Público
Público
Únete a nosotros

Cs El historial político de Ciudadanos cuestiona su discurso de regeneración política 

El pucherazo que ha protagonizado el partido en sus primarias en Castilla y León se suma a los fichajes de exmiembros del PP y del PSOE y a su relevancia a la hora de sostener a gobiernos como el de Susana Díaz o el de Mariano Rajoy. 

Publicidad
Media: 4.18
Votos: 11

Inés Arrimadas y Albert Rivera, en una imagen de archivo / EFE

"Si queremos que el populismo no llegue al Gobierno, la receta es la regeneración de España. Confío en que los españoles apuesten por un cambio a mejor, no por un cambio a peor". La fórmula que Albert Rivera propugnaba en junio de 2016 durante un foro organizado por el diario ABC ya no aparece de forma tan fácil en el recetario de Ciudadanos, y es que la "regeneración" capaz de hacer frente al "populismo", anclada en el discurso del partido, se ha dado de bruces con algunas de las decisiones y hechos más relevantes de la formación.

El último de los episodios tiene varios de los ingredientes que afean el sabor de la receta regeneradora. Un fraude electoral en unas primarias autonómicas que da el triunfo a la candidata del aparato, que hasta hace un mes militaba y proyectaba su carrera política en el PP, y cuyo entorno se enfrenta a varios escándalos que han desembocado en procesos judiciales. Francisco Igea, diputado de Cs durante la última legislatura, será el candidato del partido a  presidir la Junta de Castilla y León después de que una denuncia suya ante el Comité de Garantías y Valores del partido dieran al traste con la victoria de Silvia Clemente.

Fueron 82 los votos que se declararon "irregulares", ya que el sistema telemático utilizado por la formación no podía atribuir el origen de los mismos. 82 votos que han sembrado la duda sobre el resto de procesos de primarias de Ciudadanos (el candidato que quedó segundo en Murcia y otro candidato en Madrid pidieron investigar posibles irregularidades en sus procesos, aunque finalmente la Comisión de Garantías resolvió que no había incidencias), y que ha supuesto un duro revés para el discurso "regenerador" del partido. Y esto, a poco más de un mes de la celebración de las elecciones generales.

Pero el pucherazo no es el único evento que ha cuestionado el ideario que, en principio, sostiene al partido. Los de Rivera han echado el resto "fichando" a políticos de otras formaciones, sobre todo del PP y del PSOE. Más allá del caso de Silvia Clemente, en Cs ya cuentan con una larga lista de fichajes con los que, en líneas generales, buscan alcanzar a más votantes en determinados territorios.

Uno de los territorios preferidos por el partido en los últimos meses es las Islas Baleares. Allí la formación ha incorporado a dos exdirigentes de otros partidos, aunque en labores distintas. Ciudadanos ha fichado al expresidente de las islas con el PP José Ramón Bauzá, que ahora se encarga de asesorar a su nuevo partido en temas como la defensa de la Constitución o la discriminación lingüística.

El otro refuerzo es el de Joan Mesquida, secretario de Estado y director general de la Guardia Civil y la Policía con José Luis Rodríguez Zapatero, al que Rivera quiere como cabeza de cartel en las Islas Baleares. Pero Ciudadanos no solo mira a las islas, también en Barcelona se ha impuesto esta política de rescate de exmiembros de PP y PSOE. El exministro socialista Celestino Corbacho será el número tres de la candidatura de Manuel Valls en la capital catalana.

A nivel municipal también ha habido trasvase de políticos entre partidos. La exalcaldesa de Cabezón de la Sal (Cantabria) y senadora del PP, Esther Merino, será la candidata de Cs en el municipio, según adelantó El Diario Montañés. Merino mantiene un proceso judicial abierto en el Tribunal Supremo por un presunto delito de prevaricación y tráfico de influencias por el método de recaudación de impuestos que se empleó cuando estuvo al mando del Consistorio.

Apoyo a gobiernos de PP y PSOE

Antes del pucherazo y de los fichajes de políticos,los de Rivera ya tenían algún hito en su historial que podía poner en duda su discurso de regeneración. Ciudadanos fue el principal aliado de gobiernos del PP y del PSOE cuestionados por la corrupción y por otras polémicas, como el de Mariano Rajoy (que perdió la moción de censura tras la sentencia de la Gürtel) a nivel estatal o el de Cristina Cifuentes, Susana Díaz y Pedro Antonio Sánchez a nivel autonómico.

El de la Región de Murcia es el caso más alejado en el tiempo. En abril de 2017 Ciudadanos forzó la dimisión del presidente de la comunidad, Pedro Antonio Sánchez, cuando fue imputado en el Caso Púnica y cuando ya estaba siendo acorralado por el Caso Auditorio. Los de Rivera evitaron una moción de censura presentada por el PSOE y a Sánchez le sucedió Fernando López Miras, actual presidente del PP de Murcia.

También salió con cierto éxito Ciudadanos de la crisis en el gobierno de la Comunidad de Madrid a raíz de la polémica con el máster de Cristina Cifuentes. En junio de 2015, los de Rivera, liderados en la Asamblea de Madrid por Ignacio Aguado, decidieron firmar un acuerdo para investir a la entonces líder del PP madrileño. Tres años después, y al igual que en Murcia, Ciudadanos pidió la dimisión de Cifuentes evitando así la celebración de una moción de censura presentada por el PSOE y sosteniendo al PP en el gobierno autonómico.

En Andalucía, Juan Marín (actual vicepresidente de la Junta) apoyó al gobierno de Susana Díaz hasta dos meses antes de que la expresidenta socialista convocara elecciones. En Ciudadanos aseguraron que lo hacían por los reiterados "incumplimientos" de los acuerdos alcanzados en el pacto de investidura, un pacto que ambas formaciones consignaron tres años antes.

El último episodio es que desembocó en la moción de censura que hizo presidente del Gobierno a Pedro Sánchez. Albert Rivera firmó en 2016 un acuerdo con el PP para investir a Mariano Rajoy. Tras la sentencia de la Gürtel de mayo de 2018, que avaló la existencia de una caja B en la formación, el líder de Ciudadanos le propuso al presidente del Gobierno convocar elecciones, pero en este caso Rajoy se negó, y Cs acabó votando en contra de la moción de censura.

Más noticias en Política y Sociedad