Público
Público

Coronavirus Los partidos tantean a Draghi como próximo 'premier' ante una nueva crisis económica en Italia

Aunque el actual primer ministro transalpino, Giuseppe Conte, esté triunfando en el país con el 60% de los consensos; Italia ya tantea un posible sustituto. Del más alto nivel. Se trata del ex presidente del Banco Central Europeo, cuya reputación pone de acuerdo a buena parte de la clase política transalpina.

El presidente del BCE, Mario Draghi, en una comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo el pasado septiembre.. REUTERS/Francois Lenoir
El expresidente del BCE, Mario Draghi, en una comparecencia .. REUTERS/Francois Lenoir

manuel tori

Aunque el actual primer ministro transalpino, Giuseppe Conte, disfrute de la apreciación de la Opinión Pública; Italia ya medita su posible sustituto. En el actual clima mediático, el actual presidente del Ejecutivo italiano es probablemente una de las personas más adecuadas para afrontar, de la forma más institucional posible, la actual crisis sanitaria desatada por la Covid-19. Pero los expertos ya vaticinan una importante crisis económica para el país europeo que, casi por antonomasia, menos crece. Aun así, Italia podría tener su as en la manga. Como escribe el diario La Repubblica: "El italiano con más autoridad del mundo".

Los partidos transalpinos tantean la posibilidad de que, en un medio plazo, el ex presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, guíe el país para sacar a Italia de una probable crisis económica provocada por las consecuencias del coronavirus. El conodico diario Corriere della Sera adelantó esta posibilidad, que con el pasar de los días se ha visto reforzada con una mayor presencia de reacciones políticas acerca de la figura de Draghi en diferentes medios de comunicación del país.

"Draghi es el nombre que se pronuncia en cada conversación", escribió en los últimos días el Corriere della Sera primera página: "Los partidos de la mayoría parlamentaria y de la oposición están debatiendo acerca de Draghi y de la posibilidad de un Gobierno de unidad nacional. Todos son conscientes de que Italia está a punto de afrontar una crisis económica sin precedentes".

En medio de la actual emergencia por el coronavirus, Gobierno y oposición, en Italia, tienen menos sintonía que nunca

¿Por qué Mario Draghi pone de acuerdo a todos? A priori, el actual Gobierno de Giuseppe Conte es más que estable con su actual mayoría, goza de altisimos índices de apoyo en la Opinión Pública y un cambio de Ejecutivo en plena crisis sanitaria por Covid-19 sería, cuanto menos, grotesco. La cuestión es que en medio de la actual emergencia por el coronavirus, Gobierno y oposición, en Italia, tienen menos sintonía que nunca. El líder de la oposición, el soberanista Matteo Salvini, tendría la mayoría absoluta con su coalición derechista y, sin embargo, tiene que esperar su turno, quién sabe cuándo. Así pues, a Conte ni el más mínimo apoyo, porque implicaría reconocerle su liderazgo. La brecha en el seno del Parlamento preocupa al jefe del Estado italiano, el presidente de la República, Sergio Mattarella, quien pide estar "unidos como en la posguerra".

"¿Cómo se puede involucrar a la oposición sin hacerla partícipe del Ejecutivo?", se preguntaba estos días la prensa italiana, con cierta lógica. La única solución, por el momento, sería la de apostar por un nombre que agrade, de alguna manera, a todos. Mario Draghi gusta tanto a la política tradicional, como a los soberanistas. Para los primeros es un claro referente del mundo de la banca, para los segundos podría ser un actor destacado para defender los intereses del país. Gusta tanto a los socialistas del Partido Democrático (PD) como a los leguistas de Matteo Salvini. Además, explica la prensa italiana, "no tiene ninguna contraindicación política: una vez agotado su mandato no sería un competidor para los partidos. Porque su destino sería la Presidencia de la República".

Mario Draghi gusta tanto a la política tradicional, como a los soberanistas

La eventual elección de Draghi, a medio plazo, tendría sobre todo ventajas desde una óptica internacional para Italia. A priori, según los que le conocen bien, no tiene la ambición de gobernar el país. Su discurso de 2011 en el que pronunció las célebres palabras Whatever it takes –en inglés, "lo que haga falta"– definió la contundente política del Banco Central Europeo (BCE) a la hora de defender el euro en la crisis que azotó, en esa época, la deuda soberana italiana. Con la consecuente inyección de confianza tanto para el BCE, algo que se vio reflejado positivamente para Italia y España.

Ahora la discusión sobre los eurobonos –rebautizados coronabonos–, está enfrentando a dos facciones de países dentro de la Unión Europea (UE) de cara a la posibilidad de la emisión de una deuda soberana conjunta dentro de la zona euro. En un reciente artículo firmado por Mario Draghi en el británico Financial Times, el ex presidente del BCE, firme defensor de la estabilidad presupuestaria de los países de la zona euro, hoy asegura que hay que defender "la capacidad productiva con inmediatos soportes de liquidez". Traducido: los Estados deben tener más dinero para afrontar la crisis y las consecuencias del coronavirus. Aunque sea con deuda pública europea.

La discusión sobre los eurobonos está enfrentando a dos facciones de países dentro de la UE de cara a la posibilidad de la emisión de una deuda soberana conjunta dentro de la zona euro

Atendiendo a los últimos sondeos publicados por el Corriere della Sera, la Liga del soberanista Matteo Salvini sigue siendo, un año después, el primer partido de Italia, ya que si hoy hubiera elecciones generales lograría el 31% de los votos. Por detrás le seguiría el izquierdista Partido Democrático (PD) de Nicola Zingaretti, con un 20% de los consensos. Estable, como tercer partido, el anti establishment Movimiento 5 Estrellas (M5E) a la espera de un nuevo líder político. Cada vez más consolidado el liderazgo de la soberanista Giorgia Meloni (Hermanos de Italia) como principal aliada de Salvini por la derecha y que hoy alcanzaría el 13% de los votos. Forza Italia, el partido del ex premier Silvio Berlusconi, obtendría tan sólo el 7%. Ante unas eventuales urnas, la oposición derechista lograría más del 50% de los votos frente al 40% de la actual coalición de Gobierno, capitaneada por el primer ministro, Giuseppe Conte.

Mario Draghi (Roma, 1947) es un economista y banquero italiano. Tras haber estudiado Economía en la capital italiana primero, y en el Massachussetts Institute of Technology (MIT) en Estados Unidos; en los años 80 ha sido profesor de Economía Internacional en la Universidad de Florencia y también directivo del Banco Mundial. En los años '90 ha sido consultor del Banco de Italia y director general del Ministerio del Tesoro transalpino. En 2002 fue vicepresidente del conocido banco de inversión Goldman Sachs en Europa, antes de convertirse, en 2005, en el presidente del Banco de Italia. En 2011 fue nombrado presidente del Banco Central Europeo (BCE), cargo que recubrió hasta finales de 2019.

Más noticias de Política y Sociedad