Público
Público

Madrid coronavirus Las dimisiones ponen en duda la gestión de Ayuso: ya son nueve las renuncias desde el comienzo de la pandemia

Desde el mes de marzo, varios altos cargos del Gobierno de la Comunidad de Madrid han dado un paso al margen. Algunos de ellos se opusieron frontalmente a la gestión de Ayuso y Aguado.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE/Javier Lizón/Archivo
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE/Javier Lizón/Archivo

público

Las dimisiones asolan al Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha visto cómo desde el inicio de su mandato 15 cargos han abandonado el barco o bien han sido cesados por tramas de corrupción, la mayoría del ámbito encargado de la gestión de la pandemia.

Desde marzo, mes en el que la pandemia del coronavirus llegó a España, se contabilizan al menos nueve dimisiones y una destitución. La coalición entre PP y Ciudadanos se ha visto enfrentada desde altos cargos que se negaban a seguir las políticas implementadas por Ayuso y Aguado hasta los últimos abandonos, los de las responsables de Atención Primaria y de los hospitales de la Comunidad de Madrid. 

Marta Sánchez-Celaya ha dejado su cargo al frente de la Gerencia de Atención Primaria de Madrid a petición propia y alegando motivos personales tras cinco años en el puesto. También este mates ha renunciado Bárbara Fernández, hasta ahora, directora de la Gerencia Asistencial de Hospitales.

Tras la renuncia de Sánchez-Celaya y de Fernández, la Comunidad de Madrid ha anunciado la renovación de las direcciones de tres de sus gerencias asistenciales: la de Hospitales, la de Atención Primaria y la de Planificación Estratégica. Antes de estas dimisiones tuvo lugar la salida de Alberto Reyero, el día 2 de octubre. Reyero pedía más unidad entre instituciones para aliviar la pandemia en la capital.

La marcha de Alberto Reyero, consejero de Políticas Sociales, Igualdad, Familias y Natalidad de la CAM, también forma parte de un goteo constante de dimisiones. Reyero, en uno de los cargos que corresponde a Ciudadanos en el Ejecutivo de coalición, tuvo duros enfrentamientos con el consejero de Sanidad en la Comunidad, Enrique Ruiz Escudero, cuando dijo que no era "ni ético ni legal" no trasladar ancianos –el grupo social más vulnerable a la covid-19– a los hospitales durante el pico de la pandemia, decisión muy criticada del Gobierno de Ayuso. 

El día que la jefa de Salud que Ayuso dijo basta

La dimisión de Yolanda Fuentes, directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, el 8 de mayo, también sirvió como ejemplo de las complicaciones y tensiones internas dentro del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. 

Fuentes puso a disposición su cargo tras negarse a apoyar el avance de Madrid en la desescalada planteada por el Gobierno central. Según la sanitaria, la Comunidad no estaba en condiciones de entrar en Fase 1 a principios de mayo, tal y como solicitaba Ayuso. El ministerio de Sanidad desoyó igualmente la petición, pero Fuentes insistió en que las decisiones de la presidenta y del vicepresidente Ignacio Aguado "no están basadas en criterios de salud".

En su carta de dimisión, remitida al consejero de Sanidad, insistía en que dejaba su cargo por "responsabilidad", y hacía referencia a su desacuerdo con la decisión adoptada en el Consejo de Gobierno y en contra del criterio de la Dirección General de Salud Pública.

El responsable de las residencias abandonaba el cargo

A los pocos días del terremoto iniciado por Fuentes, Ayuso y Aguado iniciaron una reestructuración que terminó con el cese del director de Coordinación Sociosanitaria de Madrid Carlos Mur de Viú.

Ya en junio, Óscar Álvarez, gerente de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS), también dejaba libre su plaza. Aunque Álvarez alegó "motivos personales" cabe recordar que era el máximo responsable de las residencias públicas de la Comunidad de Madrid. El sector privado de las residencias fue uno de los mayores focos de contagios y defunciones por coronavirus, ya que en total –sumando los casos en centros públicos– se han llegado a contabilizar más de 6.000 muertes

Esa misma semana, Carlos Reus, jefe de Gabinete de Reyero, abandonaba su puesto también por "motivos personales" después de desempeñarlo durante casi un año. 

Bouza no duraba ni 48 horas

Fue síntoma de que algo no iba bien en la Comunidad de Madrid. Emilio Bouza, exjefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Marañón, fue nombrado portavoz del Grupo Covid-19, equipo creado entre Ayuso y Sánchez para estudiar los avances del coronavirus en Madrid. 

Ni 48 horas duró en el cargo. Bouza explicaba que tomaba la decisión tras comprobar las profundas discrepancias entre el Ejecutivo de Pedro Sánchez y el de Isabel Díaz Ayuso para gestionar la pandemia. "Las circunstancias que he presenciado en los dos días siguientes (a su nombramiento), junto con la contemplación de las ruedas de prensa simultáneas del viernes 25, me obligan a renunciar y a declinar el ofrecimiento", explicaba Bouza en una carta. 

Si la tensión entre Madrid y Moncloa ya estaba en un punto álgido, con esto se hicieron patentes las desavenencias entre ambos ejecutivos a la hora de gestionar la crisis. 

Además, la salida de Manuel Ángel de la Puente se produjo el 11 de septiembre. De la Puente dimitió como director general del Proceso Integrado de Salud del Sermas.

El 23 de septiembre, Ignacio García Mostazo, director de Comunicación de la CAM, alegaba motivos personales y abandonaba el cargo para trabajar en Radio Televisión Española (RTVE). Por último, Ana Dávila-Ponce, fue relevada en su cargo como viceconsejera de Asistencia Sanitaria el 7 de octubre.

Más noticias