Público
Público
Únete a nosotros

Defensa Defensa gastó hasta julio más de 17,6 millones de euros en cantinas pero no tiene dinero para activar a los reservistas

Algunas de esas cafeterías y comedores permanecen cerrados, según denuncian miembros de la asociación militar #45SinDespidos, que además demandan a la ministra Robles una explicación sobre las numerosas subcontratas privadas para cubrir servicios mientras la tropa está abocada al paro.

Publicidad
Media: 4.10
Votos: 10

Imagen de las Jornadas de Actualización de Alimentación en Campaña de la Brigada Logística, en Valladolid. MADOC

En los siete primeros meses de este año, Defensa ha licitado la gestión de las cafeterías, cantinas y comedores en sedes, bases y cuarteles de los tres ejércitos por valor de más de 17,6 millones de euros. Concretamente, 17.678.354,08 euros. Algunos de esos servicios son para habilitar máquinas de 'vending' en donde se pueden comprar sandwiches y bebidas, en instalaciones en las que las cantinas permanecen cerradas.

No ha sido fácil recopilar esa información. Fragmentada en más de 270 contratos, ha sido reunida por la asociación de militares #45SinDespidos y comprobada por este periodista. Se trata de un minucioso trabajo de peinado de datos en el portal de la contratación pública, en donde aparecen todas y cada una de estas licitaciones.

Existen algunos contratos que llaman la atención por su cuantía. Ahí, el suministro de restaurante y de suministro de comidas para la Jefatura de Intendencia de Asuntos Económicos del Centro sale por 600.000 euros y queda a cargo de Catering La Hacienda, S.L., empresa que también se llevó varios contratos de suministro de comidas contratadas por el SAECO de la Jefatura de Intendencia de Asuntos Económicos del Este, por cerca del millón de euros.

O bien el contrato para la cafetería del Centro Deportivo Sociocultural San Jorge, por 728.099,16 euros, adjudicado a Trust de Catering. También destaca otro contrato para la cafetería de la Hípica de Melilla, por 699.775,90 euros, que ganó José María Estruch Lahsaini, así como el catering para la Unidad, Centro y Organismo Jefatura de Intendencia de Asuntos Económicos Centro (lote A) por 512.727,27 euros y que se lleva Serunión SL.

Natur Colectividades-Dulcinea Nutrición, S.L., por ejemplo, se lleva el contrato de la cafetería y el comedor del Estado Mayor de la Defensa (EMAD) en Retamares (Madrid) por 259.400 euros. Esta empresa ha protagonizado recientemente denuncias de algunas trabajadoras contratada por del Ministerio de Defensa para confeccionar las comidas a las tropas de los cuarteles militares del Campo de Gibraltar por retrasos en el pago de las nóminas y otos abusos laborales.

"Hemos ido hacia atrás lo que hemos podido, de modo que hemos recogido desde principios de año hasta el 31 de julio, pero por supuesto que tienen que haber más contratos firmados en años anteriores y aún en vigor, claro", comenta a Público Jenner López Escudero, presidente de la asociación #45SinDespidos.

¿Algo que ocultar?

Desde esta asociación se preguntan por qué el Gobierno suele eludir las peticiones de información. "Hemos preguntado cuántas de esas cantinas están cerradas, ¿por qué no nos contestan? Parece que quieren ocultar que los soldados no pueden desayunar, o que lo que están contratando es una basura ya que algunas empresas no están pagando a sus empleados", comenta López Escudero. "Todos sabemos que hay este problema ante las quejas de compañeros, que lamentan que no hay ni cantinas ni comedores en algunas instalaciones militares", asegura.

"No hay ni cantinas ni comedores en algunas instalaciones militares"

Para el portavoz de esta asociación, Defensa quiere ocultar las privatizaciones y externalizaciones de una serie de servicios, "y además no sólo eso, sino que las empresas que se llevan los contratos no cumplen con el mínimo".

A este respecto, López Escudero se remite al programa de Alberto Chicote, en el que según él se demuestra que quien está al frente de ese comedor ha consentido que no se cumpla con el contrato. "Al coronel no le pasa nada, al final acaban echando a la contrata... ¿qué ha pasado ahí? ¿Es que nadie va a investigar qué ha pasado con ese dinero? Porque es un dinero que al final no se ha invertido en comida o en ese servicio; si Defensa ha pagado por 100 menús, pongamos, y se sirven 50, ¿dónde está el dinero que resulta de esa diferencia?".

La citada asociación de militares afirma que IU está dispuesta a plantear en el Congreso que se realice una auditoría de cuentas en este sentido, pero tal medida tiene que tener el apoyo de todos los partidos. Y habrá que esperar, en cualquier caso, a la formación de las Cortes tras los comicios del 10N.

Una gota en un océano

El trabajo de recopilar las licitaciones en cantinas y comedores militares podría parecer una gota (apenas 17,6 millones de euros) en comparación con el océano del gasto anual total en Defensa, 16.360 millones el pasado año, o el gasto público presupuestado (la mitad), que además termina siempre inflado al comprobar cuánto dinero público supone lo ejecutado por esta cartera —9.185 millones a cierre del pasado año.

López Escudero recuerda que "estos 17,6 millones de euros se pueden comparar, por ejemplo, con los 35 millones que según la ministra de Defensa, Margarita Robles, no se podían disponer para activar a los reservistas de especial disponibilidad". "Puso la excusa de no poder pagar 35 millones para activar a los reservistas", remarca, "pero parece que sí puede activar estos 17,6 millones en siete meses para subcontratar los servicios de cantinas y comedores".

"Es cierto que estos 17 millones son una fracción ínfima de lo que se termina pagando en externalizaciones, pero los 35 millones para los reservistas de especial disponibilidad eran más que asumibles", remarca.

Acoso y despido

Esta semana la asociación mantendrá una reunión con la ministra, a quien planteará peticiones concretas más allá del control de gasto presupuestario. En primer lugar, "y ante los casos bárbaros que se están sucediendo de acoso", quiere que el acoso figure igual que en los casos que se dan en el funcionariado público, "con un protocolo que en las fuerzas armadas no existe como tal". "No queremos se funcionarios de segunda", comenta el portavoz.

También intentarán que Robles conteste a una pregunta que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, evitó recientemente en las celebraciones del 12 de octubre: "¿Cómo explicamos que Defensa despida a unos —toda la tropa mayor de 45 años— y contrate a otros —sin límite de edad— y que todo esto cueste más caro? No encontramos una explicación lógica".

"No se puede estar pagando a miles de familias que están en la calle sin hacer nada, cuando por un poquito más estarían trabajando", insiste López Escudero. "¿No sería más lógico intentar recuperar a esas personas que han cumplido su contrato con los Ejércitos para desempeñar las labores que hoy en día se subcontratan?". De hecho, propone como algo viable lo que ya existe tanto en la Policía Nacional como en la Guardia Civil: la llamada "segunda actividad".

"Aquí siempre se pone como excusa a la pérdida de operatividad con la edad en los puestos de infantería ligera; pues bien, hay una serie de puestos logísticos y técnicos que quizá no tengan tal problema", afirma el responsable de #45SinDespidos.

"Nosotros reivindicamos que esa operatividad se mida con los tests psicofísicos, a los que nos sometemos cada año, y que no tienen por qué verse afectados por la edad", agrega. "En el momento en que una persona pierde la capacitación, se le debería de dar la formación que marca la ley y automáticamente pasaría a una 'segunda actividad'".

"No podemos entender cómo es posible que a través de Isdefe se esté contratando a personal civil para entrar en oficinas y nuestros administrativos acabe en el paro", lamenta este cabo. Y para dejar el asunto claro, López Escudero insiste: "No planteamos en ningún momento que se despida al personal civil, pero sí una fórmula para revertir esa situación: contrato que se acaba, contrato que no se renueva. No hay más".

"El problema de las cantinas es uno de los miles que se pueden poner encima de la mesa, pero seguimos sin respuestas", lamenta López Escudero, que concluye: "Dicen que el que calla, otorga...".

Imagen de una cantina en la Escuela de Especialidades Antonio de Escaño de las Escuelas de la Armada. MDE

Más noticias en Política y Sociedad