el debate de este miércoles, Sánchez ha querido apuntar hacia esa "nueva normalidad" que pusieron de manifiesto hace ya meses.

"España ha pasado los peores momentos de la pandemia", manifestó el presidente, e insistió en que el estado de alarma "ha servido para salvar vidas, y en los últimos días hemos tenido ya cero fallecidos, lo que es un éxito de todos". También recordó que en ningún momento las comunidades autónomas han perdido sus competencias durante el estado de alarma, y apuntó que ya en esta nueva prórroga tendrán gobernanza plena en las última fases de la desescalada.

Con la última autorización de la prórroga del estado de alarma el Congreso avanza hacia su propia normalidad y deja paso a recuperar la iniciativa legislativa paralizada por la emergencia sanitaria. Esta semana es la primera vez en tres meses que una sesión plenaria se prolonga más allá de un día, ya que este jueves se reanudará para el debate y votación de varias reformas que se sitúan al margen del virus.

Tres leyes al margen del coronavirus

Los diputados deberán posicionarse sobre el Acuerdo Internacional en materia de fiscalidad y protección de los intereses financieros entre el Reino de España y el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte en relación con Gibraltar, por lo que el Brexit, uno de los temas recurrentes antes de la pandemia, volverá al Parlamento.

También se producirá un debate y votación del proyecto de ley del impuesto sobre determinados servicios digitales, conocido como la tasa Google, una reforma que, previsiblemente seguirá con su tramitación y superará las enmiendas a la totalidad presentadas por los grupos de la oposición. Por último, este jueves también se votará una proposición de ley de Vox sobre la equiparación salarial de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado respecto de las Policías autonómicas.

Este miércoles, la Cámara ya ha contado con la presencia del 25% de sus diputados, mientras que en las anteriores sesiones el máximo se había establecido en un 5%. La Mesa del Congreso ha aprobado un protocolo para ir incrementando la asistencia de los parlamentarios a la Cámara a medida que se vayan avanzando en las denominadas fases de la desescalada.

Más noticias de Política y Sociedad