Público
Público

Justicia para Samuel La Delegación del Gobierno en Madrid analizará la actuación policial en la protesta por el asesinato de Samuel

La manifestación convocada ayer en la capital terminó con disturbios y cargas de los agentes tras intentar dispersar una sentada no autorizada en Gran Vía y a la altura del Ministerio de Justicia.

La policía carga contra la manifestación celebrada en Madrid por la muerte de Samuel.
La policía carga contra la manifestación celebrada en Madrid por el asesinato de Samuel. Javier López / EFE

La Delegación del Gobierno en Madrid ha anunciado este martes que analizará las imágenes y estudiará la actuación policial tras la manifestación en Madrid en protesta por el asesinato del joven coruñés Samuel, que acabó con disturbios y cargas de los agentes.

En un comunicado de prensa, el departamento que dirige Mercedes González afirma que también se estudiará el operativo aplicado y, "como no podría ser de otra manera, en el caso de que se haya producido cualquier desproporcionalidad, se adoptarán las medidas oportunas". La Delegación del Gobierno ha lamentado "profundamente" que la concentración fuese empañada por unos incidentes que "nada tienen que ver con el grito sano de Madrid contra la homofobia".

La protesta de ayer, que congregó a unas 4.000 personas, se desarrolló en la Puerta del Sol. Momentos antes, la Policía Nacional había detectado la presencia de varios grupos de ideología radical de extrema izquierda. Siete de estas personas fueron identificadas en la zona.

En torno a las nueve de la noche, un grupo de un millar de personas subió desde Preciados hasta la plaza de Callao, donde se produjo una sentada en la Gran Vía y en la calle de San Bernardo, a la altura del Ministerio de Justicia, durante unos 40 minutos. La Policía Nacional pidió a estas personas que se disolvieran, ya que no tenían autorización para realizar esa marcha, que estaba conllevando cortes de tráfico. Los congregados se negaron y continuaron su marcha hacia la calle Princesa. Un grupo de unas 70 personas comenzó a arrojar objetos a los agentes, además de alentar para rebasar la línea policial.

Sobre las diez y media de la noche, a la altura del metro de Argüelles, se produjeron más lanzamientos de objetos por parte de los participantes, quienes trataron de formar barricadas en la zona causando daños en el mobiliario urbano. Esta situación provocó que la policía utilizara la fuerza para disolver a este grupo, de unas 70 personas, concluyendo los altercados sobre las 23:30 horas.

En el transcurso de los incidentes, la policía detuvo a un joven por desórdenes públicos, además de la identificación de otros siete. El detenido es un joven de 24 años de nacionalidad española, según han informado a Efe fuentes policiales. Las personas más hostiles, las que habían mantenido una actitud más desafiante, abandonaron el lugar, pero se quedó un grupo, que realizó una sentada en la zona del Corte Inglés, sin que se produjera incidente alguno, añade la zona. 

Más noticias