Público
Público

Elecciones Catalunya ERC acentúa su perfil progresista ante el 14F y plantea expulsar a las empresas del Ibex-35 de los servicios públicos

Los republicanos intentarán sacarse durante estos comicios la espina clavada de no haber ganado aún las elecciones al Parlament. Pere Aragonès encabeza la candidatura con una imagen forjada de independentista pragmático. Esquerra polariza con el PSC en la pugna para ganar las elecciones, pero sin perder de vista a JxCat, que se mantiene a la zaga.

28/01/2021. El candidato de ERC Peré Aragonés posa con las cabezas de lista Marta Vilalta, Teresa Jordan y Laura Vilagra durante el acto de inicio de campaña en Mataró. - EFE
El candidato de ERC Pere Aragonès posa con las cabezas de lista Marta Vilalta, Teresa Jordà y Laura Vilagrà durante el acto de inicio de campaña en Mataró. Alejandro García / EFE

Esquerra Republicana de Catalunya afronta esta campaña electoral con el reto de sacarse la espina clavada de no haber ganado nunca unas elecciones al Parlament desde la restauración de la Generalitat. Después de ganar las dos últimas elecciones generales y las municipales en Catalunya, los comicios del 14 de febrero son esenciales para los republicanos para consolidarse como primera fuerza política.

Los poco más de 12.000 votos con los que Junts per Catalunya superó a ERC en las elecciones del 21 de diciembre de 2017 dejó Esquerra en tercera posición, ya que el partido más votado fue Ciudadanos. Ahora, los republicanos aspiran a la victoria, según indican la mayoría de las encuestas, pero ERC ha ido sufriendo un frenazo demoscópico que le complica la garantía de una victoria que Esquerra disputará encarnizadamente con el PSC de Salvador Illa. Sin olvidar la siempre omnipresente Junts per Catalunya de Laura Borràs, que no se puede dar nunca por amortizada en el duelo con Esquerra.

Expulsar a las empresas del Ibex-35 de los servicios públicos

En este contexto ERC acentúa en esta campaña y en su programa el perfil de izquierdas para diferenciarse de sus dos principales competidores, un PSC en que Illa ya apunta a recetas liberales con el fichaje de Maurici Lucena como posible conseller de Economía y la derecha independentista de Junts. Por ejemplo, Pere Aragonès, asegura que los republicanos quieren "expulsar al Ibex-35 de los servicios públicos" de atención a las personas de Catalunya.

Supone una clara referencia a la ley que intentó aprobar el vicepresident para evitar que las grandes corporaciones -como las empresas de Florentino Pérez que controlan buena parte de los servicios externalizados del Ayuntamiento de Barcelona a pesar de la alcaldia de Ada Colau- se puedan hacer con muchos de esos servicios porque pueden ofrecer a la administración precios bajo coste con los que las empresas locales y enraizadas socialmente no pueden competir. La ley no se pudo aprobar por el voto en contra de toda la oposición incluida la CUP y los Comuns.

El programa de ERC también plantea una mayor supervisión de las grandes empresas de servicios (como eléctricas, de telecomunicaciones, transporte y banca) creando una unidad de inspección de Consumo específica. Asimismo, defiende el impulso del cooperativismo como alternativa, para gestionar desde créditos a servicios logísticos "frente a formas de concentración capitalistas", pasando por la gestión directa de suministros básicos como el agua o la energía.

O ERC, o PSC

En cuanto a la campaña, ERC buscará polarizar con el PSC en esta campaña electoral. "Esto va de PSC o ERC". Este es el marco mental que Esquerra quiere intentar que triunfe en la campaña del 14 de febrero, que acaba de empezar. Aragonès buscará el cuerpo a cuerpo con el exministro de Sanidad y ya candidato del PSC, Salvador Illa.

"Será un mano a mano. Es lo que reflejan las encuestas", asegura la secretaria general adjunta de Esquerra, Marta Vilalta. Esquerra argumenta que su propuesta es la contraposición de lo que representan los socialistas: los republicanos, la apuesta por la autodeterminación, y los socialistas, por "la represión y el 155". "La vía amplia de sumar por las libertades o la vía que defiende la represión y el sucursalismo con el PSOE", dice Vilalta.

"Será un mano a mano. Es lo que reflejan las encuestas"

En esta estrategia ERC tendrá en JxCat un competidor que intentará también rivalizar con el PSC, pero los republicanos recuerdan que son ellos los que mantienen una pugna titánica con los socialistas en los principales feudos del territorio catalán. Arrebataron al PSC alcaldías históricas como la de Lleida y Tarragona y ganaron en la ciudad de Barcelona, donde los socialistas se aliaron con Ada Colau para frenar la alcaldía de ERC con la operación Valls.

Todo ello sin olvidar que en la provincia de Barcelona, feudo tradicional socialista, ERC consiguió un empate técnico y sólo el apoyo de JxCat a la socialista Núria Marín impidió que Esquerra presida la Diputación de Barcelona. Y para certificar esta vía, los republicanos no se cansan de repetir por activa y por pasiva que cierran cualquier puerta a un acuerdo de Govern con el PSC y a cualquier opción de resucitar el antiguo tripartito.

La campaña de los republicanos pivotará en la combinación de dos ejes que consideran inseparables: el objetivo independentista y la constitución de un Govern progresista. "Al costat de la gent (Junto a la gente)" es el lema con el que ERC busca transmitir proximidad a una ciudadanía que atraviesa graves dificultades por la crisis económica y sanitaria, pero también de todos aquellos que se ven afectados por la represión de los poderes del Estado.

Su objetivo es situar a la gente en el centro de las políticas, aseguran, y priorizar la resolución de los problemas que padecen. La gestión de Govern que quiere transmitir Esquerra tiene un reto en cómo impactarán los efectos de la crisis sanitaria, social y económica en sus resultados.

No se puede olvidar que los republicanos dirigen los departamentos más afectados por esta cuestión: el primero esencial en la lucha contra el coronavirus como es Salut, pero que también marca las impopulares restricciones. Además de Educació, donde podrán defender la apertura de las escuelas como punto a favor. Treball, Afers Socials i Famílies que se ha visto en el ojo del huracán por la primera chapuza de la ayuda a los autónomos y la gestión de las residencias geriátricas. Y Economía desde donde Aragonés personalmente dirige las ayudas a los sectores más afectados. Y aunque se consideran insuficientes, desde ERC recuerdan que se han movilizado cientos de millones de euros desde la Generalitat frente a la nula aportación del Gobierno español.

"Es en las urnas donde somos más fuertes"

Los republicanos han fijado cinco objetivos básicos para estas elecciones al Parlament del 14F: superar el 50% de voto independentista –"Es en las urnas donde somos más fuertes", aseguran–. "Tejer grandes alianzas y representar los grandes consensos del país" proponiendo un Govern de coalición amplio soberanista y de progreso que, liderado por los republicanos, vaya desde Junts per Catalunya a los Comuns pasando por la CUP. Forzar al Estado español a aceptar la amnistía y el referéndum como únicas vías para resolver el conflicto con Catalunya, a partir de la decisiva fuerza que en estos momentos tiene ERC en el Congreso y la dependencia de sus votos del Gobierno de PSOE y Podemos. "Reconstruir el país y mejorar la vida de la gente" y "tejer alianzas internacionales para explicar la causa catalana en el mundo".

Con el presidente del partido, Oriol Junqueras, sentenciado a prisión e inhabilitado y la secretaria general, Marta Rovira, en el exilio de Suiza, el coordinador nacional del partido y vicepresident del Govern, Pere Aragonès, ha sido el elegido para encabezar la candidatura de ERC. Aragonès presenta una imagen de gestión y de independentista de convicciones, pero pragmático. Idea que ha tratado de reforzar los últimos meses con la asunción de las funciones de president tras la inhabilitación de Quim Torra.

Imagen que se ha querido reforzar también en la lista con la elección de la número dos Laura Vilagrà, poco conocida pero con un àmplio currículum en gestión, seguida del actual president del Parlament Roger Torrent y de la diputada Najat Driouech, en la província de Barcelona. La secretaria general adjunta, Marta Vilalta, es la número uno por Lleida, candidatura donde ha sido necesario sustituir al número dos, el inhabilitado conseller de Acció Exterior, Bernat Solé, por la delegada del Govern ante la UE y exconsellera exiliada Meritxell Serret.

La consellera de Agricultura Teresa Jordà lidera la lista republicana por Girona y la diputada Raquel Sans encabeza la de Tarragona, demarcación esta última donde destaca el fichaje del hasta ahora diputado socialista, Carles Castillo que va de número cuatro. La lista responde a la tradición municipalista del partido y de los 175 candidatos totales, 106 provienen del mundo municipal.

Esquerra plantea una campaña con actos minimalistas y mucha retransmisión telemática como consecuencia de la pandemia. Retransmisiones en las que participará desde Suiza Marta Rovira. Y espera poder contar durante toda la campaña con el revulsivo de Oriol Junqueras, que este mismo viernes ha salido de la prisión de Lledoners con el tercer grado concedido.

Junquera, igual que otros presos de los republicanos como Raül Romeva o Dolors Bassa, son una pieza fundamental para movilizar el electorado e impulsar las opciones de los republicanos, como así ha sido en otras campañas. Aunque probablemente el tercer grado será revocado nuevamente por el Tribunal Supremo, Junqueras podría contar con algún permiso de fin de semana a los que tiene derecho por haber cumplido la cuarta parte de su condena.

Más noticias de Política y Sociedad