Público
Público

las cuentas del gobierno andaluz Vox pone condiciones a PP y Cs para aprobar los presupuestos en Andalucía: ni dinero para memoria ni contra la violencia machista

El portavoz del PP replica que "casi con total seguridad" en las cuentas habrá partidas para esas políticas

Publicidad
Media: 3.57
Votos: 7

Los líderes andaluces del PP, Juan Manuel Moreno Bonilla, y de Vox, Francisco Serrano, estrechan las manos en presencia de los secretarios generales del PP, Teodoro García Egea, y de Vox, Francisco Javier Ortega Smith, durante la reunión en el Parlamento de Andalucía donde han cerrado un acuerdo para permitir la investidura del candidato popular como presidente de la Junta de Andalucía. EFE/Jose Manuel Vidal.

La posición decisiva que tiene Vox en Andalucía -de ellos depende la estabilidad del Gobierno de coalición entre PP y Ciudadanos- permite al partido de ultraderecha promover sus ideas con un altavoz mucho mayor del que su mera representación parlamentaria le otorga. Obtuvieron doce escaños en las pasadas elecciones y con ellos forman el grupo más pequeño de la Cámara, pero su pensamiento es capital para definir políticas e incluso estrategias en la Comunidad. PP y Ciudadanos dependen de ellos para gobernar.

El Ejecutivo aún no ha abierto de manera formal la negociación del presupuesto con los grupos, más allá de reuniones y encuentros informales entre dirigentes. El presidente Juanma Moreno (PP) tiene decidido no someter las cuentas a votación hasta que no pasen las elecciones generales, municipales y autonómicas. Pero Vox pone condiciones y presiona desde ya para arrimar el ascua a su sardina. 

Así, el partido de ultraderecha, antifeminista y xenófobo advirtió esta mañana al Gobierno de que no apoyarán unos presupuestos de la Comunidad que contemplen recursos para financiar las leyes de Memoria Histórica y Democrática y de lucha contra la Violencia de Género, según recoge Europa Press.

El diputado de Vox Rodrigo Alonso, en rueda de prensa, manifestó que su partido tiene como objetivo fomentar la igualdad de todos los ciudadanos y que, por ello, no van a "tolerar" que existan partidas presupuestarias para unas leyes que, a su juicio, generan “desigualdad”.

El diputado Alonso manifestó que si el Gobierno andaluz prevé financiación para estas políticas tendrá que buscar los apoyos para aprobar el presupuesto en el PSOE o en Adelante Andalucía.

El acuerdo entre Vox y PP, que permitió a Juanma Moreno ser el primer presidente de derechas en Andalucía, no recoge ni una sola cláusula sobre los fondos destinados a memoria histórica ni tampoco sobre el dinero a destinar a la lucha contra la violencia machista. Sí recoge al respecto de la Ley de Memoria su sustitución por una ley de Concordia. Sobre las cuentas públicas lo que han firmado ambos partidos es lo siguiente: “Compromiso con la estabilidad económica, la eficacia, la eficiencia y la suficiencia financiera como principios rectores de la programación presupuestaria y la gestión económica de los recursos públicos”.

El consejero de la presidencia, Elías Bendodo (PP), fue claro al respecto un día antes y manifestó la conveniencia de leerse los acuerdos para saber lo que, en rigor, obliga a los conservadores, que comparten Ejecutivo con Ciudadanos.

El portavoz del PP en el Parlamento, José Antonio Nieto, respondió a Vox y aseguró que el Presupuesto de la Junta para 2019 tendrá "casi con total seguridad" recursos para cumplir con las leyes de Memoria Democrática de Andalucía y de lucha contra la Violencia de Género. "Yo no hago el Presupuesto pero tengo sentido común", agregó, según recoge Europa Press.

Nieto achacó las declaraciones de Vox a la cercanía de las elecciones generales y dudó de que "un partido político serio centre la decisión sobre si apoya o no un presupuesto a cuestiones tan pequeñas y tan genéricas". El portavoz del PP  remachó que "cualquiera que no esté de acuerdo con estas medidas positivas para el conjunto de los andaluces va a tener que hacer un ejercicio mucho más exhaustivo para decidir su voto".

Vox y el papa

Preguntado el diputado Alonso si Vox rechaza que se sigan financiando la búsqueda de cuerpos en fosas, en cumplimiento de la Ley de Memoria, el diputado ultra manifestó que su partido está en contra de se busquen en fosas comunes sólo los restos de las personas que pertenecieron a un bando. Alonso agregó que las víctimas de uno y otro bando tienen familias que tienen derecho a saber dónde están sus seres queridos. Y remachó que la Ley andaluza de Memoria Histórica y Democrática "discrimina entre unos y otros”, recoge Europa Press.

El diputado Alonso ignoró por completo que desde el Estado, durante la dictadura y en los años posteriores a la guerra civil, originada tras el golpe militar del 18 de julio de 1936, se llevó a cabo la llamada causa general, que sirvió para reprimir y sujetar a la población española, según han documentado con todo rigor los historiadores. Un decreto de 26 de abril de 1940 concedió “amplias facultades al Fiscal del Tribunal Supremo para proceder a instruir la Causa General en la que se reúnan las pruebas de los hechos delictivos cometidos en todo el territorio nacional durante la dominación roja”.

En Andalucía, según los datos de la Junta, hay más de 700 fosas y 45.000 asesinados por las fuerzas franquistas en los meses posteriores al golpe de Estado. Sobre este tema es muy recomendable el libro La Justicia de Queipo (Editorial Crítica), del historiador Francisco Espinosa.

Las víctimas del golpe y de la dictadura y sus familias han estado los años que duró el franquismo sometidas y calladas. Y tras la llegada de la democracia, solo a partir de la década del 2000 comenzó a escucharse su voz con mayor o menor intensidad. La legislatura pasada, los partidos lograron aprobar en Andalucía la Ley de Memoria Histórica y Democrática sin votos en contra -PP y Ciudadanos se abstuvieron- y el anterior director general de memoria, Javier Giráldez, comenzó a aplicarla, siempre con las víctimas en la cabeza. Ese avance está hoy en riesgo, a pesar de los esfuerzos de la consejera de Cultura, Patricia del Pozo (PP), por aplicar una política sensata y de sentido común.

El diputado Alonso llegó a afirmar, además, según recoge Europa Press, que tampoco le gustaron las palabras del papa Francisco y que el Gobierno andaluz había hecho suyas este martes. “Una sociedad no puede sonreír al futuro teniendo sus muertos escondidos”, había dicho Francisco en una entrevista con Jordi Évole emitida este domingo en La Sexta. "Desde un punto de vista ideológico, evidentemente, hay cosas que no compartimos con él”, dijo. El diputado Alonso opinó que el papa hizo esas manifestaciones no como "sumo pontífice, sino como “el sacerdote de origen argentino”. “A título personal”, agregó. "No las compartimos”, remachó.

Más noticias en Política y Sociedad