Público
Público

El coronavirus no frena la moción de censura contra la derecha navarra en Estella

Dos concejales socialistas, ya expulsados del partido, permitirán que EH Bildu vuelva a estar al frente de la corporación. Tras valorar celebrar el pleno extraordinario de forma telemática, finalmente han decidido realizarlo de manera presencial. Navarra Suma ha anunciado que no participará.

Alcalde de Estella
El hasta ahora alcalde de Estella, Gonzalo Fuentes, y el líder de Navarra Suma, Javier Esparza, en una foto de archivo. EFE

En el municipio navarro de Estella ocurrirá este martes un hecho extraordinario. Siguiendo el guion previsto antes de que estallara la emergencia del coronavirus, una moción de censura expulsará al alcalde Gonzalo Fuentes, de Navarra Suma (UPN, PP y Ciudadanos), y se la dará a Koldo Leoz de EH Bildu, que gobernó durante la pasada legislatura. Todo eso ocurrirá en un pleno presencial, con los concejales repartidos por la sala y sin medios de prensa para tratar de evitar así posibles contagios.

Nada de esto hubiese sido posible sin los votos de dos de los tres concejales que el PSN tiene en esta localidad. Hace un par de semanas, Magdalena Álvarez y Jorge Crespo tomaron una decisión política sumamente arriesgada: contrariando a la dirección socialista, el pasado nueve de marzo anunciaron que votarían a favor de la moción de censura y permitirían que Leoz volviese a coger el bastón de mando. 

En el plano estrictamente político, el paso dado por Álvarez y Crespo les ha dejado fuera del PSN. El responsable de Organización de esta formación, Ramón Alzórriz, ya anunció hace algunos días que estaban expulsados. Ambos ediles díscolos, dijo Alzórriz, "han suscrito una moción de censura en el Ayuntamiento de Estella sin la autorización expresa de los órganos competentes del PSOE".

Así las cosas, el PSN se queda ahora con un solo concejal fiel en Estella. Navarra Suma tiene siete ediles, EH Bildu seis y Geroa Bai –que apoyará la moción de censura–, uno. Los dos ediles socialistas que permitirán echar a Fuentes pasan, por su parte, al grupo mixto.

"No somos tránsfugas. No hemos cambiado de partido, sino que nos han echado", afirmó Crespo en plena tormenta política. En esa línea, reivindicó además que la decisión de apoyar la moción de censura fue avalada por la militancia socialista de Estella. En virtud del acuerdo alcanzado, Leoz ocupará la alcaldía hasta el 1 de marzo de 2022. Entonces le cederá el mando a Crespo, que será alcalde hasta que se celebren las próximas elecciones municipales.

En las últimas horas, el PSN se mantenía en las acusaciones de transfuguismo contra sus ya ex compañeros, a quienes acusaba de haber "traicionado a los votantes" socialistas. Del mismo modo, la dirección de este partido pidió que el pleno previsto para este martes no se celebrase debido a la emergencia del coronavirus.

Pleno presencial

Ahí entra, precisamente, el apartado sanitario de esta historia. Más allá del escándalo político, en el ayuntamiento de Estella se vivió un auténtico lunes de incertidumbre: durante algunas horas se manejó la posibilidad de realizar el pleno de manera telemática, algo en lo que los técnicos estuvieron inmersos durante buena parte del día.  

Sin embargo, las puertas estarán finalmente abiertas para los concejales, que sólo podrán votar si se presentan en el salón. En un comunicado enviado a última hora de la tarde, el ayuntamiento informó que "el pleno extraordinario en el que se votará la moción de censura contra el alcalde de Estella-Lizarra, Gonzalo Fuentes (Navarra Suma), se celebrará finalmente mañana martes, día 24, de forma presencial y a la hora prevista, las 12.00". "Eso sí, se celebrará a puerta cerrada y sin la presencia de medios de comunicación", añadía.

En tal sentido, indicó que "los 17 miembros de la Corporación se distribuirán por el salón de plenos guardando las distancias por la alerta sanitaria". "Por esa misma razón se ha pedido a los ediles que acudan con la antelación suficiente y que accedan por la puerta de atrás del salón", remarcó.

El ayuntamiento de esta localidad navarra aseguró además que "durante todo el día de hoy se ha estado estudiando la opción de celebrar el pleno de forma telemática, pero no ha sido posible con las mínimas garantías legales".

Minutos después, Navarra Suma anunció que sus siete concejales no asistirán al pleno extraordinario, alegando que se trata de "una grave irresponsabilidad que supone poner en riesgo la salud de corporativos y empleados municipales y una muestra de indisciplina social por parte de quien debe dar ejemplo".

"Todo el mundo cumpliendo con su obligación de permanecer en sus casas para hacer frente a esta situación y Bildu, Geroa Bai y los dos concejales tránsfugas celebrando un pleno para repartirse los sillones", criticó la coalición de derechas, que aprovechó para calificar la moción de censura de "indecente y antidemocrática". 

Más noticias