Público
Público

Elecciones Europeas 2019 Un rifirrafe interno deja a Equo fuera de las elecciones europeas

El partido verde no se presenta a los comicios del Parlamento Europeo debido a una disputa interna sobre la coalición con la que confluir: Unidas Podemos o Compromiso por Europa. Esta situación deja fuera del escenario político al movimiento ecologista español en un momento crucial para afrontar el calentamiento global.

Publicidad
Media: 3
Votos: 13

Los coportavoces federales de Equo, Carmen Molina y Loïc Alejandro, se abrazan antes del disentimiento político./ Equo

Equo, el principal partido ecologista español, no obtendrá ni un sólo diputado en los comicios europeos del 26 de mayo. No es un vaticinio catastrofista ni la conclusión de un sondeo preelectoral, es el resultado de una crisis interna que ha dejado a la formación verde fuera de la carrera a las urnas y ha provocado la dimisión de Carmen Molina, una de las coportavoces federales. ¿El motivo? Divergencias sobre la coalición con la que debe confluir el partido para presentarse a las elecciones.

Mientras una facción, liderada por la ahora exdirigente Molina, apoyaba una coalición con Unidas Podemos (UP), otra, con el coportavoz Loïc Alejandro a la cabeza, apostaba por reeditar la confluencia con Compromís con la que la formación verde se presentó a las urnas en 2014 y con la que Florent Marcellesi consiguió representar al ecologismo español dentro del grupo parlamentario Los Verdes/ALE.

Hace aproximadamente un año los afiliados votaron en favor de un acuerdo marco con Unidas Podemos para confluir en los múltiples escenarios electorales de 2019, sin embargo, las negociaciones concretas sobre las listas se fueron alargando en el tiempo. Aunque en las generales Equo mantuvo el acuerdo —algo que ha permitido que Juantxo López de Uralde pueda volver a ser diputado—, las condiciones que se presentaban para el escenario europeo no eran demasiado halagüeñas a ojos de Loïc Alejandro, que explica a Público que la confluencia con IU y la formación morada dejaba a su principal candidato en el puesto 13 de las listas

Pese a ello, el coportavoz federal explica que fue la ruptura de Errejón con Podemos y la dimisión de Espinar lo que provocó que en la dirección del partido se empezase a buscar un plan B para las europeas. "En la ejecutiva se dio una mayoría para abrir una ventana de negociación con Compromís", explica Lloïc Alejandro. 

Es en este punto cuando las diferencias se recrudecen. Los partidarios de respetar el acuerdo con Unidas Podemos de 2018 registraron la confluencia con la formación morada con el puesto 13 en las listas. Mientras, el otro sector verde abrió una negociación con Compromiso por Europa —Compromís, junto a otras formaciones federalistas como Nueva Canarias, En Marea o MÉS per Mallorca— con las que consiguieron el tercer puesto en las listas electorales. Este acuerdo, explican fuentes del partido, fue ratificado posteriormente en una consulta a las bases. 

Una consulta que, pese a todo, no fue vista con buenos ojos desde la coportavocía de Carmen Molina, que presentó su dimisión y denunció al comité de votaciones de la formación ecologista, alegando que el referéndum interno debería servir para decidir si se abría una negociación con la coalición de Compromís, en lugar de servir de respaldo al acuerdo. 

"Después de haber registrado la confluencia con Unidas Podemos, ellos plantean la votación irregular que no era vinculante porque en ella participan los simpatizantes y no los afiliados", expone a este diario Carmen Molina, que califica de "ilegal" esta consulta. 

Con su dimisión encima de la mesa, la rama pro Compromís registró su confluencia, lo que provocó que la Junta Electoral Central (JEC) advirtiera al partido verde de que no podían estar presentes en dos candidaturas diferentes a la vez. Ante esta situación, tanto Compromiso por Europa como Unidas Podemos dejaron fuera de sus listas a los candidatos ecologistas. Tanto, que sus nombres no se pueden encontrar en las candidaturas publicadas en el BOE el pasado 24 de abril

La JEC dio a Equo un plazo de tres días para tratar de resolver estas disputas. Sin embargo, las dos partes no lograron limar sus diferencias. Loïc Alejandro volvió a registrar la confluencia con Compromís, pero Molina, al ser consultada por la propia Junta Electoral, mostró su disconformidad. El resultado final de estas posturas irreconciliables fue que la JEC confirmara la exclusión de Equo para los comicios europeos. 

El ecologismo español, fuera de Europa

A día de hoy, ambas partes mantienen firmes sus posturas, aunque reconocen que es un drama que el ecologismo español no se presente a las elecciones europeas. Molina resalta a este diario que Equo ya tenía un acuerdo con Unidas Podemos y opina que no había motivos para romperlo. "Un puesto 13 junto a Unidas Podemos era más ventajoso para Equo que un tercer puesto en Compromís", comenta, para dejar claro que la opción de Compromiso por Europa situaba al partido junto a una coalición compuesta por pequeños partidos nacionalistas con los que "no tenemos nada en común". 

Alejandro, por su parte, pone el foco en la gravedad que hay tras las decisiones de Molina, que optó por presentar la confluencia con UP sin abrir una consulta previa a las bases. El portavoz ecologista explica a este medio que la Comisión de Transparencia está evaluando los hechos. "Hay voces que consideran que hay que acudir a los Tribunales", advierte, para añadir que "no tenemos una situación de división en dos partes iguales", ya que tan solo hay "una minoría que no ha cumplido con los estatutos del partido".

Aunque ambas partes no escatiman en autocrítica, desde el partido aseguran que estos hechos pueden servir para que el partido se "reorganice" y se "repiense" desde cero. Pero, más allá de las disputas, la realidad es que el ecologismo español se ha quedado fuera del Parlamento Europeo —escenario fundamental para revertir la crisis climática— antes de que haya empezado siquiera la campaña electoral. 

Más noticias en Política y Sociedad