Público
Público

Elecciones generales 10-N Rivera trata de reducir la fuga de voto atacando a PP y Vox, sus rivales en la derecha

Cs quería protagonismo y movilizar a su electorado tras el debate, ya que la abstención es el mayor miedo de los 'naranjas'. Sin embargo, Rivera ha estado más desdibujado esta ocasión que en las anteriores citas televisivas.

Albert Rivera ha sacado un adoquín en el debate electoral.

marta monforte jaén

Albert Rivera fiaba su remontada al debate electoral, el único de la campaña. En las anteriores elecciones y tras los dos encuentros televisivos, desde el equipo de Ciudadanos de mostraban muy satisfechos con el resultado final. Aseguraban que habían cumplido su objetivo: atraer el protagonismo y movilizar a su electorado, ya que la abstención es el mayor miedo de los 'naranjas'. En esta cita, el líder de Cs ha estado más desdibujado, la aparición de Vox en el debate y la solidez del líder del PP, Pablo Casado, le han impedido liderar el bloque de la derecha.

Rivera ha confrontado menos con Pedro Sánchez de lo esperado y ha dirigido sus ataques hacia Casado y Santiago Abascal. En el primer bloque ha aprovechado para criticar las supuestas concesiones al nacionalismo por parte de los Gobiernos del PP y PSOE, lo que le ha reprochado de inmediato el líder del PP, Pablo Casado, asegurando que su enemigo común es el presidente en funciones.

El dirigente de Cs -al igual que en los encuentros televisivos previos- ha vuelto a recurrir al atrezo para darle más énfasis a sus intervenciones. Ha sacado un adoquín en los primeros minutos del debate para censurar los sucesos violentos en Catalunya de las pasadas semanas. Poco después, Rivera ha afeado a PP y PSOE la corrupción del pasado, citando un impuesto inventado llamado Impuesto a la Corrupción del Bipartidismo (ICB), para criticar las tramas que han implicado a ambos partido, como los ERE, la Gürtel o la Púnica.

A pesar de que Casado quería centrar todos sus ataques en Sánchez, se ha enfrentado a Rivera a raíz de estas acusaciones: "Yo he ganado unas primarias para limpiar mi partido de corrupción", se ha defendido Casado cuando el presidente de Cs ha mostrado un papel con una cifra con el coste de la corrupción. "A mí usted no me da lecciones sobre corrupción ni sobre primarias limpias", ha insistido el líder de los conservadores, refiriéndose a las irregularidades de los 'naranjas' en las primarias de Ciudadanos en Castilla y León.

Consciente de que las principales fugas las recogen el PP y, en menor medida, Vox, también ha criticado que Abascal quiera acabar con los "chiringuitos" y él haya vivido de uno de ellos. "Estoy muy orgulloso de haber compadecido en sede parlamentaria y pedir el cierre de esa misma institución que yo mismo dirigía", le ha contestado el líder ultraderechista.

Rivera, el perdedor del debate según los sondeos

Aunque Rivera ha dedicado más reproches a la derecha, también ha atacado con vehemencia a Sánchez e incluso al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. Ha tratado de ubicarse en un espacio centrista, dejando a un lado sus aspiraciones de liderar el bloque de la derecha. Se ha abierto a desbloquear aunque no a pactar un Gobierno con los socialistas. 

"¿Cuántas veces nos han dicho que no se puede? Claro que se puede, que te lo digan a ti. Dicen que los españoles que no podemos, pero sí que se puede. Si eres liberal, vota liberal. Si eres de centro, vota de centro. Vota lo que más te guste. Vota Ciudadanos", ha sido el minuto final de Rivera. Un mensaje llamando a la remontada, ya que la mayoría de los sondeos le sitúan en la quinta posición, entorno a los 20 escaños, cayendo en más de seis puntos respecto al 28-A.

En el sondeo lanzado por Público,  Rivera ocupa la última plaza, seguido del líder del PP. Según la encuesta exclusiva elaborada por Sigma Dos entre personas que han visto el programa en cualquier cadena. El 29,5% de los encuestados cree que ha ganado el debate Pablo Iglesias; un 21'5% considera que el vencedor ha sido Pablo Casado, un 20% de los preguntados cree que Pedro Sánchez es el triunfador del debate a cinco; el 18,2 elige a Santiago Abascal como gran triunfador de la noche y un 10,8% prefiere a Albert Rivera.